Amor sin escalas – Up in the air

Up-in-the-Air-poster ¿De qué trata?: Ryan Bingham (George Clooney) es un experto en reducciones empresariales (tanto de personal como de dinero) cuya preciada vida en la carretera se ve amenazada en el momento en que está a punto de ganar diez millones de millas en vuelos frecuentes, y justo después de haber conocido a la mujer de sus sueños, otra viajera habitual. Nueva comedia del director de "Juno".

Esta es una de esas películas que no se debe de tomar por el título de la misma, la traducción en español no le hace justicia. Up in the air es todo menos una película romántica, es una película de descubrimiento, de evolución. George Clooney da una de las mejores interpretaciones que ha dado en su vida y se le aplaude en todo sentido que luzca como un verdadero actor, muy bien plantado haciendo un persona que cruza por el umbral de la soledad.

up-in-the-air- Las actrices secundarias están fantásticas, Anna Kendrick destaca por su brillantes y carisma. Y la elegancia y belleza vienen por parte de Vera Farmiga. La dirección es brillante y ágil. Jason Reitman a encontrado una voz propia, todas sus películas tienen ese sello irónico de mostrar temas tan ácidos y manejarlos con una precisión entre irónica y bien manejada. Ahora toca temas como el desempleo, la soledad que vivimos rodeados de gente y a la vez enteramente huecos, así como también manejar un conflicto interesante entre el compromiso como complemento de vida.

george-clooney-up-in-the-air Al grano: Con muy buen ritmo, impecable factura, seguramente, es una de las mejores películas del año. Altamente recomendable.

* * * * / 5

Te amaré por siempre

Te amaré por siempre, The Time Travelers Wife, Robert Schwentke, 2009

Te amaré por siempre, The Time Traveler's Wife, Robert Schwentke, 2009

¿De qué trata?: Un drama romántico acerca de un librero de Chicago (Eric Bana) con un gen que le causa involuntarios viajes en el tiempo, con las complicaciones que ello le causa en su matrimonio.

Rachel McAdams y Eric Bana lucen una agradable química.

Rachel McAdams y Eric Bana lucen una agradable química.

Esta película es agridulce. Pareciera más cercana y real a todos nosotros, de lo que el título y la temática podrían dar a entender. Más en la línea de “Pide al tiempo que vuelva” que en la clásica temática de viajes en el tiempo, resulta para los que gustamos del genero, en la antitesis de “El efecto mariposa”. En este sentido, el mensaje primordial de la cinta es el disfrutar el aquí y el ahora. Y además, una dulce fantasía sobre el transitar las etapas del duelo a una dulce aceptación. Finalmente propone una elegante solución al problema de la paradoja del tiempo, que se ha esgrimido como una incongruencia en la mayor parte de estas cintas.

Adaptada de la novela La esposa del viejero del tiempo de Audrey Niffenegger

Adaptada de la novela "La esposa del viejero del tiempo" de Audrey Niffenegger

Así en frío, la idea me parecía algo rara y rebuscada como para interesarme más, pero cuando vas viendo la película y te metes en la historia, entras en el juego y te la crees y haces normal todo lo que va pasando, como si tuviese sentido y todo. Es una película muy romántica, con moraleja (“vive el momento”), con bellos y correctos protagonistas y una producción muy cuidada.

Sin embargo, quedan huecos en la explicación del gen y hay algunas escenas un tanto forzadas para su entendimiento.
Al grano: Singular historia de amor que te deja un sabor de boca muy grato a pesar de sus pequeños defectillos inherentes al género.
* * * 1/2 /5

El casamiento de Raquel

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

¿De qué trata?: Kym (Anne Hathaway), una ex-modelo que se ha pasado los últimos 10 años entrando y saliendo de centros de rehabilitación, regresa a casa durante un fin de semana para la boda de su hermana Rachel (Rosemarie DeWitt). A pesar de su juventud, Kym tiene un largo historial de crisis personales, conflictos familiares y estancias en clínicas para rehabilitarse. La boda de Rachel se presenta como la ocasión perfecta para volver a la casa familiar de los Buchman, y limar así las asperezas del pasado. Sin embargo, lo que prometía ser un fin de semana festivo junto a los parientes y amigos de los novios, se complica cuando salen a relucir viejas tensiones. Kym, con su mordacidad habitual, contribuye a ello, formando un retrato familiar algo extraño.

