Siempre hay tiempo para reir

funny-people ¿De qué trata?: La historia ambientada en el mundo de los comediantes de standup (los monologuistas), y concretamente en George Simmons (Adam Sandler), un famoso cómico que descubre de repente que le queda poco tiempo de vida. George Simmons, que cree tenerlo todo, se da cuenta de lo que es estar cerca de la muerte, y a partir de ese momento pondrá todo su empeño en buscar aquello que realmente aporte significado a su vida.

Lo tengo que reconocer, es la mejor actuación de Adam Sandler en todo lo que le he visto, es un patán el personaje, eso es claro, pero todo ese sentimiento que es incapaz de reconocer lo hace un personaje tridimensional.

funny-people-2 La película es difícil de ver, sin embargo, tiene mucho potencial dramático que es ensombrecido por los chistes malos, pero, ¿Que en serio no se han puesto a pensar en los chistes de Polo Polo? SON LOS MISMOS! Judd Apatow ha decidido meterse con la muerte en su última película, para reirse de ella. Funny People no es una comedia al uso, ni tampoco un drama al uso. Refleja perfectamente la vida de un cómico: vemos lo triste que es su vida, pero también vemos lo divertida y graciosa que es para los demás.

Adam Sandler encarna al cómico veterano (George Simmons), el cual tras diagnosticarle una enfermedad de cierta consideración, se empieza a replantear un poco su vida en general (logros, reconocimiento, vida social y amorosa…) y al cruzarse con el cómico vocacional (Seth Rogen interpretando a Ira) decide acogerlo como ayudante (en gran parte para que le haga compañía) Y así vamos viendo las entrañas del mundo de la comedia, donde los cómicos generalmente son desgraciados que cogen sus miserias y las transforman en risas para los demás.

Funny-People-movie-u07 Habrá quien piense que Funny People está llena de chistes de genitales y que por eso se orienta a un público más juvenil. Nada de eso. Apatow nos habla, al igual que en sus anteriores películas, de la inmadurez. Personajes inmaduros que no crecen a pesar de cumplir años, como Steve Carell en "Virgen a los 40" o Seth Rogen en "Ligeramente embarazada".
Todos los personajes aquí son inmaduros, aunque vivan con sus colegas, en una gran mansión, sean empresarios (muy gracioso Eric Bana) o estén casados. Y queda claro que, si no ponemos de nuestra parte, no maduramos porque nos ocurran cosas en nuestra vida. Nadie aprende nada en esta película, y todos los personajes (excepto Ira) acaban exactamente como empezaron. Porque no se madura solo creciendo, también hay que saber extraer de lo que nos pasa.

Ya lo dice el personaje de Ira: "eres el único que no ha aprendido nada de una experiencia cercana a la muerte". Y eso no tiene nada de gracia.

Al grano: El drama de la película salva los chistes escatológicos. Se debe de ver con paciencia. Y sigo reconociendo, es una de las mejores actuaciones de Adam Sandler.

* * * / 5

Hagamos una porno

Hagamos una porno, Zack and Miri makes a porno, Kevin Smith, 2008

Hagamos una porno, Zack and Miri make a porno, Kevin Smith, 2008

¿De qué trata?: Zack (Seth Rogen)y Miri (Elizabeth Banks) son dos amigos que se conocieron en el instituto y a los que les cuesta afrontar la edad adulta pues, a sus veintimuchos años, se ven inmersos en deudas. Para hacer dinero rápido deciden montar una empresa para grabar porno amateur con sus amigos. Mientras rueden las películas, descubrirán que sentían algo más el uno hacia el otro que la platónica amistad que les había unido hasta ahora.

Debo decir que para mí Seth Rogen y Elizabeth Banks nunca se habían visto mejor interpretativamente; y esto en parte se debe a que Kevin Smith tal vez es cierto que no es un buen director técnico/visual pero lo que sí es y a nadie le queda el menor resquicio de duda, es que es un buen escritor, y que además con el tiempo ha mejorado en labores de montaje y como director de actores, a parte que siempre ha expresado un enorme fanatismo por el viejo y muy querido cine de diálogos. Smith es uno de los pocos que podría competirle a Tarantino en cuanto a quien hace más diálogos descarados. Smith nada más es más vulgar. Smith siempre hace el trabajo sucio. ¿Puede ser una comedia dulce y sucia a la vez? Todo indica que sí.

La solución de todo, hagamos una porno...

La solución de todo, hagamos una porno...

La disfruté mucho y sin verguenza. No he conocido a nadie mejor que Smith para que las conjugue de todas las formas posibles para darle un sentido a algo (de visión obligada en audio original) Además la historia tiene muchas situaciones y secuencias llenas de sinceridad. Pero también, como es normal en Smith, tiende a excederse en varias cosas. Incluso algunos ya estarán hartos de su amor por el Hockey o por la saga de “Star Wars” como ya es conocido.

Es curioso cómo una película puede ser tan contradictoria a la vez; la censura de Estados Unidos se ha encargado de perseguir la peli más inofensiva y azucarada de Kevin Smith. Porque bajo el tema del porno, los tacos, y algún que otro desnudo, se esconde el esquema típico y tópico de película romántica que hemos visto ya hasta la saciedad, de hecho el argumento es increiblemente previsible.

Vale la pena ver la película solo por algunos gags que son realmente de partirse la caja, algunos simplones y/o escatológicos pero no por eso menos efectivos. Lo de menos en la película es el argumento y la historia entre los protagonistas que no tiene ningún interés y está como metida con calzador. Lo que realmente vale la pena son las situaciones que se producen durante el rodaje de la porno, los actores friquis que escogen y el humor guarro en general.

Al grano: No por que en la silla de director diga Kevin Smith la película tiene que ser divertidísima. Sin embargo cumple a ratos a pesar de su esquema romántico y se le agradece ser mucho mejor que Jersey Girl. Pero la verdad sea dicha y no es el mismo Smith de los 90s. La salva el singular carisma de Elizabeth Banks a quien por fin se le disfruta increiblemente.

* * * / 5