Pretensión y caos en “El Jardín de los cerezos”

jardin

“El Jardín de los Cerezos”

De. Anton Checjov

Dir. Luis de Tavira

Creo que tenía demasiada expectación con este montaje y terminé un tanto decepcionado. Era la primera vez que asistía a ver un montaje de Luis de Tavira y realmente quería saber por que todo mundo dice que es un buen director, pero le encontré muchas fallas. Desde el inicio la obra comenzó con un ritmo extraño, algunos actores no estaban en la misma sintonía de los demás y es que mientas unos estaban en realismo otros se lanzaban abismalmente al melodrama. Pero lo que más me mortificó fue el hecho de que hubiera una pésima organización del evento, pues a pesar de que hubo butacas vacías, el taquillero me hizo comprar los boletos de hasta atrás lo que me permitió ver algunos errores de la dirección.

Yo creo que para poder controlar un espectáculo de una magnitud cultural tan importante como lo es el recinto de Bellas Artes el director se debería de preocupar por que toda la visión sea llevada hasta la última silla del espacio pues, me tocó sufrir mucho para escuchar a los actores y lo que más me dolió fue el no poder disfrutar de el escenario por que la perspectiva no me dejaba ver más allá de la cintura de los actores. Esto habla de que el director sólo se preocupó por que la butaca que daba directo al escenario fuera la única que acaparara la atención, por lo que los que estábamos en un lugar superior nos tocaba apreciar las sobras del espectáculo.

jardin4

Otro problema importante que tiene esta obra es el manejo del tiempo, la obra dura cuatro horas con intermedios de media hora cada uno. Esto para mí es un error garrafal, pues en cada acto los actores tenían la tarea de recapturar a los espectadores que se fugaron de la ficción durante la media hora de interrupción en una historia de por sí, lenta, cansada y esquemática. Se podrá decir mucho de Anton Chéjov, pero para mí sólo “La Gaviota” tiene esa maestría narrativa que tanto se le refiere. “El jardín de los Cerezos” es reiterativa, el conflicto para mí es meramente anecdótico y los personajes están totalmente estereotipados. Vemos la decadencia de una familia rusa que se ve obligada a vender la finca repleta de cerezos, el conflicto de la historia es simple, aprender a soltar el pasado, lo que los personajes de esta obra se tardan cuatro largos actos para hacerlo.

A mi gusto el montaje se siente demasiado ambicioso, que aunque tengo que reconocer que tiene un diseño de arte hermoso, el manejo del escenario es exquisito y la escenografía es linda, a pesar de tener el defecto, que sólo los de los primeros pisos podían apreciar las diferentes perspectivas que ofrece el diseño espacial. El score original es otro de los detalles que aplaudo enormemente, era un completo deleite escucharlo.

El montaje tenía muchos ojos encima debido a que era la primer actividad del recién inaugurado Palacio de Bellas Artes, el cuál perdió mucho de su arquitectura art nouveau, pero si alguna vez me toco ver en este mismo recinto un Don Juan Tenorio con un exceso de carnalidad gráfica, sólo me quedaba esperar que este montaje se mantuviera fiel a su texto, que si bien lo hizo, le faltó que los actores comprendieran que existe una finita línea entre el realismo y el melodrama y la solución está en entenderlo.

Para mí el realismo tiene un esquema muy sencillo a seguir: la pugna entre dos personajes mientras ambos luchan por un conflicto social. El que entienda esa fórmula puede generar un estilo realista, por el estilo marca el conflicto interno de los personajes y un conflicto externo, que en este caso no aprovecharon la riqueza dramática que ofrece el autor al vincular su texto con la revolución rusa. El melodrama es evidentemente más sencillo, conflicto entre dos personajes enfrascados en ellos mismos, donde los personajes caen en el sufrimiento total y en el exceso.

jardin3

En el momento pensaba que la iluminación que a ratos se volvía ténue, en otros momentos excesivamente brillantes y algunos momentos casi oscuros eran intención del iluminador, leyendo después algunos periódicos leí que era problema de una máquina que compraron para el montaje. Aquí es donde también valdría la pena señalar que a veces la tecnología no está de nuestro lado al momento de hacer un arte, todo se debería de checar una y otra vez antes de ser lanzada, para evitar este tipo de accidentes.

