Pretensión y caos en “El Jardín de los cerezos”

jardin

“El Jardín de los Cerezos”

De. Anton Checjov

Dir. Luis de Tavira

Creo que tenía demasiada expectación con este montaje y terminé un tanto decepcionado. Era la primera vez que asistía a ver un montaje de Luis de Tavira y realmente quería saber por que todo mundo dice que es un buen director, pero le encontré muchas fallas. Desde el inicio la obra comenzó con un ritmo extraño, algunos actores no estaban en la misma sintonía de los demás y es que mientas unos estaban en realismo otros se lanzaban abismalmente al melodrama. Pero lo que más me mortificó fue el hecho de que hubiera una pésima organización del evento, pues a pesar de que hubo butacas vacías, el taquillero me hizo comprar los boletos de hasta atrás lo que me permitió ver algunos errores de la dirección.

Yo creo que para poder controlar un espectáculo de una magnitud cultural tan importante como lo es el recinto de Bellas Artes el director se debería de preocupar por que toda la visión sea llevada hasta la última silla del espacio pues, me tocó sufrir mucho para escuchar a los actores y lo que más me dolió fue el no poder disfrutar de el escenario por que la perspectiva no me dejaba ver más allá de la cintura de los actores. Esto habla de que el director sólo se preocupó por que la butaca que daba directo al escenario fuera la única que acaparara la atención, por lo que los que estábamos en un lugar superior nos tocaba apreciar las sobras del espectáculo.

jardin4

Otro problema importante que tiene esta obra es el manejo del tiempo, la obra dura cuatro horas con intermedios de media hora cada uno. Esto para mí es un error garrafal, pues en cada acto los actores tenían la tarea de recapturar a los espectadores que se fugaron de la ficción durante la media hora de interrupción en una historia de por sí, lenta, cansada y esquemática. Se podrá decir mucho de Anton Chéjov, pero para mí sólo “La Gaviota” tiene esa maestría narrativa que tanto se le refiere. “El jardín de los Cerezos” es reiterativa, el conflicto para mí es meramente anecdótico y los personajes están totalmente estereotipados. Vemos la decadencia de una familia rusa que se ve obligada a vender la finca repleta de cerezos, el conflicto de la historia es simple, aprender a soltar el pasado, lo que los personajes de esta obra se tardan cuatro largos actos para hacerlo.

A mi gusto el montaje se siente demasiado ambicioso, que aunque tengo que reconocer que tiene un diseño de arte hermoso, el manejo del escenario es exquisito y la escenografía es linda, a pesar de tener el defecto, que sólo los de los primeros pisos podían apreciar las diferentes perspectivas que ofrece el diseño espacial. El score original es otro de los detalles que aplaudo enormemente, era un completo deleite escucharlo.

El montaje tenía muchos ojos encima debido a que era la primer actividad del recién inaugurado Palacio de Bellas Artes, el cuál perdió mucho de su arquitectura art nouveau, pero si alguna vez me toco ver en este mismo recinto un Don Juan Tenorio con un exceso de carnalidad gráfica, sólo me quedaba esperar que este montaje se mantuviera fiel a su texto, que si bien lo hizo, le faltó que los actores comprendieran que existe una finita línea entre el realismo y el melodrama y la solución está en entenderlo.

Para mí el realismo tiene un esquema muy sencillo a seguir: la pugna entre dos personajes mientras ambos luchan por un conflicto social. El que entienda esa fórmula puede generar un estilo realista, por el estilo marca el conflicto interno de los personajes y un conflicto externo, que en este caso no aprovecharon la riqueza dramática que ofrece el autor al vincular su texto con la revolución rusa. El melodrama es evidentemente más sencillo, conflicto entre dos personajes enfrascados en ellos mismos, donde los personajes caen en el sufrimiento total y en el exceso.

jardin3

En el momento pensaba que la iluminación que a ratos se volvía ténue, en otros momentos excesivamente brillantes y algunos momentos casi oscuros eran intención del iluminador, leyendo después algunos periódicos leí que era problema de una máquina que compraron para el montaje. Aquí es donde también valdría la pena señalar que a veces la tecnología no está de nuestro lado al momento de hacer un arte, todo se debería de checar una y otra vez antes de ser lanzada, para evitar este tipo de accidentes.

Por lo pronto mi resultado final es una obra que a ratos captó mi ficción y por momentos muy grandes me provocaron un enorme aburrimiento, por lo que me pregunto, ¿fue una mala elección del texto?¿fueron los actores que no estaban en la sincronía correcta? ¿fue realmente una mala dirección? O todo al final de cuentas resultó ser excesivo y esquemático que se siente como un enorme pastel decorado de una pastelería, de esos, que el betún está seco y el fondo está aguado.

