Frost/Nixon

El desafío: Frost contra Nixon, Frost/Nixon, Ron Howard, 2008

El desafío: Frost contra Nixon, Frost/Nixon, Ron Howard, 2008

¿De qué trata?: Adaptación de la obra teatral de Peter Morgan sobre la serie de entrevistas del periodista David Frost al presidente Richard Nixon. En los tres años siguientes a verse obligado a dejar la Casa Blanca, Richard Nixon(Frank Langella) permaneció en silencio. Sin embargo, en el verano de 1977, el astuto y frío ex presidente aceptó conceder una única entrevista y contestar a preguntas acerca de su mandato y del escándalo Watergate que acabó con su presidencia. Nixon sorprendió a todos al escoger a David Frost (Michael Sheen) como confesor televisivo, seguro de que podría con el alegre presentador británico y se ganaría los corazones y las mentes de los estadounidenses. El equipo de Frost no estaba seguro de que el periodista fuera capaz de llevar a Nixon adonde quería. Pero en cuanto empezaron a rodar, la batalla comenzó. ¿Podría Nixon eludir las preguntas acerca de su papel en una de las mayores vergüenzas sufridas por la nación? ¿Exigiría Frost respuestas claras del hombre que llegó al poder por ser el maestro de la evasiva? Durante la entrevista, cada uno revela sus inseguridades, personalidad e inesperadas reservas de dignidad, para llegar por fin a una asombrosa exhibición de sinceridad.

La cosa no es adaptar una obra de teatro, ni hacer un drama político, ni tampoco lograr que Frank Langella entregue una de las mejores interpretaciones del año pasado.No defiendo a Ron Howard por que el trabajo suyo es bastante mediocre, pero cuando hay que reconocerle un mérito a un director, se hace y punto. Y Frost/Nixon es, como poco, digna de aplausos no sólo por su contenido sino por sus formas.

De la vida real al teatro, del teatro al cine...

De la vida real al teatro, del teatro al cine...

Para empezar por que dura dos horas y se pasan volando. A mi la política no me interesa y aún así, me pareció más que amena y entretenida. Su fantástico montaje hace que la cosa nunca se haga pesada y la intensidad que va adquiriendo el film a medida que avanza es abrumadora, llegando en la última media hora a convertirse en una montaña rusa que se queda siempre arriba y, ni siquiera con ese final discutible para algunos, consigue bajar el nivel. Esto se debe principalmente al duelo interpretativo que se crea entre Langella, que está descomunal interpretando a Nixon, y Michael Sheen en el papel del periodista David Frost. ¿Secundarios? Nada menos que Rebecca HallKevin Bacon o Sam Rockwell.

Con un formato que se mueve entre el falso documental y el reportaje de investigación, Frost/Nixon arranca con un vigor y un sentido del ritmo cuyo único objetivo es atraer y situar al espectador de forma sencilla e impactante. Una forma concisa, verosímil y directa de introducir un tema que en otro formato podría resultar tedioso.

Destaca la presencia de Rebecca Hall

Destaca la presencia de Rebecca Hall

Pero tal y como la barra del título indica, el desdoblamiento en los retratos de los protagonistas se configura de forma desigual, casi contrapuesta. Mientras Nixon recibe todo el cariño del director, abundando en primeros planos que marcan su personalidad mediante sus expresiones, Frost siempre es filmado desde la distancia, como una no persona más interesada en su relevancia pública que en su propio yo, y de la que sólo observamos sus rasgos mediante la descripción que de ella nos hace su entorno.

Es precisamente el punto de convergencia del film, donde debería librarse un pulso de igual a igual, cuando definitivamente se produce un decaimiento formal pasando a ser un mero ejercicio rutinario, un toma y daca que lejos de la tensión que se le debería suponer cae en el habitual recursos de un soso plano contraplano sin ninguna dimensión emocional apreciable, por más que el director intente enfatizarlo mediante las reacciones exteriores al desarrollo de la entrevista.

Por ello el desenlace de Frost/Nixon no deja de ser decepcionante en cuanto supone un nuevo giro sentimentaloide, de nula verosimilitud dramática, impregnado de una especie de lirismo impostado que destruye parcialmente toda la narración anterior. Un regreso a ese imaginario colectivo de la vieja América donde hasta los hombres malos tienen su corazón. Una forma pues, que huele a trampa con tufillo neoconservador, de cerrar uno de los trabajos más interesantes de Howard, pero que queda a años luz de la gran película que pudiera haber sido.

