Sex and the city 2

sex_and_the_city_2_poster_002_90658188 La trama de la secuela gira en torno a la vida de recién casados de Carrie (Sarah Jessica Parker) y Big (Chris Noth), así como de esas esporádicas tentaciones que pueden, ocasionalmente, arruinar su matrimonio. Charlotte (Kristin Davis) tendrá que arreglárselas como mamá, Miranda (Cynthia Nixon) cambia de carrera tras una renuncia y Samantha (Kim Cattrall) vuelve a reencontrarse con su ex Smith.

Y que vuelven las cuatro señoras más infuyentes de la moda después de algunos años de ausencia. Uno como fiel seguidor de la serie no puede evitar no hacer referencias a tantos años de transmitir lo que era una serie diferente en muchos aspectos, la primera que hablaba sobre mujeres sin tapujos, con respecto a su sexualidad y a su atrevido estilo de vida. Ahora con el paso de la anterior cinta y esta nueva entrega, los personajes han perdido ese fresco brillo para lucir acartonados y pretenciosos.

Y también es verdad que la mordacidad, la chispa, el ingenio y el sarcasmo que seis temporadas supieron explotar sabiamente se va agotando, culpa sin duda de un guión malísimo que alterna momentos estupendos con otros absolutamente vergonzosos.

Cada vez que veo la primer película me deja el sabor de un capítulo de dos horas, esta cinta, me dejó lo mismo. No es que no tenga buenos momentos, de hecho esta secuela me entretuvo bastante, pero para los cánones cinematográficos nos queda debiendo mucho como “película”.

Sex and the City 2 La película de Michael Patrick King es un buen ejercicio publicitario de branding. No olvidemos que uno no consume el productor si no la imagen que tiene ese producto. Así que en este contexto, la lección debe quedar bien aprendida. Por lo demás, “Sexo en Nueva York 2”, es además una historia sobre la amistad entre amigas, que si bien se apoyan entre sí, al final la quimera deja claro el mensaje de no ir más allá de las reales posibilidades. 

Y es que para no salir corriendo, como ellas al final de la cinta, es mejor no dejarse llevar por tanta superficialidad. Bien por la música y, por aquello del poder de la imagen como marca. Además, de las breves apariciones de Liza Minelli y Penélope Cruz.

Esta película, aunque no sea una gran película, es realmente divertida y entretenida. Pero, eso sí, es para amantes y fieles fans de la serie. Cierto es que no aporta nada nuevo y que es totalmente prescindible para el desarrollo final de la historia y todo eso, pero si eres fan de la serie, te encantará. No voy a ponerme ahora a argumentar cosas como los lujos de la serie, las riquezas de la chica o ciertas superficialidades. La serie es, ante todo, eso: una serie, simplemente para entretener.

satc_87451487

No todo puede ser enjuiciado y encerrado en lo que debería ser correcto y lo que puede ofender. Es cine, es diversión, hay cine bastante más ofensivo y denigrante, películas de terror que pueden fomentar la violencia. Esta película entretiene y te hace pasar un rato muy divertido, y no creo que esto sea opinión exclusiva mía, puesto que la gente que me rodeaba en el cine se partía de risa al tiempo que yo con las mismas situaciones.

Pero lo que más duele, para un seguidor de la serie durante años, es que al final Carrie se transforma en todo aquello que criticaba en sus años de soltería. Aquellas mujeres que renunciaban a sus "yo" por un matrimonio, un hombre, una casa que mantener, una tradición. Por más que intente camuflar en originalidad su matrimonio, sigue siendo el cuento del príncipe azul. Por no decir que intentar hacernos creer que el paso del tiempo les va a dar de lado a ellas, solo hace más irreal la historia. Me refiero en concreto a Samantha, que es en la serie uno de los personajes más originales y que genera afinidad por sus descaros y su disfrute de la libertad sexual, que ahora resulta ridícula y carente de todo sentido. 

En definitiva, las chicas se hacen mayores (como había leído en alguna crítica) y nos van a hacer apreciar aún más si cabe la maravilla de aquellos años donde una vez por semana, un grupo de chicas nos enseñaban sus desengaños, fracasos, victorias y sobre todo el descaro de contar lo que hasta ese momento todo el mundo tenía en la cabeza pero a nadie se le había ocurrido convertirlo en guía para hombres y reflejo de sentimientos para las mujeres.

satc3_87451235

¿Y dónde están los Morgan?

Morgans

Y dónde están los Morgans?, Did you hear about de Morgans?, Marc Lawrence, 2009

 

¿De qué trata?: Meryl y Paul Morgan (Sarah Jessica Parker y Hugh Grant), son una exitosa pareja de Manhattan cuyas “casi” perfectas vidas tienen un pequeño fracaso pues están divorciándose. Pero la locura de su vida romántica no puede ser comparada con lo que van a vivir; ellos son testigos de un asesinato y se convierten en blancos de un asesino a sueldo. Los Federales, protegiéndolos como testigos, se llevan a los Morgan de su amada Nueva York a un pequeño pueblo en Wyoming.