Que buen drama, tan sencillo, tan complejo, tan bien llevado. Yo siempre me he quejado de las películas que abusan de la cámara en mano pero esta cinta es tan necesario para adentrarnos en la mente de Kym, como se desarrolla su vida en familia. A pesar que sólo los verá en ese festejo, su llegada provoca que los rencores salgan a flote. Jonathan Demme ha demostrado muchas veces su calidad como director y vicionario, esta vez dirige de una forma artesanal. Como si construyera un pequeño regalo y descubrimos poco a poco su gran valor.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Puede que el metraje es excesivo, que algunas escenas son intrascendentes y se prolongan hasta la extenuación, que la música constante aburre, que la cámara subjetiva marea al espectador, tal vez que Rachel sea demasiado severa con su frágil hermana y que su historia de amor algo inverosímil; pero, la verdad es que la película mantiene siempre sus constantes vitales y tiene momentos en que te encoge el corazón y te hace lagrimar.

Al grano: Pequeña gran película que destaca el talento de Anne Hathaway en plenitud.

* * * * / 5

Los fantasmas de mis ex…

Los fantasmas de mis ex, Ghosts of Girlfriends Past, Mark Waters, 2009

Los fantasmas de mis ex, Ghosts of Girlfriends Past, Mark Waters, 2009

¿De qué trata?: En la boda de su hermano menor, Connor Mead (Matthew McConaughey), un hombre que ama la libertad, la diversión y las mujeres, recibe la visita de los fantasmas de sus antiguas novias, quienes lo llevan por una reveladora y graciosa odisea a través de sus fallidas relaciones del pasado, presente y futuro. Juntos tratan de encontrar la razón por la que Connor actúa como un cretino sin sentimientos, y de ver si aún le queda alguna posibilidad de conocer el amor… o si en realidad está tan perdido como todos creen.

Mark Waters ha dirigido películas mucho más digeribles que esto, pasando desde Chicas pesadas y Loco fin de semana hasta Como si fuera cierto. Sin embargo esta película fracasa en el intento de entretener. Un buen día Waters vió Un cuento de navidad y pensó que se podía homologar a Scrooge con un soltero fotógrafo mujeriego. El punto no es malo, el problema es que está mal llevado.

Los chistes no tienen gracia, esceptuando dos tres que aparecen en el trailer.  El persona de McConaughey es el mismo de sus pasadas comedias románticas, todo es lo mismo, claro se ve más guapo pero no hay nada nuevo bajo el sol. Jennifer Garner es la única que luce bella y simpática en la película y es que el público empata más con su personaje que con el protagonista.

Al grano: Una comedia romántica más del montón, que si te saca una sonrisa y andas de meloso, una lagrimilla. No más.

** / 5

Tu última oportunidad…

Tu última oportunidad, Last Chance Harvey, Joel Hopkins, 2008

Tu última oportunidad, Last Chance Harvey, Joel Hopkins, 2008

¿De qué trata?: Harvey Shine (Dustin Hoffman) es un escritor de Nueva York que pasa por un mal momento en su etapa profesional y personal. Pero todo parece cambiar cuando, al viajar a Londres para acudir a la boda de su hija, conoce a una mujer muy peculiar, Kate (Emma Thompson), una solterona cuya vida social se limita a humillantes citas a ciegas y a interminables conversaciones telefónicas con su madre. Harvey se siente inspirado por su inteligencia y manera de ser y pronto habrá una conexión que hará que sus tristes vidas cambien para siempre…

Al ver esta película tuve flashazos de Antes del anochecer y de Antes del atardecer, dos películas dirigidas por Richard Linklater que tratan de un encuentro casual entre dos personas por Vienna y París, sin embargo en ese momento “Antes del anochecer” sólo era circunstancial y “Antes del atardecer” ya definía el futuro de ambos. Lo que en esas película es algo simple aquí es algo complejo y así es como  “Tu última oportunidad” nos lleva a lo largo de la cinta.

En las películas antes citadas todo el conflicto es el encuentro, y aquí el encuentro es complementario a todo lo que sufren ambos personajes. El es un músico divorciado que asiste a la boda de su hija, un ser desplazado, un ser anulado, un ser que es tan humano que en todo momento de la película te sientes enternecido por él. Por otro lado, una mujer solterona abrumada por su relación maternal y aceptando que sus amigas del trabajo le consigan “citas a ciegas”. Cuando llegamos al encuentro nos sentimos aliviados de una conexión ágil y menos que circunstancial se vuelve un momento poderoso en la vida de ambos, pues los dos se complementan y se salvan mutuamente.

