La ciudad de las tormentas (GREEN ZONE) / Bélica y poderosa

Green Zone

La ciudad de las tormentas, Green Zone, Dir. Paul Greengrass, 2010

Durante la ocupación de Bagdad en 2003 por tropas estadounidenses, al subteniente Roy Miller (Matt Damon) y a su equipo les encargan la misión de recorrer el desierto en busca de armas de destrucción masiva supuestamente almacenadas allí. Registran escondite tras escondite, a cual más peligroso, pero en vez de letales agentes químicos, descubren un elaborado plan que cambia el propósito de su misión. Rodeado de agentes con objetivos contradictorios, Miller debe abrirse camino entre una maraña de espías en un país desconocido mientras intenta encontrar respuestas que quizá sirvan para salvar a un gobierno o para extender la guerra en una región muy inestable. No tardará en descubrir que, en un momento difícil y en una región explosiva, el arma más difícil de encontrar es la verdad.

Green Zone” es una película que es movida por secuencias de acción rodadas con la intención de resultar verosímiles, con personajes realistas y con un guión que contiene un gran elemento político y de crítica a las motivaciones de la guerra de Irak. Si bien es cierto que las implicaciones del gobierno estadounidense nunca son desarrolladas todo lo que se podría y quedan demasiado abarcadas en un único personaje interpretado por Greg Kinnear. Esta película tiene una intención de denuncia y para ello, emplea aspectos formales del cine de entretenimiento, pero no al revés. Pero si en algo peca el buen guión de Brian Helgeland es de obviedad en varios aspectos. Hoy en día es fácil intuir la verdad sobre las armas de destrucción masiva con lo que resulta evidente hacia dónde se dirige la trama, de hecho ésta es en varios puntos demasiado previsible, llegando hasta un final de redención puramente americanizado.

Green Zone

Se podría considerar a “Green Zone” como una película políticamente incorrecta, en contraposición con la vencedora de los Oscar 2010. No digo con esto que “The Hurt Locker” sea peor film. Pero una gran pregunta se esboza en mi mente: ¿Qué hubiese pasado si “The Hurt Locker” tratara el tema de las (desaparecidas) armas de destrucción masiva, y la burocracia falseada siempre por los Estados Unidos mediante sus medios informativos? Pues lo más seguro es que, el oscar a mejor película se lo hubiese llevado Avatar“.

El estadounidense medio de hoy en día es crítico con las guerras en concreto, no con la trayectoria imperialista de su país. Como cualquier imperio a lo largo de la Historia, este llegará a su fin. Ya se han curtido en todo tipo batallas desde final de la Primera Guerra Mundial, cuando Estados Unidos se convirtió en el primer banquero y productor industrial del mundo. Más tarde vendrían la Segunda Guerra Mundial con el absoluto consentimiento de su población, seguida de la impopular incursión en Vietnam.

La calidad de la cinta a nivel interpretativo, es soberbia; tanto por Matt como por el resto del elenco, bordando con total veracidad sus papeles gracias sobretodo a su gran ritmo y duración adecuada.

Escenarios, decorados y demás stuff utilizado para el rodaje (sobretodo los extras haciendo de población irakí) son alucinantes, en todo momento crees que estas en Irak. El desastre en las calles, el gentío rodeando a los soldados.. se siente el “agobio” que supondría estar en esas circunstancias y sobretodo la tensión a la que se vieron sometidos los militares en sus acciones.

Nunca he sido muy fan de las películas bélicas, pero ésta te absorbe en la historia, sin llegar a reconocer a los EEUU como los buenos, y los irakíes como los malos, ni viceversa.

Es la expresión tal cual de la realidad, de hasta donde estaría dispuesto a llegar un país (los americanos lo que sea por lo que sea) con tal de conseguir sus objetivos, que como siempre, son clasificados y confidenciales.

****/5

Green Zone

“Brothers” / Entre Hermanos / Le falta un poco más de sazón…

Brothers

Entre Hermanos, Brothers, Dir. Jim Sheridan, 2009

Remake del film danés de Susanne Bier, “Brothers (Brødre)” (2004). El capitán Sam Cahill (Tobey Maguire), un condecorado marine, es enviado a combatir en Afganistán. Tras meses de búsqueda, el gobierno le declara fallecido o desaparecido. Tras saber la noticia, su hermano pequeño Tommy (Jake Gyllenhaal) se queda en Estados Unidos, cuidando de su cuñada Grace (Natalie Portman) y sus sobrinos. Con el tiempo, el hermano se gana el cariño y el amor de ellos hasta tal punto de sustituir a su hermano como marido y como padre. Pero un día reciben una noticia inesperada, cuyas consecuencias sacudirán la unidad de la familia.

Sin haber visto el original danés en que está basada esta película, y por lo tanto sin poder compararlas, he de decir que “Brothers” es un film aceptable. Un poco previsible, quizás, y convenientemente moldeado al gusto norteamericano, pero la mezcla de conflicto familiar y secuelas atormentadas de una experiencia bélica resulta bastante interesante.

La película cuenta con un trío protagonista que me encanta. Los tres realizan unas interpretaciones muy buenas y contenidas, aunque, en este caso, la palma se la lleva Tobey Maguire, sencillamente estupendo.

Es un relato que expone en forma desgarradora las aberraciones y traumas que producen los conflictos armados, no sólo en la faceta física y en la psicológica, sino que también en la relacional-social. Un film que trata temas como el matrimonio, la guerra, la relación entre padres e hijos.

La película no sólo narra las experiencias vividas del soldado, si no también las repercusiones en la familia y los daños que se causan al ser mandado un pilar de familia. Las consecuencias de una guerra es un tema bastante socorrido para la industria cinematográfica pero en pocas situaciones llega a conmover.

Brothers

Se trata “Brothers” de una sobria y dura película. La dirección de Jim Sheridan es tranquila, correcta, sin golpes de genio pero rehuyendo las estridencias. La fuerza de la película está en su guión, el cual, deja que la historia fluya y sean los actores los que la lleven a buen puerto, sin emplear recursos que entorpezcan la comprensión de la trama.

Sin embargo, es hora de ponerme rudo y es que “Brothers” adolece de algunas limitaciones importantes. Se trata de una película que exceptuando el final, peca de excesivamente plana y superficial. La tensión argumental y el drama no hacen mucha reflexión en el espectador, por lo tanto, no convencen.

Y es así que a pesar de las buenas intervenciones de los actores, la cinta no logra tejer una relación, ni consistente ni creíble, entre los personajes; en parte porque no ahonda en su psicología (se queda en lo superficial) y porque deja demasiado a la vista los hilos que mueven a sus personajes.

Tal vez un poco más de metraje no hubiera estado mal, sobretodo para ver la evolución de Portman y las niñas que por cierto, lo hacen muy bien y tienen importancia en la historia.

* * * 1/2 / 5

Crítica escrita por Gustavo Barrientos para EXTRACINE el día 8 de abril del 2010