El sorprendente Hombre Araña (The Amazing Spider-Man, Dir. Webb, 2012)

10 años han pasado desde el estreno de la cinta que Sam Raimi presentó sobre el arácnido, la que por cierto, cautivó una gran parte de la población cinéfila. La primera parte tenía chispa y encanto, seguida de una secuela sorprendente y una tercera parte ambiociosa y fallida. Ahora es el turno de renovar la franquicia, de comenzar de 0, de un nuevo porvenir.  Marc Webb tuvo la oportunidad de ofrecernos esta nueva cinta, y aunque haya dividido a muchos fans, en lo personal, es una cinta bastante bien lograda.

Primeron que nada el director tenía la dificultad de superar o igualar lo conseguido por Raimi, si bien hay cosas que salen perféctamente avantes hay otras que queda debiendo. Hay secuencias muy bien logradas gracias al apoyo de las nuevas tecnologías, presenta algunas coreógrafías bien conseguidas. La dirección de Marc Webb es brillante, dudaba de su capacidad ante un blockbuster y me sorprendió, está perfectamente capacitado para grandes proyectos. Logró capturar la escencia de Spider-Man tanto de su faceta enmascarada como su faceta humana.

Gran parte del éxito de este filme es de sus protagonistas: Andrew Garfield es un actor cuyo talento está más que demostrado (The Social Network (2010), Never Let Me Go (2010)), le otorga al personaje esa tribulación, ingenuidad e inmadurez; da pie a la evolución del personaje afrontando sus nuevos retos, y yo diría que le otorga una escencia diferente a la del Peter Parker de Tobey Maguire. De Emma Stone casi nunca me he quejado, pero creo que ya es tiempo de aceptarlo: Stone tiene una presencia fresca y radiante, aunque, su talón de Aquiles, actoralmente hablando, es ser TAN ella, no puedo evitar pensarla en sus diversos personajes que siempre tienden a los mismos esquemas. Y bueno Rhys Ifans está en un momento actoralmente maduro, me encantaría verlo en un buen drama, en esta cuenta cambia su simpatía por darle un dramatismo y una perturbación a el Lagarto y hacer consecuente su evolución de hombre a monstruo ¿O es que sólo necesitaba ese paso? Me recordó mucho a la dualidad que manejaba Alfred Molina con el Dr. Octopus. Además, la relación antagonista – protagonista le da un plus a la historia, cercanía y conflicto, no sólo físico sino también moral.Mención aparte a la maravillosa participación de Sally Field y de Martin Sheen.

Ahora bien, la parte que duele es que los momentos en los que la cinta pudo haber brillado son demasiado gratuitos y esporádicos, la mordida de la araña pasó a ser puro pretexto. Hay momentos de enaltación dónde no sucede nada, en parte, por lo falso de algunas situaciones. La escena final post-créditos sobra, por que la prescencia de Osborne está en toda la película y no tenían que remarcarla; es más que evidente que la secuela está por venir. Otro apartado que desmerece el asunto, la digitlización del villano, la encuentro sin forma y sin chiste, a lo mejor esperaba un lagarto más estilizado, algunos momentos el CGI se me hacen mal logrados, como el movimiento de los reptiles, creo que, no renderearon bien la cinta. En otros aspectos creo que por fin James Horner realiza una partitura “original” a sus anteriores trabajos, aunque similar, al que realizara Danny Elfman para el anterior arácnido.

No todo es malo, la cinta me entretuvo, me causó gracia y me dió ánimos para ver la secuela. Corran a verla.

Además, “The Amazing Spider-Man” tiene el cameo más creativo que han realizado con Stan Lee!!

* * * 1/2 / 5

Anuncios

X:Men Primera Generación

El mundo de cine ha visto películas muy buenas sobre los mutantes (X-Men y X-Men 2), regulares (X-Men. La decisión final) y malas (X-Men orígenes: Wolverine), pero esta vez, los mutantes regresan para contarnos la historia desde el principio. Sabemos que los mutantes dan para tener muchas películas de cada personaje por que es un universo basto de diferentes caracteres, en esta ocasión estamos ante el inicio de la famosa escuela de mutantes, en una cinta que nos cuenta de cómo Charles Xavier pasa de ser amigo del gran Magneto a ser su enemigo.