Buena química entre Thompson y Hoffman

Buena química entre Thompson y Hoffman

Tu última oportunidad es una madura y acomplejada cinta sobre el amor en personas adultas, sobre segundas oportunidades y acerca de la reconstrucción sentimental de individuos que deambulan con cara larga debido a los traspiés amorosos, sobre el insistir y el no renunciar a la posibilidad de vivir la vida en pareja, sobre la asimilación del fracaso dentro de las relaciones afectivas, sobre el afrontar con aplomo y valentía los errores del pasado, sobre el cambiar la perspectiva y el humor frente a la vida al encontrar el camino correcto dentro de las pasiones amorosas.

Sólo un encuentro puede cambiar tu vida...

Sólo un encuentro puede cambiar tu vida...

Obviamente, el argumento no destaca por su originalidad, sin embargo la cinta funciona por las espléndidas actuaciones de estas dos grandes estrellas. Los secundarios tienen escasa presencia. Ambos fueron nominados a los Globos de Oro. No sobra nada, no falta nada, todo está en su sitio y los gestos y las expresiones de estos dos actores hacen el resto del trabajo. La propuesta es sencilla: debemos aprovechar las oportunidades y más cuando seguramente será la última. Lamentablemente es un filme que pasa sin desagradar pero sin luces suficientes como para ser recordado por momentos memorables, una pálida opción sobre el amor en tiempo de descuento que sólo es válido de visionar una tarde que la emitan en televisión y uno no tenga nada mejor que hacer.

complicidad y compatibilidad...

complicidad y compatibilidad...

En fin, noble en las intenciones al trazar un ejercicio que renueva las esperanzas para los adultos que han fracasado en el amor y que aviva la posibilidad de encontrar la felicidad aún en tiempos muy avanzados. Lo malo es que es muy forzada en sus alternativas para resultar un trabajo creíble y con la fuerza suficiente desde la convicción, además de que resulta bastante edulcorada y simplista en sus trazos textuales.

Al grano: Sin negar la calidad de ambos protagonistas, el film pesa en ellos y es de ellos. Sin embargo, no tiene la suficiente behemencia para ser recordada mucho tiempo.

* * * / 5

FICG24: La teta asustada

La teta asustada, Claudia LLosa, 2009

La teta asustada, Claudia LLosa, 2009

¿De qué trata?:Fausta (Magaly Solier) padece de “La teta asustada”, una enfermedad que se transmite por la leche materna de mujeres maltratadas durante la época del terrorismo en el Perú. Los infectados nacen sin alma, porque del susto se escondió en la tierra, y cargan un terror atávico que les aísla por completo. Pero Fausta esconde algo más; guarda un secreto que no quiere revelar, hasta que la súbita muerte de su madre desencadenará hechos inesperados que transformarán su vida y la de otros.

De ritmo conciso e inteligente, en “La teta asustada” se nos narra una historia sobre raíces, sobre las raíces que ha echado una persona aun temerosa por el pasado, todavía asustada de aquello en que pueda devenir su futuro, y sobre todo, de una persona que se protege como puede de ese pasado. En ocasiones a trancas y barrancas, aguantando y sosteniéndose día a día sin saber exactamente como debe girar su particular mundo, pero siempre tras un halo de pretendida seguridad, que se ve desmoronada ante la presencia de cualquier desconocido, aunque en ese mundo no quepan ni conocidos ni desconocidos.

Este poema triste que con pequeños detalles y canciones suaves de lamento, consigue reflejar el miedo y la obsesión de “las tetas asustadas”, esas mujeres embarazadas que fueron violadas durante la guerra y que transmitieron a sus hijas esta enfermedad del miedo. También a través de esos pequeños detalles conocemos al pueblo Quetchua, su lengua y su cultura de una manera lenta y pausada. No es apta para gente que sólo busque entretenimiento en el cine, es una película de las que gusta ver en los festivales o ciclos de cine y que hacen tertulia, de esas películas que empiezan a crecer cuando ya estás fuera de la sala.

El miedo pasa de generación en generación

El miedo pasa de generación en generación

Magaly Solier sorprende con uno de esos papeles que se desenvuelve entorno a gestos y miradas más que otra cosa, uno de esos papeles capaces de aferrarse a la superficie y rasgarla sin apenas proponérselo, y logra con creces su cometido.

