Un hombre solitario – A Single Man

a-single_man-afiche-d-cine-506x750 ¿De qué trata?: Los Ángeles en 1962, en el punto álgido de la crisis de los misiles cubanos. George Falconer (Colin Firth) es un profesor universitario británico homosexual de 52 años que lucha por encontrarle sentido a su vida tras la muerte de su compañero sentimental, Jim (Matthew Goode). George rememora el pasado y no consigue ver su futuro, especialmente en un día en el que una serie de sucesos y encuentros lo llevan en última instancia a decidir si la vida tiene sentido después de Jim. George recibe consuelo de su amiga más íntima, Charley (Julianne Moore), una belleza de 48 años que también lucha con sus propias dudas acerca del futuro. Un joven estudiante, Kenny (Nicholas Hoult), que está intentando aceptar su auténtica naturaleza, acecha a George porque ve en él a un espíritu afín.

a-single-man-by-tom-ford

Nunca había visto una película que tocara el tema homosexual de una forma tan bellamente contada. Esta película es para mí, la mejor en mostrar un personaje abatido por la muerte de su pareja y como sobrelleva su monotonía y rutina cotidiana. Colin Firth se luce IMPRESIONANTEMENTE como nunca antes había visto una actuación tan bien llevada. Julianne Moore está FANTÁSTICA y borda su personaje de una forma que llena todos esos minutos que entra en pantalla. Los personajes que acompañan a George Falconer en su día están justos a la medida, Kenny (Nicholas Hoult), Carlos (Jon Kortajarena) y su vecina Mrs. Strunk (Ginnifer Goodwin) aportan demasiado a la película. Sin embargo, el que demuestra un carisma arrollador es Matthew Goode, si en Match Point y en Imagine Me & You, luce genial, aquí está deliciosamente perfecto.

Narrativamente lenta, si, pero es una película de hermosos detalles visuales, las texturas son expuestas en su máximo nivel. Cada movimiento, sonido, color es magnificado y exprimido de una forma que cada cuadro es bello y único. La dirección de Tom Ford ni parece que es opera primma, se siente con un sabor de que realmente sabe lo que está haciendo. Espero mucho de Tom Ford como director. La novela de Christopher Isherwood está perfectamente llevada al cine. Colin Firth Set Single Man 5nu23gqVLC5l

El diseño de arte y de producción están fantásticamente logrados, el vestuario, la peluquería, la fotografía, todo está tan bien cronometrada que la película te absorbe y te maneja esa agonía cotidiana que todos vivimos. Nos hace reflexionar que cada uno de nosotros vivimos una historia de vida, un drama personal que merece ser contado.

Al grano: Con imágenes casi poéticas, Colin Firth da una cátedra de actuación. A mi gusto, lo mejor de todo el 2009. ABSOLUTAMENTE RECOMENDABLE.

* * * * * / 5

Anuncios

Cinco días sin Nora

Cinco días sin Nora, Mariana Chenillo, 2008

Cinco días sin Nora, Mariana Chenillo, 2008

¿De qué trata?: Antes de morir, Nora elabora un plan para que José, su ex marido, tenga que hacerse cargo del velorio. Sin embargo, la única falla del plan, una misteriosa foto olvidada debajo de la cama, provocará un inesperado desenlace haciéndonos descubrir que las más grandes historias de amor se esconden en los lugares más pequeños.

“Cinco días sin Nora”, el primer largometraje de la directora Mariana Chenillo, es una comedia dramática con mucho humor negro que habla desde la relaciones afectivas hasta las discrepancias entre religiones. En esta cinta se compendian las diferencias sociales, raciales y religiosas dentro de un contexto económico neoliberal que comercia con todo y con todos y se critica por igual a todos los estamentos, incluyendo los ritos judíos y la frivolidad católica.

La directora es también la guionista de la película y su mérito consiste en haber presentado los personajes en forma tal que se produzca un caos permanente y una tensión creciente sin incurrir en situaciones trilladas y demasiado melodramáticas.
Por otro lado, uno de los puntos débiles de la cinta está en las escenas retrospectivas producto de los recuerdos de José con Nora, demasiado lacónico en sus explicaciones y poco trabajado en su estética pero el más notorio es el facilismo con que se llega al desenlace. Pero en conjunto, la película tiene tal poder de convocatoria y adhesión, que oculta sus defectos.

Al Grano: Sencilla y gran película que con pocos elementos se logra un excelente trabajo.

* * * * / 5

Sabor a miel… mucha miel (The secret life of bees)

Sabor a miel, The Secret Life of Bees, Gina Prince-Bythewood, 2008

Sabor a miel, The Secret Life of Bees, Gina Prince-Bythewood, 2008

¿De qué trata?: En Carolina del Sur, año 1964. Lily Owens (Dakota Fanning) es un niña de 14 años que decide escapar de la problemática relación que tiene con su padre huyendo de su casa, junto a su cuidadora y única amiga (Jennifer Hudson), para terminar en un pequeño pueblecito que guarda el secreto del pasado de su madre. Allí son acogidas por tres excéntricas hermanas apicultoras (Queen Latifah, Sophie Okonedo y Alicia Keys).

