El Caballero de la noche asciende (The Dark Knight Rises, Nolan 2012)

The Dark Knight RisesHe de confesar que es una gran satisfacción el escribir sobre esta película; en parte por que por fin la tan esperada The Dark Knight Rises viene a cerrar una trilogía compleja y alejada de la caricatura en sí del mismo personaje, por otra parte, es una película que en lo personal cierra una etapa y comienza otra. Un cúmulo de emociones encontradas.

Hablaré de la película y trataré de ser lo más objetivo posible. Se ha dicho mucho sobre sus puntos débiles, que la debilidad de Christopher Nolan es la construcción de sus personajes femeninos y tal vez no esté de acuerdo con eso. Están aquí dos actrices de alto nivel, con una calidad ampliamente demostrada. Marion Cotillard es la damisela de nuestro héroe, que bien puede ser su salvación y destrucción; o bien, Anne Hathaway con una Gatúbela (a la que nunca se le hace referencia de nombrarla así, y no sólo eso, alejada de cualquier ícono gatuno) que destaca por esa actitud voluble, como pieza clave en el desarrollo de los conflictos, algo que me dejó impactado es la capacidad física de la actriz en realizar todas las piruetas de su personaje.

El conflicto principal de esta película va más allá del antagonismo de Bane sobre Batman, tenemos a un héroe que necesita renacer sobre los hechos acontecidos en The Dark Knightun hombre débil e inestable que se ha alejado del mundo. Vemos a un héroe que renace solo, a renuencia de su fiel ayudante Alfred, que por primera vez, se hace a un lado. Toda la película es sobre el renacer, sobre el reconstruirse y superarse. Sobre el volverse a identificar como un signo, como un estandarte unificador. Bane aparece como un villano menospreciado pero es el único capaz de poner en jaque la fisicalidad del murciélago. Y es su mayor punto débil sobre la inteligencia y capacidad de este mercenario.

Bane continúa lo iniciado en Batman Beginspor lo que les recomiendo que la consulten para poder entender la cumbre de esta cinta. “La liga de las sombras” está más viva que nunca y vienen a hacer resurgir a la Ciudad Gótica dentro de una anarquía destructiva. Se dijo muchas cosas sobre lo que podía suceder en la cinta y sería imprudente revelar spoilers por lo que no profundizaré al respecto.

Christopher Nolan construye una obra épica, redonda y dotada de una magnificidad técnica y productiva. Hablo como un fan que  vivió una experiencia dotada de emoción, melancolía, rabia y alegría; como alguien que se emocionó con cada ascenso del héroe hacia la posteridad. Ese ascenso a la trascendencia y a la verdadera inmortalidad. Es una cinta compleja que viene a demostrarnos que los héroes nacen no sólo por las acciones que realizan sino de la fuerza que nos reta a ser seres humanos, de afrontar nuestras limitaciones, miedos, errores. Cada caída nos brinda la necesidad de levantarnos. Eso es lo que me deja esta cinta, el buscar ascender como el director lo realiza como un verdadero creador cinematográfico.

* * * * * / 5

Iron Man 2: El hombre de hierro regresa más armado que nunca.

Iron Man 2

Iron Man 2, Jon Favreau, 2010

En ‘Iron Man 2‘ el mundo sabe que el multimillonario Tony Stark (Robert Downey Jr.) es Iron Man, el superhéroe enmascarado. Sometido a presiones por parte del gobierno, la prensa y la opinión pública para que comparta su tecnología con el ejército, Tony es reacio a desvelar los secretos de la armadura de Iron Man porque teme que esa información pueda caer en manos indeseables. Con Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) y James “Rhodey” Rhodes (Don Cheadle) a su lado, Tony forja alianzas nuevas y se enfrenta a nuevas y poderosas fuerzas.

Respondiendo directamente a la pregunta, si, este ‘Iron Man 2’ es la confirmación tanto a la industria del cine como al espectador de lo que la primera entrega ya fue de por sí: un modelo a seguir y producir para los primeros, y un espectáculo por el que pagar y disfrutar para los segundos. Porque esa es la palabra fundamental, disfrutar. ‘Iron Man 2’ se deja querer y gustar por méritos propios, reincide en su sana intención de satisfacer a su público y ofrece unos resultados tan buenos, o incluso mejores, que los de su título precedente sirviendo más de lo mismo, de lo bueno lo mejor, pero de forma algo distinta, dando un paso hacia adelante y evolucionando como saga. Si a eso le añadimos que luce en pantalla como pocas, y sin necesidad de recurrir al 3D para tapar otras carencias, tenemos un film estupendo en el que el balance entre intenciones y resultados no podría ser más redondo.

