Los Agentes del Destino

Matt Damon (Más allá de la vida , El mito de Bourne ) y Emily Blunt (El diablo viste a la moda, La reina Victoria) estelarizan la ópera prima del escritor George Nolfi quien ha escrito cintas como “Ocean’s Twelve” y “El ultimátum de Bourne”.  Ahora Nolfi se pone por primera vez ante las cámaras y con su amigo Damon, realizan una película de ciencia ficción que viene a cuestionar, un término muy socorrido, cambiar el destino.  A nivel técnico está bien realizada. Su fotografía está especialmente bien cuidada y tiene una banda sonora muy adecuada. Los actores hacen un buen trabajo, Damon y Blunt están correctos y aunque los secundarios tienen unos roles muy claros y lineales, sus intervenciones en algunos de los casos son poderosas. La dirección por lo tanto es aceptable.

Para comenzar hablaré del argumento, David Norris (Matt Damon), un carismático congresista americano destinado a triunfar dentro de la política nacional, conoce a una guapa bailarina de ballet llamada Elise Sellas (Emily Blunt), que alterará completamente su vida. Sin embargo, cuando empieza a sospechar que ciertas fuerzas sobrenaturales intentan separarlos, tratará de descubrir las causas.

Las novelas de Philip K. Dick han dado mucho juego al cine, en algunos casos con excelentes adaptaciones, aunque hay que destacar que las que lo son, casi siempre funcionaron por la pericia de sus directores. La magia de esta cinta está en las cuestiones tales como sí somos quienes creemos ser o hasta qué punto controlamos nuestras decisiones, siempre en clave de thriller de suspense o sicológico de ciencia ficción. La combinación de ambas tramas en principio funciona bien, siempre y cuando el espectador sepa mantener su mente abierta a un relato de tal índole y no sea demasiado exigente desde un punto de vista científico o racional, la clave está en dejarse llevar por lo bonito de la historia de amor entre los dos protagonistas y por lo asombroso de la realidad alternativa al mundo que conocemos que se nos plantea.

Con el punto comercial, “Los agentes del destino” se convierte en una obra que seguramente atraerá a cantidad de público a las grandes salas de cine, su reparto y su hilo argumental la hacen apetecible y seguro que cumplirá con la premisa de gustar en general, aunque su tinte amoroso a muchos les cause insatisfacción. Pero hará que las mentes más inquietas extrapolen la esencia del guión a su propia vida.

Sin embargo, a la hora de ponerme técnico creo que la cinta funciona únicamente como una película romántica ya que la ciencia de la ficción queda colgando y al final, un resultado muy condescendiente no es tan climático como la película exige. A mí me dejó un gusto agradable en el estómago sin quererle buscar la exigencia que uno les pide a las cintas de ciencia ficción y muy linda para un romance común y corriente.

*** de 5

“The Girl With the Dragon Tattoo”: Difícil prueba a superar para la versión norteamericana

"The Girl with the Dragon Tattoo" (Niels Arden Oplev, 2009)

Con una producción que está realizada por tres países europeos diferentes, llega la adaptación europea del popular libro de Stieg LarssonThe Girl with the Dragon Tattoo— Título original “Män som hatar kvinnor”. Un thriller perfectamente armado el cual Larsson hizo una trilogía en otras publicaciones. La cinta se basa en una novela negra que se sitúa en un complicado fraude financiero internacional y el pasado mal enterrado de una rica familia industrial sueca a lo largo del siglo XX. A través de su personaje principal, se refiere al clásico ambiente del género de película de suspense y crimen

Un rico industrial llamado Henrik Vanger (Sven-Bertil Taube) contrata a un periodista, Mikael Blomqvist (Michael Nyqvist), para saber qué fue de su sobrina, desaparecida hace nada menos que 40 años. Mikael se junta con una investigadora privada, diferente a las demás, de personalidad dark y presumiblemente bisexual.

Esta es la primera versión que veo de esta obra, en Estados Unidos ya se cocina un proyecto basado en la misma novela de Larsson, liderado por David Fincher (El Curioso Caso de Benjamin Buttom) y esteralizado por Daniel Craig. En este caso el proyecto cae en manos de Niels Arden Oplev quien ha realizado tres largometrajes en Dinamarca, y ahora con esta cinta, alcanza notoriedad internacional. En el cast se encuentran Michael Nyqvist, Noomi Rapace, Sven-Bertil Taube, Peter AnderssonPeter Haber. La actriz Noomi Rapace tuvo una nominación a la Mejor Actriz Principal en los premios a las mejores películas europeas.

"The Girl with the Dragon Tattoo" (Niels Arden Oplev, 2009)

La cinta sueca es un thriller más que decente. Lo dice alguien que no ha leído la novela pero que ha disfrutado de un largometraje que sabe mantener la tensión durante las cerca de dos horas y media que dura. La película te capta y como el buen thriller que es, no te suelta. Se nota la huella de una cinta europea por el realismo que destilan ciertas escenas, que de tratarse de una película americana, se hubieran edulcorado hasta quitarles el dramatismo que requieren.

Por otro lado me ha sorprendido la buena interpretación de un reparto íntegramente sueco. También destacaría la manera en que el film despierta el interés por la dramática historia del personaje femenino principal, de la que se apuntan algunos detalles, pero dejando la miel en los labios y preparando a los espectadores para las secuelas que están por venir.