Una cinta sobre el vacío afectivo y la búsqueda de la verdad en el pasado, que a priori pareciera que debería emocionar mucho y no lo logra con tanta efectividad porque se diluye su concentración emotiva dentro de un cúmulo de situaciones apenas discretas desde la sensibilidad.

Agradable película con aspecto de telefilm con medios, que supone el reencuentro del espectador con una Dakota Fanning adolescente. El film se basa en un best-seller de Sue Monk Kidd que cuenta una conmovedora historia cargada de emotividad ambientada en Carolina del Sur en 1964. Partiendo de esa base, la película gustará a todos aquellos amantes de los filmes emotivos, de esos que cuentan historias capaces de conmovernos. Sin embargo, la película, que tenía todos los mimbres para ponernos el corazón en un vilo, volver nuestra alma del revés y dejarnos satisfechamente destrozados, se conforma con conmovernos en momentos aislados y generar alguna lagrimilla en el espectador dependiendo de su “nivel de generación hídrica”.

Las protagonistas de esta historia...

Las protagonistas de esta historia...

Entonces, si con un argumento sólido y efectista, un reparto más que prometedor, una ambientación adecuada y una temática más que oportuna… ¿que falla? En mi opinión está claro: por un lado una dirección indolente y confiada, que no logra en ningún momento hacerse con el ritmo de la historia, ni encontrar el tono apropiado en las interpretaciones y por otro lado un casting mal confeccionado.

Le sobra miel a la película...

Le sobra miel a la película...

Más allá de la solvencia, apabullante, de Dakota Fanning y del carisma a prueba de bombas de Queen Lafifah, hay personajes que no encuentran su espacio en el corazón del espectador, algunos se hacen realmente antipáticos como el de June, que no logra el equilibrio que debió tener su papel. Otros, como May que debía haber robado nuestro corazón desde el primer momento, juega peligrosamente con el ridículo.Paul Bettany está excesivo en su violento rol y Jennifer Hudson, con una presencia poderosísima) está francamente desaprovechada. Si a eso le unimos que el papel de Latifah requería de una persona de más edad para ser creible en el desarrollo de la trama, podemos darnos del caos. No obstante, no creo que nadie salga del cine con la sensación de haber sido estafado, unos saldreis encantados y otros dirán… “bueno, no está mal, pero me emociona más ver a Bárbara Grego en la novela… (Lucero, en Mañana es para siempre)”.

Dakota Fanning en un papel acorde a su edad

Dakota Fanning en un papel acorde a su edad

El filme lamentablemente licua su potencial dramático y sensible en alternativas sosas e indolentes, de esta manera se convierte en una cinta apenas pasable donde de a ratos se toca la fibra interior del espectador pero en otros pasajes se torna muy redundante y sin tanto excite ni profundidad emotiva.

La película quiere desarrollar por una parte la defensa de los derechos civiles y la igualdad de condición por parte de la gente negra, mientras que por otro lado quiere proponer una narración sentida e intimista sobre las vivencias amargas de una adolescente que va descubriendo la verdad sobre la carencia afectiva vivenciada debido a la malograda relación que mantiene con su padre y a la ausencia de su madre.

Pero el resultado es una mediocre propuesta que no emociona lo suficiente como para llegar a lo más recóndito del corazón del espectador. No desestabiliza con su carga de amargura en la medida de lo esperado teniendo en cuenta el elenco y la aparición de Dakota Fanning como protagonista principal luego de sus conmovedores trabajos que le habíamos visto realizar de niña.

Al grano: Es un film excesivamente meloso, con actuaciones mediocres, con un ritmo lento y aburrido, una dirección muy “light” que deja un sabor de miel aguada en la boca.

* * / 5

Siete almas… (Seven Pounds)

Seven Pounds, Muccino, 2008

Seven Pounds, Muccino, 2008

¿De qué trata?: Un hombre (Will Smith) con un inquietante secreto que decide, para redimirse, cambiar drásticamente la vida de siete completos desconocidos. Una vez que el plan está en marcha, nada puede alterarlo.

Ben y Emily

Ben y Emily

Todo comienza con una lista de siete nombres: Holly Apelgren, Connie Tepos, George Ristuccia, Sarah Jenson, Nicholas Adams, Ezra Turner y Emily Posa. Lo único que todos tienen en común es que cada uno de ellos han llegado a un punto en sus vidas en que necesitan ayuda desesperadamente, financiera, espiritual o médica y que sin saberlo, han sido elegidos cuidadosamente por Ben Thomas (Will Smith) para formar parte de su plan de redención. Pero es Emily Posa (Rosario Dawson), una vital paciente cardiaca, que tira por tierra todos sus planes, y hace lo que Ben creyó imposible, se acerca a él y pone del revés su visión del mundo y de lo que es posible.

La película plantea cuestiones acerca de la vida y la muerte, la culpa y el perdón, los extraños y la amistad, el amor y la redención, y busca la conexión entre esos lazos que unen el destino de la gente de una manera sorprendente.

Ben reflexionando...

