Albert Nobbs (Rodrigo García, 2011)

Albert Nobbs, Rodrigo García 2011

Con esta película remarco una y mil veces el inmenso talento de Glenn Close , quien funge como actriz, guionista y productora. En esta ocasión impacta al verse transformada en Albert Nobbs. Muchas veces las prisiones en las que estamos atrapados son imposiciones propias nacidas desde la opresión de la sociedad; Albert Nobbs  trata de eso, vemos el sacrificio de una mujer en trasvestirse en varón para poder ganarse la vida más allá de las condiciones que una mujer común tendría para vivir en un Berlín de Siglo XIX.

La magnifica actuación de Close me ha dejado impactado, sin palabras. Es realmente encomiable la pasión con la que esta actriz gestionó este proyecto y se nota en cada escena en las que luce una impecable factura. Nos compenetramos con Albert Nobbs desde que la actriz es iluminada por las luces de las velas; las motivaciones de personaje se mantienen acorde, sin embargo, es interesa entender la psicología del personaje. Esta película maneja una interesante lectura lésbica, ideal para algunas discusiones en cine debates.

Todos los detalles técnicos están muy bien cuidados. Tengo que reconocer que los puntos débiles de la cinta son Mia Wasikowska y Aaron Johnson, cuya relación es muy ambivalente y no tiene objetivos claros, sobre todo de Johnson, no se profundiza en una personalidad congruente. Algunos otros personajes secundarios tienen relevancia que no deberían de tener, como esa participación de Jonathan Rhys Meyers que no aporta nada a la cinta. Realmente la cinta está construída por Close y el maravilloso personaje de Janet McTeer.

El talón de aquiles de la cinta es su guión y el final, tan abrupto como aniquilante. Un final doloroso, que no deja ni un atisbo de felicidad, algo demasiado inesperado que sucede en el tramo final sin apenas aviso, y la escena final está por demás dudosa de significación; al igual que la homosexualidad de las protagonistas, que no se sabe justificar y comprender. Queda ambiguo e inconcluso. No estoy seguro que Rodrigo García haya sido la elección correcta, y es curioso por que el director maneja muy bien la sexualidad y el psique femenino, pero esta vez, se siente forzado y artificioso.

3.5 / 5

Anuncios

“Revolución”… Breves historias para conmemorar esta fecha.

revolucion_poster

Esta cinta es un compendio de 10 cortos realizados por diferentes directores influyentes en la cinematografía mexicana actual. El resultado es un bloque inconexo debido a que cada autor no tenía conocimiento del trabajo del otro. Revolución" ofrece una visión crítica de la Revolución (1910-1917), de la que este año [2010] se celebró el centenario en nuestro país. Además algunos cortos pasan por un problema de comprensión y el mensaje final se queda en una simple pretensión. Dentro de los directores que trabajaron en este proyecto se puede mencionar a Carlos Reygadas, Gael García Bernal, Diego Luna, Rodrigo Plá, Amat Escalante, Mariana Chenillo, Patricia Riggen, Gerardo Naranjo, Rodrigo García y Fernando Eimbcke. A destacar los cortos de Chenillo y RIggen pues cumplen con el cometido de hacer una crítica formal, una de la muerte de un mexicano que valora su tierra de nacimiento y el otro sobre una mujer que sigue sufriendo por las tiendas de raya actuales llamados supermercados. Lo interesante de esta trabajo fue el estreno nacional en un canal de tv abierta para luego ser estrenada en los cines locales, un buen ejercicio para llevar el cine a todos.

3Estrellas-tealstar-thumb 3Estrellas-tealstar-thumb /5

Madre e Hija (Rodrigo García, 2010)

madre-e-hija-300x350 Con una amplia experiencia en historias no lineales el director Rodrigo García (Hijo del escritor Gabriel García Márquez) regresa a la cartelera con un drama familiar hecho para mover las fibras internas sobre varias historias sobre la maternidad. “Madre e Hija” es un drama centrado en tres mujeres: una mujer de unos cincuenta años (Annette Bening), la hija (Naomi Watts) que dio en adopción 35 años atrás, y una mujer afroamericana (Kerry Washington) que quiere adoptar un niño.

Esta es la historia de tres mujeres y sus principales relaciones amorosas: con sus hombres, con sus hijas y con sus propias madres. Ante la insistencia de su madre, Karen abandonó a la niña que tuvo con 14 años. Ahora, 36 años después, mientras sigue lamentando la pérdida de su hija, parece encontrar a un hombre que está dispuesto a darle una familia y aportar un poco de alegría a su vida. Elizabeth es aquella niña, que ahora lucha con sus propios problemas de familia, sexualidad y poder. Ella también tiene la capacidad de amar, pero será necesario que pase algo inesperado para que aprenda a adorar a otra persona. Lucy cree estar preparada para ser madre. Su propia madre será fundamental mientras Lucy aprende a cuidar a la hija que siempre ha querido tener. La cinta trata de las elecciones que hacemos, las oportunidades que perdemos y el poder del lazo irrompible entre madre e hijo.

2010_mother_and_child_002 La clave de la película es cómo evoluciona cada uno de estos tres personajes y cómo se relaciona con la gente que vive a su alrededor. Sin edulcorantes, vamos entrando en un círculo social donde se van estrechando lazos, se distancian personas, se aprende a amar. Se tratan temas muy importantes y se hace bien, desde el respeto, todo ello potenciado por las brillantes interpretaciones de las tres "protagonistas", que bien podrían a optar a un Oscar cada una y comerse a sus demás rivales. Bening está muy bien, pero Washington deja con la boca abierta, al igual que la bellísima Watts, que tiene un personaje brutal.

mother-and-child-movie-revi_150610032940 La dirección, sencilla, sin alardes, encuentra en esta sobriedad la clave. "Madre e Hija" es además un film duro, que no da respiro hasta su tramo final que, por el tono anterior de la obra, si que puede antojarse algo blandito y quizá edulcorado. Pese a todo, es una obra estimable, muy superior a gran parte de la cosecha americana del presente año y que, a pesar de no ser un drama grandilocuente, encuentra en su sinceridad ese "algo" que encumbra una obra pequeña al podio de las grandes películas. Desde ya, una obra a reivindicar.

***1/2 de 5