X-Men: Primera generación se sitúa en una época sesentera donde la paz estaba en la cuerda floja por las disputas que había entre Rusia y USA, pero lo que la película nos cuenta, es que también los mutantes tuvieron que ver en esa rencilla internacional.  La cinta es dirigida por Matthew Vaughn cuyos anteriores trabajos destacan la fantástica “Kick-Ass (2010)” y “Stardust (2007)”, un director que ha probado que es muy bueno haciendo películas aventuras y superhéroes (ficticios o no), a ratos Vaughn logra una pericia narrativa interesante sin embargo al momento de ponerse al tú por tú con el CGI no sale tan bien librado, sin embargo su dirección es notable y funcional.

Una película con un gran elenco encabezado por James McAvoy (Wanted – Se busca (2008), Expiación, más allá de la pasión (2007)) como el enigmático Profesor X; el impresionante Michael Fassbender es Magneto; la nominada al Oscar, Jennifer Lawrence es Mystique, January Jones que cautiva con su belleza como Emma Frost y Nicholas Hoult, galán de muchas adolescentes tendrá muchos pelos para ser Bestia. Quizás es por la vuelta de Bryan Singer (director de las cintas X-Men y X-Men 2) a las labores de producción y creación de la historia. Quizás es por el reparto. Quizás es por el guión. O quizás es por todo ello.. pero esta X-Men es una auténtico entretenimiento para los fans de los mutantes más célebres de la ficción, y debería serlo también para todos los cinéfilos en general.

El guión de la película combina a la perfección espectacularidad con intimismo, humor con violencia, drama y política; sin embargo, algunos detalles del guión son muy artificiosos y manipuladores. La cámara de Matthew Vaughn nos enseña el desenvolvimiento de la relación entre los dos grandes amigos que se convirtieron en rivales. James McAvoy, en la piel de Xavier, muestra una vez más que es el mejor actor de su generación (sus ojos lo dicen todo), mientras que Michael Fassbender, el mejor del reparto, transmite todo lo que su personaje ha de transmitir (dolor, ira, amor, amistad) en apenas una mirada. El resto del reparto, en interpretaciones más que correctas, acompaña perfectamente a esta pareja estrella.

Por cierto, busquen los cameos de Hugh Jackman y de Rebecca Romijn, simplemente, sensacionales!

* * * 1/2  de 5

 

WOLVERINE….

Wolverine, X-Men Origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009

Wolverine, X-Men Origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009

¿De qué trata?: Precuela de la película X-Men. Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Wolverine  se convirtió en mutante. Logan (Hugh Jackman), convertido en un mutante que se hace llamar Wolverine, es capaz de sacar unas afiladas garras; además que cuenta con una fuerza y agilidad sobrehumana, prepara su venganza contra Victor Creed (Liev Schreiber), culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas.

Gavin Hood y Ang Lee tienen el mismo problema, no saben hacer blockbusters. Ambos directores con claras tendencias artísticas e independientes aceptaron dirigir estas películas sobre heroes de Marvel, Hood dirigió esta entrega de “Wolverine” y Lee la fallida “Hulk“. Y lo que tienen ambas películas es que en lo que fallaron son los efectos y la edición.

El guión de David Benioff y Skip Woods está muy bien hecho, vaya, cumple, emociona y te lleva a través de la mente de Wolverine, adentrandote en ese sentimiento de no pertenecer a nada y que te arrebaten todo lo que creias tuyo.  Sin embargo visualmente, la película deja mucho que desear. Y no puede haber error más grande en un blockbuster que los efectos y lo que te es contado no te sea creíble visualmente. Salvo por algunas escenas muy contadas (donde figuran Wade y Gambit).

Wolverine me deja un sentimiento de que me quedaron a deber algo y eso es algo muy frustrante. Se nota la total diferencia que hay entre el X-Mende Bryan Singer con esta película.  Donde en una se disfruta los conflictos, para muchos conocidos, de la discriminación de razas o minorías, en esta se siente puro entretenimiento palomero que no te deja ninguna aportación. Las 3 entregas pasadas de X-Men se caracterizaron por ese sabor de lucha contra las minorias y vale la pena darles un análisis mayor al que proyectan.

Al grano: Favor de darle a dirigir blockbusters a quienes saben dirigirlos y checar el uso correcto de los efectos especiales, De paso, chequen la edición. Todo este conjunto daba para muchísimo, muchísimo más..

* * / 5