Ben reflexionando...

Después de sorprender con “En búsqueda de la felicidad“, Gabriele Muccino y Will Smith vuelven a reunirse en Seven Pounds para crear una cinta mucho menos cuidada, interesante por su planteamiento pero no tanto en la forma de llevarlo a cabo, siendo bastante tramposo en algunos momentos y presentando secuencias que fallan en su intento de llegar a ser emotivas. Con un reparto bastante sólido, con secundarios como Woody Harrelson, o Rosario Dawson para darle réplica a Smith (sin duda, la que más empeño le pone).

Lo que empieza como una tarea casi divina poco a poco se descubre como algo más, se van desvelando las motivaciones del protagonista, las razones por las cuales actúa así, en un tramo final bastante mejor llevado -intercalando flashbacks y escenas del presente-, pero que pese a todo no logra levantar el vuelo de lo que, hasta ese momento, sólo había sido un drama rutinario que se seguía con interés, pero no con emoción. Una propuesta interesante, que tiene como mayor valor el no hacerse nunca pesada y, como ya digo, una potente parte final que, pese a no ser del todo creíble, al menos aporta algo de grandeza a un material tratado de forma simple y vanal.

Al grano: Película lacrimogénica y convencional donde Will Smith deja en claro que puede hacer buenos papeles dramáticos y redimirse de bodrios como “Hancock“.

*  *  *   1/2   /  5

La vida de Harvey Milk en manos de Gus Van Sant…

Una de las mejores actuaciones de Sean Penn, en toda su carrera...

Una de las mejores actuaciones de Sean Penn, en toda su carrera...

¿De qué trata?: Biografía de Harvey Milk, el primer político abiertamente homosexual elegido para un cargo público en Estados Unidos, en 1977. Fue asesinado un año después.

Con una introducción fluída, que despeja dudas con rapidez sobre quien fue Harvey Milk, Gus Van Sant empieza a desgranar su película y a sus personajes. No sólo hablamos de Milk aquí, sino que los roles de secundarios también están cuidados y bien perfilados, sin perder detalle de todo aquello que nos pueda dar más señas sobre como dió un paso más hacía un tipo de sociedad distinta a ese hombre, o sobre cuales fueron las primeras decisiones que le llevaron a lograr algo de renombre en el local que regentó durante gran parte de su convivencia en el distrito de Castro.

Lo mejor de todo es que se logra que, por primera vez, contando una crónica donde la política se entremezcla con los intereses de este, en un principio, activista y, más tarde, político en favor de los derechos de la comunidad gay, no resulte cargante para todo aquel que no entienda por que  puede transcurrir el tema y, además de ello, logre enganchar a una historia de valores, personajes y acciones que lograron hacer de todos esos esfuerzos un paso más para la aceptación de todos esos intereses para el colectivo homosexual.

Uno de los mejores biopics que he visto.

Uno de los mejores biopics que he visto.

Ícono emblemático.

Ícono emblemático.

Eso sí, cabe destacar, tras un trabajo compacto, unas actuaciones que desmembran sus roles con una pericia increíble, haciendo no sólo que resulten creíbles todos los papeles que se dan en “Milk“, sino además que lo que en otros biopics podrían resultar tópicos, aquí queden expuestos con seriedad y la suficiente mesura como para regalarnos a un Sean Penn realmente magnífico, mostrar a un James Franco actuando con una naturalidad arrolladora, ver como Emile Hirsch compone un personaje secundaria de gran nivel y conseguir que todo el trabajo antes logrado no quede manchado por ninguna actuación saliera de la calidad, como quizá el film de Van Sant, que no deja de estar dentro de lo común teniendo en cuenta sus posibilidades, pero también dentro de lo plausible y elogiable. Por retratarlo todo con ese espíritu, por lograr que hasta el menor de sus personajes desborde con su voluntad.

Lo que consigue Van Sant es imprimir su forma de hacer cine a un relato que resulta interesante en todo momento. Milk es, pues, una obra de calidad estimable. Pero lo que más sorprende es que si hace unos 5 años alguien hubiera dicho que Sean Penn sería capaz de crear un personaje totalmente ameno, no lo hubiera creído, no es por que no lo considere un actor de calidad -creo que es de los mejores de su generación- sino porque comparando sus otros papeles o incluso sus apariciones públicas me parece increíble que lo lograra pero lo ha hecho y de gran manera.

El guión esta bien elaborado, al igual que sus aspectos tecnicos desde una original banda sonora a cargo de Danny Elfman asi como un excelente montaje y fotografía.

La fuerte crítica que realiza Gus Van Sant a la homofobia y a la doble moral norteamericana es excelente, presentando a los opositores de Milk, propulsores de la Propuesta 6 con material extraído de filmotecas, presentando a los verdaderos personajes sin necesidad de ser interpretados por actores.

Al grano: Documento fílmico que será objeto de reflexión a temas siempre vigentes. Con interpretaciones simplemente impactantes y convincentes. Film que demuestra que cuando Gus Van Sant se fija en mente hacer algo de verdadera calidad, lo hace y lo hace bien.

* * * * */5