Claudia Llosa realiza un trabajo enorme, en el que no sólo nos remite a una historia curiosa y cuidada, de pequeñas apreciaciones y, aparentemente, sencillas conclusiones, sino que además se vuelve a aferrar a esa ambigüedad que desprende el hecho de tocar temas cercanos a lugares recónditos, y manejando ese hecho con absoluta tenacidad, logra que el espectador pueda entender lo que se está exponiendo sin necesidad de realizar insustanciales cuestiones que no sólo no beneficiarían esas anticipaciones introducidas en base a diálogos y situaciones de lo más bien buscadas, sino que tampoco ayudarían a comprender el ritmo sobre el que se sostiene la obra. Un ritmo impecable, un ritmo necesario.

Ganadora de El oso de Berlín, ¿Se colará en los Oscars 2009?

Ganadora de El oso de Berlín, ¿Se colará en los Oscars 2009?

Con calma y con lentitud, se recorren los parajes, los peldaños, las festividades y últimos adioses, con la misma lentitud que una psique asustada y retraída logra enterrar todos sus temores y enfrentarse al presente como si nada hubiese sucedido. Como si esa teta, jamás se hubiese asustado.

Recomiendo al que la vea ir antes al Perú. Yo tuve la suerte de hacerlo y estar en lugares donde se rueda la película. Se la achaca como una crítica anti indígena, yo pienso justo lo contrario; es una defensa de su entidad como personas, sus costumbres, su idioma, y su forma de ser diferente siempre a la occidental: dominante y arrogante. Las bodas dignas de crédito, muchas son así en realidad.

Al grano: Película con un inmenso cúmulo de simbolismos regionales del Perú, que si bien tuve la suerte que la directora nos explicara estos simbolismos, el público común la notará muy alejada de su realidad. Conviene leer antes un poco de cultura del Perú. Sin tomar en cuenta a Laura Bozo.

* * * * / 5

Quiero robarme a la novia… Made of honor…

Quiero robarme a la novia, Made of honor, Paul Weiland, 2008

Quiero robarme a la novia, Made of honor, Paul Weiland, 2008

¿De qué trata?: Para Tom (Patrick Dempsey), la vida es maravillosa: Es sexy, triunfador, tiene éxito con las mujeres y sabe que siempre podrá confiar en su mejor amiga, la encantadora Hannah (Michelle Monaghan). Todo va bien hasta que Hannah se va seis semanas a Escocia por trabajo. Tom se da cuenta de que su vida está vacía sin ella y decide pedirle matrimonio cuando regrese de su viaje. El problema es que Hannah vuelve prometida y le pide a Tom que sea su “dama de honor”…

Una película que conoce sus limitaciones y sus virtudes, y juega con ellas adecuadamente. Unos personajes con carisma, unas canciones conocidas por el gran público, unos cuantos gags y varios clichés, y ya tienes tu película. Divertida, muy graciosa en algunos momentos y demasiado previsible en otros, te gustará si no aborreces las comedias románticas. Además, es una gran (y última) oportunidad de ver a Sydney Pollack en el cine.

Patrick Dempsey aprovecha su popularidad...

Patrick Dempsey aprovecha su popularidad...

Made of Honor” es otra de las tantas comedias americanas que nos llegan cada año. Patrick Dempsey y Michelle Monaghan (aceptable trabajo por parte de ambos) forman la pareja protagonista de una cinta con una premisa calcada a la de la película de Julia Roberts y Cameron Diaz, “My Best Friend’s Wedding“.

El problema con estas películas es que pareciera que todas (salvo contadas y muy honrosas excepciones que aportan luz al género) han salido de una máquina de prefabricados. Metes los actores, el lugar donde se va a desarrollar la cinta y un guión que permanece casi inalterado en la mayoría de los casos y ya tienes un producto empaquetado y listo para ser servido, destinado siempre a la misma audiencia. Es una pena que un género que cuenta con tantas y tan buenas películas se vea denostado por la decena de títulos similares que salen cada mes.

Última actuación de Sydney Pollack (1934 - 2008)

Última actuación de Sydney Pollack (1934 - 2008)

Con una trama a caballo entre Nueva York y Escocia (que nadie se engañe, aunque la mayor parte de la cinta transcurra en el país del Lago Ness no se nos ofrece nada nuevo), “Made of Honor”, título que también juega con la pronunciación similar entre “maid” (dama) y “made” (hecho), resulta en una cinta de lo más convencional, que no tiene nada creativo, diferente u original que mostrarnos, pero que sin embargo se deja ver sin demasiada complicación, resultando en ciertos momentos incluso agradable y simpática.

Al grano: Película romántica convencional que si se ve con fines de entretenimiento logra pasar un rato agradable.

* * * / 5