Al grano: Excelente traspaso de teatro a cine de una historia que estaba obligada a ser realizada con una impecable factura. Al final la historia no defrauda pero al final queda un hueco de que pudo haber tenido un descenlace menos poético.

* * * * / 5

Woody Allen se da una vuelta por España… Vicky Cristina Barcelona

Una pelicula muy rica en imágenes...

Una película muy rica en imágenes...

¿De qué trata?: Dos jóvenes norteamericanas, Vicky (Rebecca Hall) y Cristina (Scarlett Johansson) van a Barcelona a pasar unas vacaciones de verano. Vicky es sensible y tiene intención de casarse; Cristina es emocional y busca aventuras sexuales. En Barcelona, ambas se ven envueltas en una relación poco convencional con Juan Antonio (Javier Bardem), un carismático pintor que todavía tiene algo con su temperamental ex-mujer, María Elena (Penélope Cruz).

“Vicky Cristina Barcelona” es una gran comedia, evidentemente no es la mejor del newyorkino, pero la disfruté bastante. Pero más allá de la extravagante comedia que contemplamos, Allen nos sugiere otras cosas que poco tienen de comedia. La fugacidad, el final de un nunca eterno amor es expuesta de forma sutil pero certera.

Me gusta cómo juega con el contraste de las dos formas y filosofías de vidas antagónicas que refleja el film (espontaneidad, disfrute y creatividad versus control, planificación y previsibilidad) para caricaturizar a buena parte de la sociedad norteamericana y de paso a  la civlización occidental en su conjunto.

Uno de los mejores papeles de Penélope Cruz

Uno de los mejores papeles de Penélope Cruz

Penélope Cruz está genial en la película, esta es una de las pocas películas en las que me ha convencido y además muy pero que muy satisfactoriamente, se nota que quería trabajar con Allen. El resto del reparto también es de notable alto, Javier Bardem carismático y fresco, Scarlett  Johansson se muestra bien a secas y Rebecca Hall la gran revelación, que logra destacar sobre Johansson con un personaje bien estructurado e intencionado.Vicky (Rebeca Hall) y Juan Antonio (Javier Bardem)

La nueva etapa Allen es interesante,  Match Point es de sus mejores películas, Scoop es entretenida y Cassandra’s Dream es visible por sus protagonistas masculinos. En esta película me encanta la fotografía pues explota los escenarios españoles al 100%, el guión en esta película es más complejo de lo que parece, es inteligente, tiene belleza, originalidad, es sexy pero ante todo, es muy entrañable y tiene encanto.

Otra cosa a tener en cuenta es que es, sin duda, una película para españoles. Me explico: la alternancia entre español e inglés entre los personajes de Bardem y Cruz y escuchar a ésta última despotricar, gritar, vacilar y discutir en español es sólo un placer para aquellos que conozcan la lengua de Cervantes.

Barcelona, sus calles, Gaudí y demás delicias mediterráneas son la bandera de esta comedia.

Maria Elena (Penélope Cruz), Juan Antonio (Javier Bardem) y Christina (Scarlett Johansson)

María Elena (Penélope Cruz), Juan Antonio (Javier Bardem) y Christina (Scarlett Johansson)

Lo mejor de todo, no es que tras una presentación directa como la que ofrece pueda dar continuidad a su historia sin que no decaiga, sino que además, añada elementos a la trama que la ensalzan todavía más, haciendo que su film se torne fresco, impostado, atrevido y ciertamente ingenioso por saber desembocar en esa historia de amoríos sin que nada de ello se antoje inverosímil o artificial.

Sus personajes, además, son explotados al máximo y todos sus rasgos son expuestos en una genial paleta haciendo que cada uno aporte sus particulares tintes dentro de esa inmadurez o fogosidad que rezuman los protagonistas, pero que en ningún instante resta importancia a esas relaciones que tienen peso, interés y están maduradas de modo espectacular, teniendo en cuenta siempre la incertidumbre de esos personajes tan sometidos a las consecuencias de sus irreflexivos actos.

Woody Allen dirige a un elenco fresco y dinámico

Woody Allen dirige a un elenco fresco y dinámico

Al grano: No es la mejor película de Woody Allen,pero al menos pudo haber sido un buena continuación después de Match Point. Es un Woody fresco, ágil ydescarado. Las complejas relaciones interpersonales expuestas a un nivel reflexivo. Penélope Cruz se roba el show.

*  *  *  * /   5