Por lo pronto mi resultado final es una obra que a ratos captó mi ficción y por momentos muy grandes me provocaron un enorme aburrimiento, por lo que me pregunto, ¿fue una mala elección del texto?¿fueron los actores que no estaban en la sincronía correcta? ¿fue realmente una mala dirección? O todo al final de cuentas resultó ser excesivo y esquemático que se siente como un enorme pastel decorado de una pastelería, de esos, que el betún está seco y el fondo está aguado.

“Todo sobre mi madre” en Puebla.

todoSobre-portada“Todo sobre mi madre” es una de las historias cumbre de Pedro Almodóvar, el ingenio con el que trenza esta historia le ha valido el reconocimiento internacional tanto del público como de la crítica y es por eso que el director Francisco Franco optó por trabajar esta cinta y con ayuda de Samuel Adamson lleva a la escena esta cinta. Una madre soltera ve cómo su joven hijo muere el día de su decimoséptimo cumpleaños mientras corre para conseguir el autógrafo de su actriz favorita. Decide entonces viajar a Barcelona en busca de su padre, un travestido llamado Lola, que desconocía tener un hijo. Primero encuentra a su amigo Agrado, otro travesti, y a través de él conoce a Rosa, una monja que quiere trabajar en El Salvador, y por casualidad termina convirtiéndose en la asistente de Huma Rojo, la actriz que admiraba su hijo.

Carlos Alberto Ruiz A lo largo de mi vida me he decepcionado mucho al ver alguna película basada en un libro u obra de teatro que me gusta. Es muy común que al pasar de un lenguaje a otro se pierdan muchos elementos fundamentales para la historia. A pesar de captar los esencial de la cinta de Almodóvar (La historia es fiel, los monólogos de la Agrado en escena son geniales) el montaje no consigue emocionar al público por diversas cuestiones. En primer lugar la cuestión actoral es un tanto difusa, Lisa Owen (Manuela) es quien se mantiene a flote. Alejandra Vogue (Agrado) realiza un trabajo eficaz pero es por el personaje y no por ella misma. Margarita Gralia está sobreactuada, salvo en algunos momentos que logra dominar a Huma, lo que vemos en escena es una diva haciendo de diva. Ilse Salas y Alejandra Ambrosi están completamente perdidas en escena, no tienen fuerza y sus personajes están desdibujados. Con estos elementos, la obra se vuelve inconstante y floja.

Cuenta con elementos visuales interesantes, sin embargo, el ritmo de la obra se cae. Lo interesante de este montaje ha sido el universo teatral dentro del montaje, el mundo en el que Almodóvar fanatiza esa gran Blanche DuBois de “Un tranvía llamado deseo” y también claras referencias de “La Malvada” son piezas clave en este trabajo.

2712646_0 México es el primer país donde se ha montado este ejercicio teatral y se dice que el mismo Almodóvar pidió que este trabajo fuera el mismo para España y otros países de Latinoamérica, además en Broadway se está trabajando un musical basado en “Mujeres al borde de un ataque de nervios”. Almodóvar ha sido quien ha catapultado a la fama a Penéloe Cruz, Antonio Banderas y al mismo Javier Bardem.

** de 5

Vayan a ver “TRABAJANDO UN DIA PARTICULAR”, última función el domingo!

24688_376119622313_678422313_3832386_6824757_n

Tuve la oportunidad de asistir el jueves pasado a formar parte de un ejercicio teatral más que sorprendente. En primer lugar vemos una obra construida con un enorme potencial dramático y protagonizado por dos excelentes actores: Daniel Giménez Cacho y Laura Almela. “Trabajando un día particular” es una puesta en escena que se presente en el Teatro El Milagro (Milán 24, Colonia Juárez entre General Prim y Lucerna). Está basado en la cinta de Ettore Scola “Una giornata particolare” estrenada en 1977.

El 6 de mayo de 1938, Hitler visita Roma. Es un día de fiesta para la Italia fascista, que se vuelca en el recibimiento. En una casa de vecinos sólo quedan la portera, un ama de casa, Antonietta (Laura Almela), y Gabriele (Daniel Giménez Cacho), quien teme que la policía le detenga por homosexualidad. Al margen de la celebración política, Antonietta y Gabriele establecen una relación afectiva muy especial, que les evade durante unas horas de la tristeza de su vida cotidiana.

trabajando_un_dia_particular1

El teatro existe con la convención que se da entre el actor y el espectador, esta puesta en escena dotada de una enorme frescura se basa en la emblemática relación de los personajes de la cinta, adaptándola de una forma mágica y directa. No se necesita de una súper producción para lograr que una puesta en escena sea grande y poderosa, en esta puesta se necesita de dos poderosos histriones, un gis y pocos elementos de apoyo. La imaginación es parte del juego que forma el público.

