Slumdog Millionaire

Slumdog Millionaire

Slumdog Millionaire

¿De qué trata?:

Jamal Malik (Dev Patel) es un adolescente pobre de Bombay que un día se apunta para ir a la versión hindú del programa “¿Quiéres ser millonario?”. A partir de su participación en el programa, su vida sufrirá un gran vuelco…

“Slumdog”, término que me resultó muy curioso y que es acuñado para denominar a todos aquellos que viven en el barrio marginal de una gran ciudad, refiriéndonos siempre al país asiático, es el gran epicentro del nuevo trabajo de Danny Boyle, y es que, leyendo el título original, sin conocer el significado del vocablo, uno puede hacerse una idea errónea de lo que verá en “Slumdog Millionaire” que, no, no es sólo un muchacho transformándose en millonario de la noche a la mañana sino, una especie de reflejo sobre lo que puede llegar a implicar ser un “Slumdog” y vivir en un Slum (barrio),  y aquí se logra un amplio reflejo que no será más que un pretexto, sí, pero bien contado, narrado y explicado.

Latika

Latika

Adecuando así, su estilo narrativo para esta última obra, el cineasta británico nos regala un primer tramo de film sorprendente y cautivador, donde lo que parecía ser una historia de amor empalagosa, no se transforma en tal hasta bien llegado el último tercio de film. Entretanto, el inglés nos introduce en situación, y da los primeros pasos construyendo esa historia sobre un concursante detenido por ser sospechoso de realizar trampas como un arma para ofrecernos un (en ocasiones) crudo retrato de su país de origen y, la mayoría del tiempo, un vivaz retrato sobre su protagonista y sobre como consiguió retener todas esas respuestas en su mente durante momentos que le marcaron en su infancia.

Reflexión sobre el poder y la avaricia....

Reflexión sobre el poder y la avaricia....

Para lograrlo, Boyle tira no sólo de una fotografía soberbia que refleja a la perfección la esencia de ese país, sin necesidad de extravagante colorido o rebuscados parajes, sino también realiza un gran trabajo manejando la cámara a la perfección, gracias a encuadres logrados y un dinamismo exquisito, y cuadra como si nada los flashbacks que componen la cinta sin que esta se resienta por un solo minuto.

Jamal y su hermano

Jamal y su hermano

Tras ese retrato, que a muchos remitirá directamente a “Ciudad de Dios“, aunque a mi parecer más vigoroso (siempre y cuando tengamos en cuenta el número de historias desarrolladas allí y la cantidad de peripecias por las que pasan aquí Jamal y su hermano) y menos crudo pero, eso sí, igual de estilizado y con unas pretensiones completamente distintas, se da cita aquello que todos esperábamos, que no es más que la historia amorosa introducida para concluir “Slumdog Millionaire”.

El Romanticismo hace perder la intensidad y realismo a la historia

El Romanticismo hace perder la intensidad y realismo a la historia

En ese romanticismo, se pierde la intensidad anteriormente mantenida, pero se mantiene el interés para llegar a un final satisfactorio, sobre todo teniendo en cuenta lo que prometía el film, y lo que termina regalando, que es mucho más que miel sobre ojuelas, pues tras ella queda un relato inteligente y conciso que atrae y engancha como pocas películas han conseguido esta temporada. Y eso ya son méritos más que suficientes, digo yo.

Al grano: Cinta que  mezcla la factura de una película occidental y una película típicamente de Bolliwood que no defrauda y que deja gratamente sorprendidos por su textura y mensaje.

* * * * 1/2 / 5

Persepolis… (Se las debía..)

Persepolis, una gran joya animada

Persepolis, una gran joya animada

¿De qué trata?: Narra la conmovedora historia autobiográfica de una niña iraní en pleno fundamentalismo islámico, desde la revolución islámica hasta nuestros días. Cuando los fundamentalistas toman el poder forzando a las mujeres a llevar velo y encarcelando a miles de personas, Marjane descubre el punk, ABBA y a Iron Maiden mientras vive el terror de la persecución del nuevo gobierno y la guerra de Irán e Irak. Como adolescente la envían a Europa, donde por fin puede comparar otras culturas con el fundamentalismo religioso del que escapó. Eventualmente la protagonista se adapta bien a su nueva vida, pero no soporta la soledad y vuelve con su familia, aunque eso signifique ponerse el velo y sentirse sometida a una sociedad tiránica… Con las voces originales en francés de Catherine Deneuve y Chiara Mastroiani.

“Persépolis” es una pequeña y curiosa joya de esas que se encuentra uno muy de vez en cuando en la cartelera. La película consigue mezclar lo cómico y lo atroz, emociona, entretiene y está cargada de realismo y de magia.

El film encierra una profunda sabiduría envuelta por una capa simple y sencilla, lo que le da valor y consigue un relato universal, seguramente la clave de su éxito. Un recorrido apasionante por el Irán de los años 80 y principios de los 90, visto por los ojos de una niña que se hace adulta a marchas forzadas en un contexto muy complicado. Por si fuera poco es didáctica, ya que supone una lección de historia para los que desconozcan, como yo, la reciente historia iraní.
Marjane Satrapi, creadora del famoso cómic autobiográfico y ahora codirectora de la adaptación cinematográfica de Persépolis, rechazó numerosas y suculentas ofertas llegadas desde Hollywood a raíz del éxito de su obra para llevarla al cine en Estados Unidos. La iraní prefirió llevarla a cabo en Francia, su segunda casa, para así conseguir una adaptación al celuloide más fiel, para tener total libertad y no ver desvirtuada su obra. Como dice de la protagonista de Persépolis: “La liberté a toujours un prix” (La libertad siempre tiene un precio…).

Al grano: “Persépolis” es un trabajo creativo admirable, lleno de inteligencia y talento, y contundente en su denuncia de la represión en las sociedades islámicas.

* * * * */5