Sex and the city 2

sex_and_the_city_2_poster_002_90658188 La trama de la secuela gira en torno a la vida de recién casados de Carrie (Sarah Jessica Parker) y Big (Chris Noth), así como de esas esporádicas tentaciones que pueden, ocasionalmente, arruinar su matrimonio. Charlotte (Kristin Davis) tendrá que arreglárselas como mamá, Miranda (Cynthia Nixon) cambia de carrera tras una renuncia y Samantha (Kim Cattrall) vuelve a reencontrarse con su ex Smith.

Y que vuelven las cuatro señoras más infuyentes de la moda después de algunos años de ausencia. Uno como fiel seguidor de la serie no puede evitar no hacer referencias a tantos años de transmitir lo que era una serie diferente en muchos aspectos, la primera que hablaba sobre mujeres sin tapujos, con respecto a su sexualidad y a su atrevido estilo de vida. Ahora con el paso de la anterior cinta y esta nueva entrega, los personajes han perdido ese fresco brillo para lucir acartonados y pretenciosos.

Y también es verdad que la mordacidad, la chispa, el ingenio y el sarcasmo que seis temporadas supieron explotar sabiamente se va agotando, culpa sin duda de un guión malísimo que alterna momentos estupendos con otros absolutamente vergonzosos.

Cada vez que veo la primer película me deja el sabor de un capítulo de dos horas, esta cinta, me dejó lo mismo. No es que no tenga buenos momentos, de hecho esta secuela me entretuvo bastante, pero para los cánones cinematográficos nos queda debiendo mucho como “película”.

Sex and the City 2 La película de Michael Patrick King es un buen ejercicio publicitario de branding. No olvidemos que uno no consume el productor si no la imagen que tiene ese producto. Así que en este contexto, la lección debe quedar bien aprendida. Por lo demás, “Sexo en Nueva York 2”, es además una historia sobre la amistad entre amigas, que si bien se apoyan entre sí, al final la quimera deja claro el mensaje de no ir más allá de las reales posibilidades. 

Y es que para no salir corriendo, como ellas al final de la cinta, es mejor no dejarse llevar por tanta superficialidad. Bien por la música y, por aquello del poder de la imagen como marca. Además, de las breves apariciones de Liza Minelli y Penélope Cruz.

Esta película, aunque no sea una gran película, es realmente divertida y entretenida. Pero, eso sí, es para amantes y fieles fans de la serie. Cierto es que no aporta nada nuevo y que es totalmente prescindible para el desarrollo final de la historia y todo eso, pero si eres fan de la serie, te encantará. No voy a ponerme ahora a argumentar cosas como los lujos de la serie, las riquezas de la chica o ciertas superficialidades. La serie es, ante todo, eso: una serie, simplemente para entretener.

satc_87451487

No todo puede ser enjuiciado y encerrado en lo que debería ser correcto y lo que puede ofender. Es cine, es diversión, hay cine bastante más ofensivo y denigrante, películas de terror que pueden fomentar la violencia. Esta película entretiene y te hace pasar un rato muy divertido, y no creo que esto sea opinión exclusiva mía, puesto que la gente que me rodeaba en el cine se partía de risa al tiempo que yo con las mismas situaciones.

Pero lo que más duele, para un seguidor de la serie durante años, es que al final Carrie se transforma en todo aquello que criticaba en sus años de soltería. Aquellas mujeres que renunciaban a sus "yo" por un matrimonio, un hombre, una casa que mantener, una tradición. Por más que intente camuflar en originalidad su matrimonio, sigue siendo el cuento del príncipe azul. Por no decir que intentar hacernos creer que el paso del tiempo les va a dar de lado a ellas, solo hace más irreal la historia. Me refiero en concreto a Samantha, que es en la serie uno de los personajes más originales y que genera afinidad por sus descaros y su disfrute de la libertad sexual, que ahora resulta ridícula y carente de todo sentido. 

En definitiva, las chicas se hacen mayores (como había leído en alguna crítica) y nos van a hacer apreciar aún más si cabe la maravilla de aquellos años donde una vez por semana, un grupo de chicas nos enseñaban sus desengaños, fracasos, victorias y sobre todo el descaro de contar lo que hasta ese momento todo el mundo tenía en la cabeza pero a nadie se le había ocurrido convertirlo en guía para hombres y reflejo de sentimientos para las mujeres.

satc3_87451235

The reader – Una pasión secreta

Una pasión secreta, The reader, Stephen Daldry, 2008.