Con un ritmo muy bien llevado, la obra evoca la homosexualidad vista como una enfermedad en la Italia de los 30s, dónde el hombre no era hombre si no era padre, soldado y esposo. Ambos personajes evocan la tolerancia y la reciprocidad conforme se van conociendo. Y aunque todo se da en un día, ese día es como si hubieran llegado a tener una vida juntos.

El talento de Giménez Cacho forja un personaje lejos de estereotipos, que conforme avanza la trama va desarrollando su historia y el público lo abraza. Esta cinta me deja el mismo sabor de boca que cuando veo El beso de la Mujer Araña de Manuel Puig, una dupla de personajes que conforme van conociéndose la tolerancia y el respeto se hacen presentes, ambos personajes se desdoblan y muestran todos los matices a sus cotidianeidades.

“Trabajando un día particular” va a estar en cartelera hasta el domingo 27 de junio. Por lo que tienen aún oportunidad: Jueves y viernes a las 20:30 hrs, Sábado a las 19:00 hrs y Domingo a las 18:00 hrs. Es importante que sigamos manteniendo vivo el teatro mexicano que hecho con pocos elementos logran darte una gran espectáculo.

Móviles de Sergi Belbel

70392843

 

Amigos míos el próximo 23 de Marzo estreno un montaje junto con mis compañeros de cuarto semestre de la UDLAP. Este montaje trata sobre el impacto en nuestro mundo de los célulares y la tecnología. Me gustaría mucho que me acompañaran en estos días. Si quieren saber más sobre este proyecto mándenme un correo y con gusto les respondo. Gustavo Barrientos.
————————————————
Los alumnos de cuarto semestre de la carrera de TEATRO de la UDLAP: Mariana Oro, Lucía Oliver, Daniela Padilla, Sigrid Moctezuma, Fabiola Vega, Aldo Sanchez, Héctor Castillo y Gustavo Barrientos se complacen en invitarlos al estreno de Móvil de Sergi Belbel. Una comedia electrónica que busca demostrarte en que mundo vives.
23 y 24 de Marzo 19:00hrs Sala de Artes Escénicas de la UDLAP (Ágora)

Código de barras…

Código de Barras, 2009, Dir. Eduardo Sarugal

Código de Barras, 2009, Dir. Eduardo Sabugal

Con apoyo de varias instancias culturales y gubernamentales Eduardo Sabugal escribió un texto que enfatiza una actualidad decadente, a punto de la destrucción y que vivimos en un mundo a expensas de las mentiras comerciales, los demonios sociales y los diferentes choques culturales.

Código de Barras: La danza complementa la idea teatral.

Código de Barras: La danza complementa la idea teatral.

Vivimos en un mundo egoísta, adentrado en sus propias tribulaciones. Código de Barras es un montaje que te propicia una reflexión. Es una propuesta original e interesante. Nos adentra en un supermercado y lo que sucede cuando ocurre un terremoto y cuatro personas quedan atrapadas en su interior. Un hombre viejo, la cajera, un trabajador del supermercado y un cliente consumista metido en su locura y en su encierro a sustentar su vida en productos que compra compulsivamente.

Los cuatro personajes nos adentran en temas como el fervor religioso, la pelea por el agua, el sometimiento al trabajo, el paso de la edad y la expericencia en la vida y la locura que complementa esa sed de comercialismo. Intercalados a la historia se presentan danzas que complementan un montaje bien estructurado y bien producido. Sin embargo no todo es perfecto, pues los actores no lucen tanto y les falla el volumen, haciendo que pierda lucidez este trabajo.

Dirigida y escrita por Eduardo Sabugal se combinan elementos como el video y la danza. El guión bastante original e incisivo te deja pensando en la brutalidad humana y que lo creemos cotidiano puede ser nuestro peor enemigo.

Calificación: * * * 1/2 de 5 / Muy buena, salvo por los detalles técnicos.

Lo cotidiano es un evento teatral.

Lo cotidiano es un evento teatral.