Todos eran mis hijos

wawis_todos_eran_mis_hijos_cartel

Joe Keller (Fernando Luján), un exitoso hombre de negocios ha hecho una fortuna vendiendo piezas de aviones al gobierno de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, un cargamento de piezas defectuosas ha provocado la caída de más de veintiún aviones, varios pilotos murieron, otros fueron reportados como desaparecidos, entre ellos Larry, el hijo menor de los Keller. Han pasado ya más de cuatro años, pero Kate (Diana Bracho) (la madre) no deja de pensar que su hijo aún está vivo. De forma inesperada Chris (Mario Loría) (el hijo mayor), invita a Anne (Silvia Navarro) (novia de su hermano desaparecido) para confesarle su amor y proponerle matrimonio, lo que no saben es que con su llegada se abrirán grandes grietas que sacarán a flote un secreto, que de ser revelado podría destruirlos a todos.

Este texto fue escrito por Arthur Miller, uno de los exponentes del realismo norteamericano; es un exitoso dramaturgo norteamericano que ha ocupado la cartelera de Broadway por varias décadas, es tan conocido por su obra como por su vida privada, con dos momentos significativos y definitorios de su trayectoria: la era del senador McCarthy y su Comité a la caza de actividades anti-norteamericanas y el publicitado y fallido matrimonio con la actriz Marylin Monroe, prototipo de la estrella hollywoodense con su mundo ubicado, con estrecho margen de error, en el polo opuesto de las preocupaciones sociales y políticas del autor. Valga la aclaración que en Norteamérica, las obras de Milller regresan cada década a los escenarios, en especial La muerte de un viajante, que es la favorita y casi un requisito de examen final para directores y actores en las universidades.

marioloriaysilvianavarr

En este texto que si bien es demasiado nacionalista, tiene una reflexión muy interesante en el planteamiento de los valores y honra de la familia. Dirigido por Francisco Franco (Director de Quemar las Naves), el montaje capta la esencia de sacar los secretos familiares en el jardín de una casa, donde un árbol caído representa la pérdida de la fe y los vecinos sean los que juzgan los crímenes cometidos. La moral juega un papel determinante en el desarrollo del conflicto de esta historia.

Este montaje se presentó el pasado 27 de enero en el Complejo Cultural Universitario. A pesar de su promoción, en la función que me tocó asistir, el teatro estaba lleno en un 45%. Los acomodadores del evento se mostraron rudos en algunas ocasiones. Pasando al montaje, aunque la producción se esmeró en evocar un momento de la historia en Estados Unidos, las actuaciones se sienten frías y sólo cumplidoras, evitando el arriesgue. Diana Bracho y Silvia Navarro demostrando sus muletillas televisivas, el señor Fernando Luján, aún lastimado, le costaba mucho trabajo hablar por lo que se le dificultaba entenderlo. Mario Loría completamente acelerado, con muchísimos errores de dicción y completamente nervioso. Los actores del reparto Osvaldo Benavides, Miguel Pizarro, Alpha Acosta, Martín Altomaro y María Aura completamente deslucidos.

Finalizando el montaje los actores realizaron un boteo para recaudar fondos para donar a las cuentas de ayuda para Haití.

Recapitulando…

Este fin de semestre ha sido interesante para mí. Por un lado se acaban las clases y por otro he recibido visitas que me han dado mucho aprendizaje. Este semestre estuvo cargado de gratas vivencias, éxitos y fracasos.

Como ustedes saben llevé dos materias que me sacaron canas verdes, ballet y mercadotecnia las cuales me demostraron muchas cosas. Ballet significó el reto más grande por que era algo nuevo para mí y tenía muchas discrepancias con el profesor y Merca no podía (ni puedo aún) aprenderme los conceptos. En este aspecto la escuela me mantuvo limitado y me sentí encerrado mientras atacaba esas dos frustraciones. Las demás materias no significaron nada más para mi.

Este semestre también tomé la batuta de Elocuencia Cultura, un proyecto naciente que busca llevarles a todos los eventos culturales y artísticos de la Universidad vía Elocuencia8080. Significa un gran reto, pues debo de estar bien coordinado con todas las áreas de esa índole. Se acaba de adquirir un convenio con Comunicación Social de la UDLAP el cuál nos dará presencia en las pantallas de UDLAP y en un espacio en Tribuna Radio (98.7 en FM). Tercera Llamada me dio mucha vinculación con mis amigas Lucía y Daniela, y fue muy grato hablar de teatro en este semestre. Trabajar con Paoky fue una experiencia muy grata por que he aprendido mucho con sus conocimientos y consejos. También le agradezco mucho a Becks y a Don Pato su apoyo este semestre.