Habrá que esperar el estreno en latinoamérica de las películas que siguen esta valiente adaptación, que al menos aquí en este lado del mapa, nos preparan ya para la versión que se preparara en USA. Y suponiendo la distribución, llegarán a lo largo del 2011 por lo menos, aquí en México. Bueno ahora tengo una tarea pendiente, leer por mi toda la saga de Larsson y esperar la propuesta estadounidense, espero que tenga por lo menos, la calidad de esta cinta que me mantuvo impaciente al verla. Gran cinta de corte europeo.

****1/2 /5


Texto publicado en Extracine el día 19 de Agosto por Gustavo Barrientos.

 

Vayan a ver “TRABAJANDO UN DIA PARTICULAR”, última función el domingo!

24688_376119622313_678422313_3832386_6824757_n

Tuve la oportunidad de asistir el jueves pasado a formar parte de un ejercicio teatral más que sorprendente. En primer lugar vemos una obra construida con un enorme potencial dramático y protagonizado por dos excelentes actores: Daniel Giménez Cacho y Laura Almela. “Trabajando un día particular” es una puesta en escena que se presente en el Teatro El Milagro (Milán 24, Colonia Juárez entre General Prim y Lucerna). Está basado en la cinta de Ettore Scola “Una giornata particolare” estrenada en 1977.

El 6 de mayo de 1938, Hitler visita Roma. Es un día de fiesta para la Italia fascista, que se vuelca en el recibimiento. En una casa de vecinos sólo quedan la portera, un ama de casa, Antonietta (Laura Almela), y Gabriele (Daniel Giménez Cacho), quien teme que la policía le detenga por homosexualidad. Al margen de la celebración política, Antonietta y Gabriele establecen una relación afectiva muy especial, que les evade durante unas horas de la tristeza de su vida cotidiana.

trabajando_un_dia_particular1

El teatro existe con la convención que se da entre el actor y el espectador, esta puesta en escena dotada de una enorme frescura se basa en la emblemática relación de los personajes de la cinta, adaptándola de una forma mágica y directa. No se necesita de una súper producción para lograr que una puesta en escena sea grande y poderosa, en esta puesta se necesita de dos poderosos histriones, un gis y pocos elementos de apoyo. La imaginación es parte del juego que forma el público.

Con un ritmo muy bien llevado, la obra evoca la homosexualidad vista como una enfermedad en la Italia de los 30s, dónde el hombre no era hombre si no era padre, soldado y esposo. Ambos personajes evocan la tolerancia y la reciprocidad conforme se van conociendo. Y aunque todo se da en un día, ese día es como si hubieran llegado a tener una vida juntos.

El talento de Giménez Cacho forja un personaje lejos de estereotipos, que conforme avanza la trama va desarrollando su historia y el público lo abraza. Esta cinta me deja el mismo sabor de boca que cuando veo El beso de la Mujer Araña de Manuel Puig, una dupla de personajes que conforme van conociéndose la tolerancia y el respeto se hacen presentes, ambos personajes se desdoblan y muestran todos los matices a sus cotidianeidades.

“Trabajando un día particular” va a estar en cartelera hasta el domingo 27 de junio. Por lo que tienen aún oportunidad: Jueves y viernes a las 20:30 hrs, Sábado a las 19:00 hrs y Domingo a las 18:00 hrs. Es importante que sigamos manteniendo vivo el teatro mexicano que hecho con pocos elementos logran darte una gran espectáculo.

Recuerdos de un tonto

Recuerdos de un tonto, Flashbacks of a fool, Baillie Walsh, 2008

Recuerdos de un tonto, Flashbacks of a fool, Baillie Walsh, 2008

¿De qué trata?: Joe Scot (Daniel Craig) es un actor británico cuya carrera en Hollywood comienza a caer en picado cuando cumple cuarenta años. Cuando un amigo de la infancia muere, regresa a casa para el funeral y comienza a rememorar su pasado.

El film empieza con Daniel Craig abandonado a los placeres hasta el punto de poner en peligro la razón que le proporciona todo ese bienestar. Una llamada, un amigo ha muerto en su Inglaterra natal, pero tampoco eso lo decide a viajar. Todo va tan mal que decide suicidarse, pero sólo es capaz de dejarse llevar por la corriente. Cuando es rescatado de sus derivas, entonces decidirá emprender un camino en el que reescribir en la medida de lo posible su rastro de indolencia. Principio del flashback. el joven Joe es un muchacho al que las cosas se le dan fáciles. Vive en un lugar humilde, pero sereno y agradable. Su belleza le acerca a las mujeres más deseadas y sólo tiene que dejarse llevar para que su vida sea tan buena como él hubiera querido que fuera de haberse detenido a pensar. Pero en uno de esos erráticos golpes de mar, Joe se ve envuelto en una terrible situación que, para no variar, no es capaz de afrontar.

La película me ha parecido interesante, me ha gustado la caracterización de un personaje que es tonto, no por decir estupideces, si no por dejarse llevar a la deriva hasta tal punto que ha olvidado lo que es enfrentarse a la vida.

Me ha encantado el uso del score en todo el film (score de Richard Hartley), así como la fotografía a cargo de John Mathieson. La actuación de Daniel Craig es notable.

Al grano: Película que luce el talento de Craig como actor dramático, que aunque sea pequeña, cumple con hacernos reflexionar lo que dejamos atrás por los placeres de la vida

* * * 1/2 / 5

Un poco de gusto visual por Daniel Craig

Un poco de gusto visual por Daniel Craig