Fuego (1996):: Apertura de la Jornada contra la Homofobia Puebla 2010

Fire

Fuego, Fire, Deepa Mehta, 1996

Ashok (Kulbhushan Kharbanda) lleva casado 15 años con Rahda(Shabana Azmi), que es la que lleva el peso del negocio familiar y se ha convertido en el alma de la casa. Con ellos viven la madre y el hermano del marido en aparente armonía. Pero la entrada en el clan de Sita(Nandita Das), la joven esposa de su cuñado, revolucionará el entorno de Rahda. “Fuego” Primera obra de la conocida trilogía de Deepa Mehta, le siguirían “Tierra” (1998) y “Agua” (2005).

Dos mujeres desatendidas amorosa y sexualmente por sus respectivos maridos, comienzan a intimar entre ellas mismas, se hacen amigas y dan el paso de acariciarse, abrazarse y amarse; a partir de ahí la relación amorosa entre ambas se va intensificando, una a otra van enseñándose cosas, adquiriendo confianza en sí mismas y sobre todo van descubriendo lo subestimadas y esclavizadas que han vivido hasta entonces (siempre subyugadas a la tradición, a los dogmas, a los hombres, a las tareas del hogar que en su caso concreto pasa por atender a una anciana que siempre está llamándolas con su campanilla para que sean ellas las que la limpien y la asistan en lugar de su propio hijo).

FireEn un momento dado, la más joven de las dos, la recién casada, le confiesa a su amiga y amada: “Estoy harta de tanta devoción. ¿Por qué no buscar otras opciones?”, y con esa declaración de intenciones proseguirá el grueso del film. Así mismo en otro diálogo su enorme necesidad de salvación y liberación femenina clama: “El concepto del deber se sobreestima”.

Deepa Mehta, lanza con ésta y con las otras dos películas de su trilogía hindú (“Tierra”, “Fuego”, “Agua”) una importante crítica a la tradición, porque la tradición está bien y es noble si favorece a todos, pero no si sólo beneficia a los hombres. Una de las dos mujeres protagonistas en este film, lleva 13 años viviendo como hermana de su marido porque éste ha decido hacerse religiosamente casto, según el sentido budista de que el deseo es la causa de todos los males. Pues bien, ella a raíz de la relación amorosa con su amiga, se hace reivindicativa y consciente: “Sin deseo la vida no tiene sentido”. Y realmente tiene razón, porque si bien es cierto que el deseo, como decía Buda, es la fuente de todos nuestros males, no lo es menos que si no deseamos dejamos de ser humanos y nos convertimos en ¿qué?, ¿en vegetales meditativos?; para bien y para mal, lo natural en el ser humano es el deseo, es característica intrínseca y fundamentalmente humana.

Fire

Sin embargo, ya poniéndonos técnicos narrativamente la película es mucho contexto y el conflicto se desarrolla más de la mitad de la película. Lo que la hace a ratos ligeramente pesada, sin embargo, la estupenda factura con la que está hecha te brinda una interesante refelexión. Deepa Mehta plantea “Fuego” para mostrar el conflicto resultante de una sociedad masculinizada, tradicionalista y hermética, que no admite cambios chocantes, aunque estos sean, no ya positivos o negativos, sino inevitables y nada agresivos o dañinos. A fin de cuentas, Mehta proclama el valor del amor, del placer, de la sensualidad, del momento. Algo universal, pero obviamente díficil en una nación dónde la feminidad estás secuestrada – la mujer ha de ser sumisa, infeliz, receptiva y trabajadora – y no hay recompensa de rescate.

* * * * / 5 :: Interesante cinta, muy recomendable

El amante

The other man

El amante, The other man, 2008, Richard Eyre

 

¿De qué trata?:  Peter (Liam Neeson) y Lisa (Laura Linney) están asentados en la comodidad de su largo matrimonio. Lisa es una exitosa diseñadora de zapatos, y Peter dirige su propia compañía. Es la noche del lanzamiento de la última colección de Lisa, que durante la cena parece evasiva y, después, extraña. “¿Nunca has deseado tener la oportunidad de acostarte con otra persona?”, pregunta ella. A continuación, desaparece. Peter lucha por buscar respuestas, y sigue su rastro hasta Italia. Allí se encuentra con Ralph (Antonio Banderas), un hombre astuto y encantador que es, claramente, el amante de Lisa. Pero Ralph tiene sus propios secretos.

Cuando vi que se estrenaba esta película corrí de inmeadiato al cine por que el director suele ser sinónimo de calidad, pero esta vez, se quedó corto y me descepcionó. No sé que pensaba, Richard Eyre, al dirigir esto. Es infinitamente inferior que su trabajo anterior, Notes on a Scandal. No alcanza momentos de gran intensisad como en esa anterior propuesta. Aquí se siente desdibujado, cansado y el poder de interés de la película no se palpita.

Es una lástima teniendo a 3 buenos actores sentirse incómodos y desperdiciados. Están encorsetados en papeles demasiado forzados que para nada les ayuda a demostrar su calidad interpretativa. Laura Linney es quizás la que mas se esfuerza por transmitir a la cámara, Antonio Banderas se ve falso y Liam Neeson frío y parco.Los personajes  se hacen demasiado típicos y previsibles y sus actos no deparan ninguna sorpresa. En cuanto a la historia, podría haber dado mucho de sí, por lo dramático, por lo erótico o por lo real de la situación, pero todo se queda en una historia vacía y fácilmente olvidable. Al final no logra la intriga que busca ya que todo se hace demasiado convencional y previsible.

Al grano: Drama endeble y falso. Lleno de tópicos superficiales, que ni sus propios actores pueden salvar. Eyre ha logrado mejores cosas que esto.

*  1/2 / 5