Sin Límites: El vivir intoxicado te hace inteligente.. ¿será?

¿En serio se necesita una droga para ser feliz, inteligente y funcional en la vida? Pues esta película se encarga de convencerte de que sí.  Eddie Morra (Bradley Cooper), un hombre que está a punto de tocar fondo con su vida descubre una droga que potenciará su cerebro a límites inimaginables. No voy a negar que la cinta es entretenida por que vaya que lo es, la cinta funciona, sin embargo, te deja ese sabor de que estás viendo una oda a la farmacodependencia.

Partiendo de este argumento como base, se consigue una propuesta que llama al espectador y le lleva de la mano con bastante soltura logrando entretener correctamente y crear situaciones que te hacen pensar. Todo bien hasta llegada la mitad de la película, cuando en un determinado punto en el que la trama pierde su ritmo y los diálogos comienzan a flojear.

Una lástima porque parte de una premisa que, bien desarrollada, podría haber tenido un mayor calado. Muchos artistas han desarrollado parte de su obra bajo los efectos de algún tipo de estimulante (llámese droga, alcohol u otros), lo cual le da un plus de veracidad al tiempo que la hace interesante para analizar el proceso de creación, pero desgraciadamente, esto se deja de lado para adentrarse en un mar de aburridas incongruencias del tipo de cómo hacerse rico al instante, tramo donde interviene el que otrora fuera el mejor actor, ahora secundario de lujo, un Robert de Niro al que le va haciendo falta ya un papel de mayor relevancia.

Lo que parecía una interesante historia de cómo un hombre, abatido por una depresión brutal acepta al ingerir esta sustancia como una entrada a un aparente cielo, que se torna infierno (como la vida misma) desluce este conflicto para hacerse más algo atractivo a los ojos del público y dejarla como una película de acción más que de reflexión.  En fin, que es una película con algún que otro hallazgo visual y salpicado de un estilo videclipero de ágil banda sonora, pero al fin y al cabo, prescindible, con una molesta voz en off (que a ratos es bastante fastidiosa) y una trama llevadera hasta cierto punto en que, como el protagonista, despertamos y nos acordamos que no hemos tomado nuestra dosis de pastilla que nos haga ver las cosas de manera diferente, en este caso esta olvidable película.

Así el director de “El ilusionista” deja de la lado lo que sorprendió a muchos en aquella película y aquí lo muestra como un director ambicioso, que con una historia entretenida (a secas) deja que perdamos dos horas de nuestro tiempo con una mano en la cintura, a algunos les será entretenida, a muchos otros, insulsa como a mí. Pero para las chicas que adoren y quieran a Bradley Cooper (¿Qué pasó ayer?) aquí lo podrán gozar y admirar en su faceta de verse sucio hasta como un ejecutivo de la bolsa de valores. Una cinta que pude haber sido más certera si hubiera dejado de lado la espectacularidad por un efecto más reflexivo.

*** de 5

Crepúsculo…Un romance teen mezclado con vampiros…

Crepúsculo - Twilight

Crepúsculo - Twilight

¿De qué trata?: Isabella Swan (Bella) es una chica de 17 años que se muda al pequeño y lluvioso pueblo de Forks en el estado de Washington para vivir con su padre, Charlie. Ahí conoce a muchas personas, pero una llama su atención sobre los demás, Edward Cullen. Pronto se verá cada vez más intrigada por la extraña aureola de misticismo que envuelve al hermoso chico. Empeñada en conocer su secreto, Bella se enamora de él y terminará enterándose de lo que jamás se hubiera podido imaginar. Así es como su vida deja de ser la de una común adolescente para llenarse de interminables aventuras y extraños sucesos que no dejarán de poner en peligro su vida.

TITULO ORIGINAL Twilight
AÑO
2008
DURACIÓN
122 min.
PAÍS
DIRECTOR Catherine Hardwicke
GUIÓN Melissa Rosenberg (Historia: Stephenie Meyer)
MÚSICA Carter Burwell
FOTOGRAFÍA Elliot Davis
REPARTO Kristen Stewart, Robert Pattinson, Billy Burke, Peter Facinelli, Elizabeth Reaser, Nikki Reed, Ashley Greene, Jackson Rathbone, Kellan Lutz, Cam Gigandet, Edi Gathegi, Rachelle Lefevre, Anna Kendrick, Taylor Lautner
PRODUCTORA Summit Entertainment

Crepúsculo (Twilight en inglés) es una película de vampiros dirigida por Catherine Hardwicke y basada en la exitosa novela del mismo nombre, escrita por Stephenie Meyer. Es la primera de una posible saga de películas, seguida por Luna nueva, Eclipse y Amanecer, todas de la autoría de Meyer. Hardwicke se ha acomodado dentro de las películas teens de bajo presupuesto, como lo es “A los trece” y “Amos de Dogtown”, conoce perfectamente como llegar al público adolescente sin ningun problema.

Empezaré agregando que la película ha superado mis expectativas y es que las dos veces que la he visto me ha dejado un grato sabor. Si, lo confieso peca de cursi, pero aún así es honesta y entretiene. Capta muy bien la escencia de Bella como una adolescente introvertida con padres divorciados que en su momento logra esa química con un joven vampiro que por cuestiones que el film no explica, hacen que ambos queden prendados y que no se puedan alejarse el uno del otro.

La fotografía es similar a lo usado por Hardwicke antes, uso de cámara en mano, que hace que el ambiente de la película sea intimista y no requiera tanto de usar foros. También las vistas a los bósques húmedos de Washington le inyecta una frescura que hasta puedes sentir el frío. Se nota el bajo presupuesto del film en los efectos pero quien hizo el guión se vio apoyada por la construcción de ambos personajes. Pues la mayor parte de la película se va muy tranquilamente.

Al grano: Película adolescente, romántica y cursi que dejará con un buen sabor de boca a los románticos incurables. 

* * * / 5