Morgans

Hugh Grant y Sarah Jessica Parker

Las tres películas que el señor Marc Lawrence me han aburrido (Two Weeks Notice, Music and Lyrics), su gracia es muy parca, aparte de que en todas contrata al señor Grant, provocando que siempre, en todas, veamos al mismo Sr. Grant.  La película tiene tan mala dirección que Sarah Jesicca Parker está en Carrie de Sex and the City y Hugh, bueno como ya dije, es Hugh. No hay nada. Ahora la historia es tan seca, es simplemente una pareja que pasa una crisis sentimental y la circunstancia los reenamora, no hay carisma, es pesada y en ratos provoca sonrisas, vaya, hasta Regresa tiene más chispa que esto. Además, todos los buenos chistes aparecen en el trailer por lo que en la película ya son tan buenos chistes.

Morgans

Los Morgan

No voy a entrar a hablar de que las comedias-románticas son previsibles ni nada por el estilo, más que nada porque todas lo son y el espectador debería darlo por hecho. No voy a decir que el final nos lo sabemos todos desde los créditos iniciales porque no debería haber otro y, además, si fuera distinto estaríamos hablando de drama romántico no de comedia-romántica. Pues decir que tiene todos los tópicos del género, sí, pero en esta ocasión son retratados sin la más mínima gracia, no hay posibilidad de reírse en condiciones durante todo el metraje. A pesar de la originalidad del argumento y del gran partido que se le podía haber sacado la cinta se convierte desde los primeros 10 minutos en un constante devenir de escenas y situaciones completamente aburridas y carentes de interés.

Al grano: Comedia aburrida y superficial, no hay propuesta, no hay dirección, no hay nada.

* / 5

17 otra vez

17 otra vez, 17 again, Burr Steers, 2009

17 otra vez, 17 again, Burr Steers, 2009

¿De qué trata?: A los 35 años, la vida de Mike (Matthew Perry) no ha ido por el camino del éxito que todos preveían cuando en el instituto era la estrella del equipo de baloncesto y el que ligaba con las chicas más guapas. Después de 18 años vendiendo productos farmacéuticos no ha conseguido ascender en el trabajo, no tiene buena relación con sus dos hijos y se acaba de separar de Scarlet (Leslie Mann), su encantadora mujer. Una noche de tormenta, Mike ve al que fuera bedel de su instituto subido encima de la valla de un puente mirando al río. Mike detiene su coche con intención de evitar que el hombre se tire, pero cuando llega a la altura del bedel, éste ha desaparecido y Mike cae irremediablemente al río. Cuando a la mañana siguiente Mike llega a casa de su amigo Ned (Thomas Lennon), se da cuenta de que no es el mismo Mike vendedor de medicamentos sino Mike O’Donnell, el adolescente de 17 años (Zac Efron).

De “17 otra vez” no se puede esperar nada original ni novedoso, simplemente la gente irá a verla porque el actor o actriz protagonista les gusta, les cae bien o le admirarán. No engaña a nadie. Ya existe un molde para estas películas preescrito y lo único que tienen que hacer director y guionistas es rellenarlo de algún material cien por cien reciclable. Si se han visto “Big“, “Este cuerpo no es el mío“; “Un viernes de locos” y sigamos con los etcéteras de aquí a los años ochenta, nada de lo que sucede en “17 otra vez” supondrá la mínima sorpresa.

Comedia adolescente del montón para el lucimiento de la carita angelical de Zac Efron, si bien es cierto que aquí realiza una interpretación más decente de lo que pudiera parecer en un primer momento. Eso sí, aunque pocos, tiene sus momentos de risa, la mayoría a cargo del amigo friki -Ned–  del protagonista. Al salir del cine pude llegar a dos conclusiones: Que estuvo hecha para un total lucimiento de Zac Efron y que Thomas Lennon le espera futuro en la comedia.

Ned (Thomas Lennon) se roba la película.

Ned (Thomas Lennon) se roba la película.

El guión tiene, en ocasiones, cierta relevancia repentina. Por momentos goza de un intento aleccionador de explicar la problemática de los embarazos a temprana edad pero cae en picada con su conservadurismo y no profundiza en ese aspecto, claro para darle lugar a la redención del protagonista ante todo lo que ha desperdiciado de su vida.

Al grano: Convencional, muy mediocre y con un margen de previsibilidad demasiado ancho, “17 otra vez” nace con fecha de caducidad encima. Se ve en un rato tonto, pero tonto, muy tonto.

* 1/2 / 5

Mero lucimiento para Zac Efron

Mero lucimiento para Zac Efron