Vals con Bashir

Vals con Bashir, Vals Im Bashir, Ari Folman, 2008

Vals con Bashir, Vals Im Bashir, Ari Folman, 2008

¿De qué trata?: Documental animado sobre la matanza de refugiados palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982. Una noche, en un bar, un viejo amigo cuenta al director Ari Folman que tiene una pesadilla recurrente en la que le persiguen 26 perros. Cada noche, el mismo número de animales. Los dos hombres llegan a la conclusión de que tiene que ver con una misión que realizaron para el ejército israelí durante la primera guerra con el Líbano a principios de los años ochenta. Ari se sorprende ante el hecho de que no recuerde nada de ese periodo de su vida. Intrigado, decide ver y hablar con viejos amigos y antiguos compañeros dispersados por el mundo entero. Necesita saber la verdad acerca de ese periodo y de sí mismo. Ari escarba cada vez más y sus recuerdos empiezan a reaparecer mediante imágenes surrealistas…

Lo onírico da frescura y virtualidad al realto

Lo onírico da frescura y virtualidad al realto

Vals con Bashir” es un film comprometido, arriesgado, profundamente emocional, que lleva al espectador a su terreno de manera ejemplar. Con un portentoso acabado técnico, se nos educa sobre un hecho histórico que muchos ignorarán, como es la matanza de refugiados en Líbano sucedida en 1982. Mediante un personaje principal, vamos descubriendo su vida, su historia, fundiendo imágenes oníricas con secuencias duras por su intensidad, por su realismo y su veraz forma de mostrar las secuencias. Es un film de animación que trasciende de su “género”: consigue emocionar, es informativo y lo hace de forma neutral, sin intentar modificar la opinión del espectador. No plantea dudas, no las resuelve: sólo muestra las cosas como fueron y es el espectador quien debe decidir.

El complejo de culpa, tema judaico donde los haya, es el punto de partida de una búsqueda del personaje principal, que combatió en la guerra del Líbano allá por el 82. El hombre tiene remordimientos, y trata de comprender por qué, puesto que su memoria parece haber borrado lo acontecido en aquel conflicto. Así, vamos pasando de una dimensión puramente individual de motivaciones y fantasmas del pasado, hacia diversos testimonios de otros ex-combatientes en aquellos mismos acontecimientos. El enemigo musulmán es tratado como una fuerza invisible y amorfa. Disparan, pero apenas esbozamos algún retrato facial del contricante. Son solo una amenaza latente, de la que ignoramos causas o consecuencias.

Otro cartel promocional.

Otro cartel promocional.

Y todas estas experiencias individuales que el protagonista va recolectando, se convierten en una tragedia colectiva, la de los masacrados palestinos tras el asesinato de Bashir. Y en todo esto, los israelíes son simplemente testigos que no toman parte. Si esto es éticamente reprobable, puesto que aparecen como unos pobres desgraciados que solo cumplen con su cometido mientras que en la realidad son el demiurgo de toda la espiral de violencia acontecida en la zona desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Si esto, como digo, es peligrosamente partidista, lo verdaderamente malo del film es comprobar que toda esa visión individual se va diluyendo en un magma colectivo que ni resuelve, ni aclara, ni cicatriza traumas, ni nada de nada.

Los recuerdos cohibidos, por muy escondidos que estén, siempre nos estarán alimentando, siempre seguirán rondando en nuestra vida, y basta un pequeño incidente, un inoportuno trampolín, para que salten de nuevo a escena y nos llenen el cuerpo de cicatrices. Y esto es lo que Ari Forman nos ha contado. De una manera conmovedora, en una de las interesantes animaciones del 2008.

Al grano: Interesante propuesta, sin embargo su talón de Aquiles es mostrarte sólo una capa de un hecho tan complejo. Sin embargo, es recomendable.