Una pasión secreta, The reader, Stephen Daldry, 2008.

¿De qué trata?: Cuando cae enfermo en su camino a casa desde el colegio, Michael Berg (David Kross), un joven de 15 años, es rescatado por Hanna Schmitz(Kate Winslet), una mujer que le dobla la edad. Ambos comienzan un apasionado y secreto idilio, hasta que Hanna desaparece un día misteriosamente dejando a Michael confuso y desolado. Ocho años más tarde, siendo estudiante de Derecho, Michael asiste como observador a un tribunal donde se está juzgando a colaboradores de la Alemania Nazi y se queda atónito al encontrarse de nuevo con su antigua amante, esta vez, como acusada. A medida que se va revelando el pasado de la mujer, Michael descubre un profundo secreto que tendrá un gran impacto en la vida de ambos.

Bien trazada la relación entre los personajes, Hanna y Michael

Bien trazada la relación entre los personajes, Hanna y Michael

Y aquí está Stephen Daldry para demostrar por qué se ha ganado el respeto tanto por parte de la crítica como del público. Con ‘Billy Elliot’ emocionó, con ‘The Hours’ mostró sus dotes para el drama, y con ‘Una pasión secreta’ está dispuesto a remover conciencias. El filme se divide en dos partes claramente diferenciadas. Tanto que hasta que no llegamos al final cuesta creer que formen parte del mismo discurso. La primera mitad nos presenta la relación amorosa de los protagonistas. Me gustaron sus primeros pasos, con la historia planteada a modo de flashback, con escenas rebosantes de sensualidad, con un aire enrarecido e intrigante. Kate Winslet, una actoraza en toda regla que se come la pantalla entera -y a todo el que se encuentra en ella- en cada escena en la que aparece.

En la segunda mitad es cuando todo cobra sentido. Es aquí donde otros muchos filmes hubieran fracasado estrepitosamente. Pero lejos de ello, ‘Una pasión secreta’ se crece ante la adversidad y consigue construir una gran historia sobre la relación del pueblo alemán con el nazismo, un tema extremadamente complicado pero tratado con gran delicadeza. El poder que tiene Daldry en cada uno de sus films, hacer tan mesurado algo tan increiblemente poderoso de manera que vemos lo delicado pero recibimos lo poderoso.

Pasión si, amor, sólo ellos lo saben....

Pasión si, amor, sólo ellos lo saben....

La aparente sencillez de ‘Una pasión secreta’ es una excelente arma de combate y da libertad al autor para desarrollar con total libertad un sólido discurso que habla del amor, la culpa, la memoria y la responsabilidad histórica. Es, como ya se ha dicho antes, la recta final la que da sentido a todo lo visto hasta entonces. Hasta consigue que se revaloricen los que a primera vista parecían cabos sueltos en la primera parte. Con todo ello Daldry nos brinda un producto inteligente, que da que pensar, que se aleja de las odiosas tendencias manipuladoras (tan abundantes en estas películas) y que ofrece una infinidad de lecturas.

Excelente trabajo de David Kross

Excelente trabajo de David Kross

Ralph Fiennes está correctísimo y Lena Olinestá muy bien también en esa secuencia final en la que ambos cierran las puertas al pasado sin embargo quien también merecía reconocimiento es David Kross, quien cumple de manera impecable cada uno de las escenas y se pone a tono contra Kate Winslett. Ese muchacho puede dar mucho en futuras películas.

Analizando “Una pasión secreta” superficialmente se diria que es un una cinta bonita en su trasfondo conceptual, que nos demuestra cómo la lectura de libros sirve en este caso como satisfacción del alma, como tranquilizante de la conciencia que carcome, como vehículo que rompe con las barreras físicas del espacio y el tiempo. Sin embargo es más que eso. Mucho más, quienes no la han visto, les recomiendo que vayan y descubra ese inmenso poder que tiene. Por que es de esas películas que hay que ver. Totalmente, recomendable. Lejos de un espectáculo visual ofrece mucho poderío emocional, de ese que sólo Daldry puede contener y finamente matizar.

Que si debía ganar por Revolutionary Road, no sé, AQUÍ ESTÁ INMENSA.....

Que si debía ganar por Revolutionary Road, no sé, AQUÍ ESTÁ INMENSA.....

Al grano: Cinta que  deja bien claro qué difícil es para el ser humano el perdonar agresiones y más aún el perdonarse a sí mismo por errores cometidos.

* * * * * / 5