Iron Man 2Al igual que su predecesora, ‘Iron Man 2’ es y será no sólo uno de los mejores blockbusters de este año, sino posiblemente también una de las mejores películas y una fascinante delicia para los sentidos a lo largo y ancho de sus tremendamente llevaderas dos horas de metraje. Lejos de ser un simple artificio pirotécnico vacuo e intrascendente del montón, ‘Iron Man 2’ se revela como un film con personalidad propia apto para toda clase de públicos y en el que la suma de sus valores arroja un resultado tan satisfactorio que la promesa de una saga emblemática se vislumbra como un hecho en toda regla. Técnicamente impresionante, con unos efectos visuales y sonoros magníficos, con algo que algunos emplean para limpiarse el culo llamado guión como sustento, con un director que planifica con interés y mimo sus escenas en vez de buscarse la vida en la sala de montaje, y con un reparto comprometido con sus personajes. Así es ‘Iron Man 2’.

No quiero centrarme en nada particular ya que no merece la pena y mi cometido no debiera trascender más allá de mi opinión sin necesidad de por ello desvelar más de la cuenta (que no se encargue en desvelar de por sí la promoción). Lo que sí es seguro es que todo lo bueno que pudimos encontrar en el primer film se ve ratificado y potenciado en este nuevo capítulo de la saga mientras que sus puntos flacos siguen pasando desapercibidos, todo ello oscilando alrededor de un Robert Downey Jr. nuevamente estupendo y perfectamente arropado por un plantel agradecido de dejarse ver en la propuesta. Y es que aunque estemos ante una producción de un gran estudio, que no deja de serlo, lejos de parecer un producto manufacturado y arquetípico más bien da la impresión de ser una película apoyada y respaldada por un gran estudio, que no es lo mismo. Sin lugar a dudas todo un éxitos que merece ser visto y aplaudido, y por supuesto, esperemos que continuado en una tercera entrega capaz de subir aun más el listón tan alto dejado por esta nueva muestra del mejor cine.

En definitiva, Jon Favreau logra un producto comercial en el que Robert Downey Jr. está “en su salsa” ofreciéndonos ese divertimiento que tanto nos gusta de él y con el que se gana que un fiel seguidor como yo de Iron Man, le agradezca que haga una película amena y espectacular. No podian faltar los pequeños detalles, como escudo del Capitán América que coloca Tony Stark debajo de la tubería o la aparición de Nick Fury (Samuel L. Jackson), que empieza a preparar el terreno para Los Vengadores. Cuando acabe la película no se levanten, ya que al final de los créditos habrá una escena sorpresa.

****/5 Muy recomendable

WOLVERINE….

Wolverine, X-Men Origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009

Wolverine, X-Men Origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009

¿De qué trata?: Precuela de la película X-Men. Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Wolverine  se convirtió en mutante. Logan (Hugh Jackman), convertido en un mutante que se hace llamar Wolverine, es capaz de sacar unas afiladas garras; además que cuenta con una fuerza y agilidad sobrehumana, prepara su venganza contra Victor Creed (Liev Schreiber), culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas.

Gavin Hood y Ang Lee tienen el mismo problema, no saben hacer blockbusters. Ambos directores con claras tendencias artísticas e independientes aceptaron dirigir estas películas sobre heroes de Marvel, Hood dirigió esta entrega de “Wolverine” y Lee la fallida “Hulk“. Y lo que tienen ambas películas es que en lo que fallaron son los efectos y la edición.

El guión de David Benioff y Skip Woods está muy bien hecho, vaya, cumple, emociona y te lleva a través de la mente de Wolverine, adentrandote en ese sentimiento de no pertenecer a nada y que te arrebaten todo lo que creias tuyo.  Sin embargo visualmente, la película deja mucho que desear. Y no puede haber error más grande en un blockbuster que los efectos y lo que te es contado no te sea creíble visualmente. Salvo por algunas escenas muy contadas (donde figuran Wade y Gambit).

Wolverine me deja un sentimiento de que me quedaron a deber algo y eso es algo muy frustrante. Se nota la total diferencia que hay entre el X-Mende Bryan Singer con esta película.  Donde en una se disfruta los conflictos, para muchos conocidos, de la discriminación de razas o minorías, en esta se siente puro entretenimiento palomero que no te deja ninguna aportación. Las 3 entregas pasadas de X-Men se caracterizaron por ese sabor de lucha contra las minorias y vale la pena darles un análisis mayor al que proyectan.

Al grano: Favor de darle a dirigir blockbusters a quienes saben dirigirlos y checar el uso correcto de los efectos especiales, De paso, chequen la edición. Todo este conjunto daba para muchísimo, muchísimo más..

* * / 5