* * * 1/2   / 5

Star Trek

Star Trek, J. J. Abrahams, 2009
Star Trek, J. J. Abrahams, 2009

¿De qué trata?: Todo está preparado para el viaje inaugural de la nave más moderna que jamás se haya creado: la USS Enterprise. Su joven tripulación tiene una importante misión: encontrar una manera de detener al malvado Nero (Eric Bana), que movido por la venganza amenaza a toda la humanidad. Pero el destino de la galaxia está en manos de dos jóvenes rivales que nacieron en mundos diferentes. Uno de ellos, Tiberio James Kirk (Chris Pine), joven de una granja de Iowa que busca emociones, es un líder nato a la búsqueda de una causa. El otro, Spock (Zachary Quinto), que creció en el planeta Vulcano, es un paria debido a su parte medio humana, lo que lo hace susceptible a la inestabilidad de las emociones de los Vulcanos. Pero Spock es también un brillante y decidido estudiante. La tripulación de la USS está liderada por el Capitán Christopher Pike (Bruce Greenwood). También están el Oficial Médico, Leonard “Bones” McCoy (Karl Urban); el hombre que pasará a ser el ingeniero jefe del buque, Montgomery “Scotty” Scott (Simon Pegg); el oficial de comunicaciones Uhura (Zoe Saldana); el experimentado Timonel Sulu (John Cho) y el joven de 17 Chekov (Anton Yelchin). Todos se enfrentan a un angustioso primer ensayo.

Comparativo de los actores de la serie de 1966 con los del 2009

Comparativo de los actores de la serie de 1966 con los del 2009

En 1966, una serie creada por Gene Roddenberry batía con todos los records de audiencia, marcando un hito en la historia de la pantalla chica, “Star Trek”. Casi 45 años después, después de absolutos fracasos en el cine como Star Trek Némesis, llega este film de J.J. Abrams (el creador de “Lost”) dirige esta nueva película de la saga, que se podría considerar la mejor de todas. Es muy fiel a la obra original, y da como un nuevo espacio hacia otras películas futuras de la saga. Lo que hace J.J aquí con la franquicia es similar a lo que hizo Christopher Nolan en el 2005 con Batman Begins, ya que las dos son magnificas películas.

Yo nunca he sido fan de Star Trek.  Yo francamente crecí con los episodio IV, V y VI de Star Wars, pero hay algo que me llamó mucho de esta cinta, y fué el hecho de no ser una continuación a algo tan ajeno al público común sino traernos los orígenes de una saga que a la par de Star Wars es considerado un clásico dentro de la ciencia ficción.  Esta película cumple con todos los elementos de una película de ciencia ficción. Y aquí en este caso, se nota el trabajo que tiene J.J. Abrams en la dirección de blockbusters (a pesar que su nombre esté vendido en Cloverfield). La pericia que tiene en reconstruir este universo es bastante notable. Además le da un caracter fresco y ameno. Sin embargo, platicando con muchos Treekies, noté un poco de desencanto en ellos al decir que la película está muy bien hecha y realizada pero que no capta todo el concepto de lo que es Star Trek argumentando que antes la serie tenia un transfondo científico, idealista y hasta en filosofía y que ahora se muestra una simpática y estruendosa cinta hecha méramente para entretener.

El Enterprise

El Enterprise

De alguna manera esto es injusto, medir esta película con los mismos cánones originales no es correcto, pues estamos hablando de épocas totalmente diferentes. Esta versión se me hizo muy acorde a la época, renovando esta franquicia a un público joven y dinámico. El espectador se ve inmerso en las 2 horas que dura la película, todo está perfectamente calculado. Lo mejor que se puede decir de este film, es que no solo contenta a los seguidores de la saga sino aquellos espectadores que ni hayan oido hablar de Vulcano, ni de los phasers, ni del teletransporte. El guión, brillante, enlazando con toda la mitología de la serie y las películas. Épica, entretenida, emocionante y espectacular en todos los sentidos. Se nota que la película es bastante respetuosa con los fanáticos y con la saga original, ¿por qué no pueden ser otros estudios así de profesionales y responsables?

Al grano: La música del maestro Michael Giacchino, las imperdibles secuencias de acción, un guión estructurado y emocionante, y la labor de J.J. Abrahams consagran ya la primera película del verano que me ha dejado muy contento de haberla visto.

* * * * / 5

La nueva generación Star Trek

La nueva generación Star Trek

Sin Nombre

Sin Nombre, Cary Fukunaga, 2009

Sin Nombre, Cary Fukunaga, 2009

¿De qué trata?: Sayra (Paulina Gaitan), una adolescente hondureña, se reúne con su padre para viajar con él a los Estados Unidos; a partir de Chiapas, viajan en el techo de un vagón de carga, en donde son vulnerables a la naturaleza y a la violencia. Mientras tanto, en un grupo de maras uno de sus miembros se separa y huye en el tren de carga.

