Día de los Enamorados (Valentine’s Day)

ValentinesDayPoster6

En "Día de los enamorados" vemos cómo se cruzan varias historias durante el Día de San Valentín: una oficial del ejército (Julia Roberts) que abandona Iraq y que viaja hasta Los Ángeles en un vuelo en el que también va un homosexual (Bradley Cooper), siendo la pareja de éste un jugador de fútbol americano que aún no ha salido del armario; el dueño de una floristería (Ashton Kutcher) que le propone matrimonio a su chica (Jessica Alba) y que, sin embargo, se percata de que está enamorado de una amiga cercana (Jennifer Garner) cuyo novio está en realidad casado; una jubilada (Shirley MacLaine) que le desvela a su marido que mantuvo un largo romance con otra persona; una mujer (Anne Hathaway) que trabaja en la agencia de talentos más importante de la ciudad y que está saliendo con un empleado de una oficina de correos; y, finalmente, una desafortunada publicista (Jessica Biel) que no tiene con quién quedar el Día de San Valentín.

Es verdad que a este tipo de películas no se les puede exigir demasiado, y que el público ya sabe a lo que va cuando entra a verlas en una sala: es sólo una excusa comercial para atraer muchos espectadores en el cine, un panorama liviano que sólo busca divertir y hacer pasar un buen rato a quienes quieren coronar una cita romántica, esta vez con el plus de reunir en una misma cinta a un elenco lleno de figuras famosas, estrellas… y algunos -sólo algunos- actores destacados. Pero aunque se supone que no debemos ser tan graves y severos con esta clase de cine, tras ver "Día de los Enamorados" es inevitable pensar que antes de esforzarse en reunir a su reparto estelar, los productores debieron preocuparse de contar con un guión decente, o al menos inteligente y que no crea que los espectadores nunca antes han visto una película romántica.

Es tal la cantidad de lugares comunes que abunda en esta película que se la podría considerar la madre de las comedias románticas predecibles y rutinarias (incluyendo las canciones de su soundtrack)… además, se sabe que siempre la receta de juntar muchas historias para contarlas en paralelo, es arma de doble filo: es ineludible que sea muy poco lo que se puede profundizar en los personajes y situaciones, e inevitablemente algunos de ellos serán sólo un adorno en la trama, cuya desaparición no alteraría demasiado las cosas en el contexto general y dan exactamente lo mismo.

El resultado final: muy pocas risas -casi todas ellas por cuenta de Hathaway-, romance por todos lados pero lleno de cursilería y escasa espontaneidad, una dirección con piloto automático y un guión ridículo, que llega a provocar risa por lo malo y su acumulación de clichés. A pesar de todo esto, de seguro muchos la disfrutarán y servirá para estimular su romanticismo, pero al menos a mí me pareció muy, pero muy mala.

*/5

Sabor a miel… mucha miel (The secret life of bees)

Sabor a miel, The Secret Life of Bees, Gina Prince-Bythewood, 2008

Sabor a miel, The Secret Life of Bees, Gina Prince-Bythewood, 2008

¿De qué trata?: En Carolina del Sur, año 1964. Lily Owens (Dakota Fanning) es un niña de 14 años que decide escapar de la problemática relación que tiene con su padre huyendo de su casa, junto a su cuidadora y única amiga (Jennifer Hudson), para terminar en un pequeño pueblecito que guarda el secreto del pasado de su madre. Allí son acogidas por tres excéntricas hermanas apicultoras (Queen Latifah, Sophie Okonedo y Alicia Keys).

Una cinta sobre el vacío afectivo y la búsqueda de la verdad en el pasado, que a priori pareciera que debería emocionar mucho y no lo logra con tanta efectividad porque se diluye su concentración emotiva dentro de un cúmulo de situaciones apenas discretas desde la sensibilidad.

Agradable película con aspecto de telefilm con medios, que supone el reencuentro del espectador con una Dakota Fanning adolescente. El film se basa en un best-seller de Sue Monk Kidd que cuenta una conmovedora historia cargada de emotividad ambientada en Carolina del Sur en 1964. Partiendo de esa base, la película gustará a todos aquellos amantes de los filmes emotivos, de esos que cuentan historias capaces de conmovernos. Sin embargo, la película, que tenía todos los mimbres para ponernos el corazón en un vilo, volver nuestra alma del revés y dejarnos satisfechamente destrozados, se conforma con conmovernos en momentos aislados y generar alguna lagrimilla en el espectador dependiendo de su “nivel de generación hídrica”.

Las protagonistas de esta historia...

Las protagonistas de esta historia...

Entonces, si con un argumento sólido y efectista, un reparto más que prometedor, una ambientación adecuada y una temática más que oportuna… ¿que falla? En mi opinión está claro: por un lado una dirección indolente y confiada, que no logra en ningún momento hacerse con el ritmo de la historia, ni encontrar el tono apropiado en las interpretaciones y por otro lado un casting mal confeccionado.

Le sobra miel a la película...

Le sobra miel a la película...

Más allá de la solvencia, apabullante, de Dakota Fanning y del carisma a prueba de bombas de Queen Lafifah, hay personajes que no encuentran su espacio en el corazón del espectador, algunos se hacen realmente antipáticos como el de June, que no logra el equilibrio que debió tener su papel. Otros, como May que debía haber robado nuestro corazón desde el primer momento, juega peligrosamente con el ridículo.Paul Bettany está excesivo en su violento rol y Jennifer Hudson, con una presencia poderosísima) está francamente desaprovechada. Si a eso le unimos que el papel de Latifah requería de una persona de más edad para ser creible en el desarrollo de la trama, podemos darnos del caos. No obstante, no creo que nadie salga del cine con la sensación de haber sido estafado, unos saldreis encantados y otros dirán… “bueno, no está mal, pero me emociona más ver a Bárbara Grego en la novela… (Lucero, en Mañana es para siempre)”.

Dakota Fanning en un papel acorde a su edad

Dakota Fanning en un papel acorde a su edad

El filme lamentablemente licua su potencial dramático y sensible en alternativas sosas e indolentes, de esta manera se convierte en una cinta apenas pasable donde de a ratos se toca la fibra interior del espectador pero en otros pasajes se torna muy redundante y sin tanto excite ni profundidad emotiva.

La película quiere desarrollar por una parte la defensa de los derechos civiles y la igualdad de condición por parte de la gente negra, mientras que por otro lado quiere proponer una narración sentida e intimista sobre las vivencias amargas de una adolescente que va descubriendo la verdad sobre la carencia afectiva vivenciada debido a la malograda relación que mantiene con su padre y a la ausencia de su madre.

Pero el resultado es una mediocre propuesta que no emociona lo suficiente como para llegar a lo más recóndito del corazón del espectador. No desestabiliza con su carga de amargura en la medida de lo esperado teniendo en cuenta el elenco y la aparición de Dakota Fanning como protagonista principal luego de sus conmovedores trabajos que le habíamos visto realizar de niña.

Al grano: Es un film excesivamente meloso, con actuaciones mediocres, con un ritmo lento y aburrido, una dirección muy “light” que deja un sabor de miel aguada en la boca.

* * / 5