En teatro muchos proyectos no se pudieron fraguar por diferentes situaciones, mi tiempo no se ajustaba con el de las otras personas, etc, por lo que en ese punto lo que avanzó fue mi capacidad analítica al ir a varios montajes como La creación del Hombre, Pájaro Negro, Las Arpias (yiuugg) y la obra de Héctor Bonilla, Yo soy mi propia esposa. También la ida al DF con mis compañeros de la carrera para ver varias obras en la UNAM fue muy agradable.

Bueno, sentimentalmente hablando, por fin pinté un HASTA AQUÍ, no más esperar ser correspondido por una ilusión que yo mismo cree y que ni siquiera es real. No más, esperar llamadas, no más correos sin ser respondidos, no más llorar por creer que perdí algo que nunca tuve. Se acabó. Es hora de abrir los ojos, de dejar los brazos abiertos. Ya entré en una fase de apertura sentimental, y si, aunque me cueste trabajo decirlo, ME QUIERO ENAMORAR. Estoy libre y tengo mucho cariño por dar, pero eso, se dará con la persona que demuestre que puede tomar mi mano y valorar mi corazón. Estoy listo.

Este semestre tuve la grata oportunidad de conocer a muchas personas que ya son especiales en mi vida como lo es el buen Hiram (Gezeta) quien ha sido un apoyo muy grato y un gran amigo que me ha apoyado mucho. Muchas gracias por todo tu cariño. Amigos que aunque no los conozco también son muy importantes como @Liz_Grajeda, @JuanPop, @M00NT. Y como diría la buen Lola, hasta a los enemigos hay que agradecerles…bueno esos ya saben quienes son. 😀

Y bueno ya para cerrar, esta semana pasada vino Neftalí (@nefmex) y tuvimos varias pláticas de esas intensas. Si bien yo sé perfectamente quien soy su visita,con esa forma de ser tan agradable que tiene, me hizo entender que me estoy encerrando en un mundo y que no estoy dejando que las demás personas entren. Que reconozco públicamente que me es muy difícil hacer amigos y que tengo un carácter que llega a ser seco pero también que puedo ser muy agradable. Prometo valorar las cosas que tengo más de lo que lo hago y prometo también cambiar día a día esta negatividad que predomino este semestre. También prometo ya no escribir tantas críticas en mi blog y hablar más de mi, para que me conozcan más de lo que ya algunos han hecho.  Así que esperen más de esto, que aún, tengo mucho que decir.

Ánimo: Reflexivo…

Canción: El universo sobre mi / Amaral / Pájaros en la cabeza

Las Arpías…

Las Arpías 2009 Dir. Humberto Zurita

Las Arpías 2009 Dir. Humberto Zurita

Ofelia Medina

Ofelia Medina

El pasado jueves me tocó asistir a una presentación de esta obra en el Complejo Cultural de Buap. “Las arpías” retoma la anécdota escrita por Robert Thomas, de un hombre asesinado y la reunión de ese número de mujeres que cuentan con un pretexto para ser la homicida. El elenco estuvo formado por María Rubio, Ofelia Medina, Victoria Ruffo, Ana Patricia Rojo, Magda Guzmán, Niurka, Adriana Fonseca y Patricia Reyes Espíndola.

La obra basada en la película de Francois Ozon, “8 Femmes”. Y se respira un aire de thriller. La historia va de esta manera: Todas las mujeres tienen relación con el difunto, María Rubio es la madre alcóholica de los personajes de Ofelia Medina y de Patricia Reyes Espíndola. Ofelia Medina era la esposa del muerto y a su vez madre de los personajes de Ana Patricia Rojo y de Adriana Fonseca. Víctoria Ruffo es la hermana del muerto y Magda Guzmán y Niurka son la nana y la sirvienta respectivamente. Todas tenían intensión de matarlo por lo que alguna de ellas pueden ser culpables.

La obra está mal llevada, la dirección peca de ausente y el resultado es insoportable. Las actuaciones de las actrices es deslucida y el ritmo thrilleriano cae en la comedia. La propuesta es pretensiosa y falla en todo sentido. Yo me fie en el nombre de las actrices en escena y por supuesto del director. Pero el fallido resultado me dejó con un mal sabor de boca. En resumidas cuentas es una obra que no merece ser ni vista ni promocionada. Y que mejor cada quien, se vaya a su casa.

María Rubio da uno que otro chiste, Adriana Fonseca grita y su dicción es mala, Ofelia Medina está de Flojera, Magda Guzmán, Victoria Ruffo, Ana Patricia Rojo están en telenovela y Niurka, vaya, es la que mejor parada queda por lucir natural y segura.

Calificación:  * de 5 / Bajo su propio riesgo.

Las Arpías se han promocionado bastante, sin embargo no cumplen lo que prometen

Las Arpías se han promocionado bastante, sin embargo no cumplen lo que prometen