Cary Fukunaga, es un joven director ya bastante versado en la temática de la emigración de latinos desde Centroamérica a USA. Antes de “Sin Nombre“, ha dirigido el cortometraje, “Kofi” (2003), ganador de Mejor Corto del Bronx Independent Film Festival, y también el cortometraje “Victoria para chino” (2005), donde abordó el tema de la emigración clandestina, siendo galardonado con la Mención de Honor del Jurado en el Festival de Sundance 2005.

En “Sin nombre”, su primer largometraje, aborda el hecho social centroamericano de las “maras”, realidad cada vez más multiplicada en El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y México, es decir pandillas antisociales y delincuenciales compuestas en su mayor parte por jóvenes, adolescentes y niños, todos ellos procedentes de familias desestructurizadas, barrios marginales, pobreza endémica, emigración frustrada, gente sin educación, etc. Estos grupos de pandilleros violentos, mafiosos, brutos, drogados, animales humanos prácticamente irracionales, estas “maras”, están expansionándose y han exportado su aterrador modelo existencial a EE.UU. e incluso a Europa.

Los Mara Salvatrucha mostrados en la película, destaca Luis Fernando Peña...

Los Mara Salvatrucha mostrados en la película, destaca Luis Fernando Peña...

Parece que el tiempo dónde los malos son muy malos y los buenos son muy buenos sigue en la mente de mucha gente que considera a los grupos marginales como un enemigo de la sociedad y que estos grupos pretenden eliminar a la sociedad por su maldad e irracionalidad… ingenuo punto de vista a mi juicio. Los grupos marginales, sus problemas, necesidades y desgraciadamente sus respuestas, son inherentes a nuestra sociedad porque nuestra sociedad los ha creado, gracias a las injusticias, impunidad, desigualdad, mala distribución de la riqueza y un largo etcétera; la sociedad los ha marginado, los ha empobrecido y explotado, su existencia no es elegida, como tampoco su respuesta… “mi vida es una mierda” dice el protagonista, y una mierda es lo que esa gente ha recibido.

Migración y Maras, dos problemáticas unidas en ésta película.

Migración y Maras, dos problemáticas unidas en ésta película.

Fukunaga nos muestra con contundencia y estética lo endemoniados que pueden ser los integrantes de estas maras y como dentro de ellas se adiestran en el terror y el terrorismo de andar por casa o barrio, a simples niños a quienes despersonalizan transformándolos en bestias, en desalmados con apariencia humana. En paralelo Fukunaga vuelve a tocar de lleno el tremendo y doloroso tema de los emigrantes que ansían introducirse en EE.UU. en busca de una vida mejor, y en esta ocasión lo hace narrándonos la odisea de los emigrantes que cruzan toda Centroamérica o varios países, con la intención de llegar a colarse en EE.UU.

Toda la trama está muy bien conjuntada, narrada de manera realista y convincente; nos atrapa el interés de espectadores a través de una dinámica durísima que va aumentando conforme avanza el desarrollo de las historias paralelas que presenta.

Hablando de cine mexicano, por fortuna existen los contrastes y en los estrenos de la semana, Sin nombre, es una película mucho mejor realizada en la que noto la preocupación por entregar un trabajo detallado y de calidad. Bajo el respaldo de los estudios universal y con productores como Gael García Bernal y Diego Luna, podría haber un respaldo para que la película encontrara mayor número de recintos donde proyectarse. La última palabra la tiene el público.

Toda la parte técnica de la película es muy cuidada, el sonido y la fotografía están de elogio (cosa rara en las películas de tinte social), el guión es sumamente adecuado y realista, las actuaciones muy bien logradas. En resumidas cuentas, un producto acabado y bien hecho que sin ser panfletario te muestra una perspectiva de lo que sucede en la vida real.

Al Grano: Poderosa película que merece no ser tomada a la ligera para darle un estudio interesante. La temática mostrada en la película es verás y contundente.

* * * * 1/2 / 5