The reader – Una pasión secreta

Una pasión secreta, The reader, Stephen Daldry, 2008.

Una pasión secreta, The reader, Stephen Daldry, 2008.

¿De qué trata?: Cuando cae enfermo en su camino a casa desde el colegio, Michael Berg (David Kross), un joven de 15 años, es rescatado por Hanna Schmitz(Kate Winslet), una mujer que le dobla la edad. Ambos comienzan un apasionado y secreto idilio, hasta que Hanna desaparece un día misteriosamente dejando a Michael confuso y desolado. Ocho años más tarde, siendo estudiante de Derecho, Michael asiste como observador a un tribunal donde se está juzgando a colaboradores de la Alemania Nazi y se queda atónito al encontrarse de nuevo con su antigua amante, esta vez, como acusada. A medida que se va revelando el pasado de la mujer, Michael descubre un profundo secreto que tendrá un gran impacto en la vida de ambos.

Bien trazada la relación entre los personajes, Hanna y Michael

Bien trazada la relación entre los personajes, Hanna y Michael

Y aquí está Stephen Daldry para demostrar por qué se ha ganado el respeto tanto por parte de la crítica como del público. Con ‘Billy Elliot’ emocionó, con ‘The Hours’ mostró sus dotes para el drama, y con ‘Una pasión secreta’ está dispuesto a remover conciencias. El filme se divide en dos partes claramente diferenciadas. Tanto que hasta que no llegamos al final cuesta creer que formen parte del mismo discurso. La primera mitad nos presenta la relación amorosa de los protagonistas. Me gustaron sus primeros pasos, con la historia planteada a modo de flashback, con escenas rebosantes de sensualidad, con un aire enrarecido e intrigante. Kate Winslet, una actoraza en toda regla que se come la pantalla entera -y a todo el que se encuentra en ella- en cada escena en la que aparece.

En la segunda mitad es cuando todo cobra sentido. Es aquí donde otros muchos filmes hubieran fracasado estrepitosamente. Pero lejos de ello, ‘Una pasión secreta’ se crece ante la adversidad y consigue construir una gran historia sobre la relación del pueblo alemán con el nazismo, un tema extremadamente complicado pero tratado con gran delicadeza. El poder que tiene Daldry en cada uno de sus films, hacer tan mesurado algo tan increiblemente poderoso de manera que vemos lo delicado pero recibimos lo poderoso.

Pasión si, amor, sólo ellos lo saben....

Pasión si, amor, sólo ellos lo saben....

La aparente sencillez de ‘Una pasión secreta’ es una excelente arma de combate y da libertad al autor para desarrollar con total libertad un sólido discurso que habla del amor, la culpa, la memoria y la responsabilidad histórica. Es, como ya se ha dicho antes, la recta final la que da sentido a todo lo visto hasta entonces. Hasta consigue que se revaloricen los que a primera vista parecían cabos sueltos en la primera parte. Con todo ello Daldry nos brinda un producto inteligente, que da que pensar, que se aleja de las odiosas tendencias manipuladoras (tan abundantes en estas películas) y que ofrece una infinidad de lecturas.

Excelente trabajo de David Kross

Excelente trabajo de David Kross

Ralph Fiennes está correctísimo y Lena Olinestá muy bien también en esa secuencia final en la que ambos cierran las puertas al pasado sin embargo quien también merecía reconocimiento es David Kross, quien cumple de manera impecable cada uno de las escenas y se pone a tono contra Kate Winslett. Ese muchacho puede dar mucho en futuras películas.

Analizando “Una pasión secreta” superficialmente se diria que es un una cinta bonita en su trasfondo conceptual, que nos demuestra cómo la lectura de libros sirve en este caso como satisfacción del alma, como tranquilizante de la conciencia que carcome, como vehículo que rompe con las barreras físicas del espacio y el tiempo. Sin embargo es más que eso. Mucho más, quienes no la han visto, les recomiendo que vayan y descubra ese inmenso poder que tiene. Por que es de esas películas que hay que ver. Totalmente, recomendable. Lejos de un espectáculo visual ofrece mucho poderío emocional, de ese que sólo Daldry puede contener y finamente matizar.

Que si debía ganar por Revolutionary Road, no sé, AQUÍ ESTÁ INMENSA.....

Que si debía ganar por Revolutionary Road, no sé, AQUÍ ESTÁ INMENSA.....

Al grano: Cinta que  deja bien claro qué difícil es para el ser humano el perdonar agresiones y más aún el perdonarse a sí mismo por errores cometidos.

* * * * * / 5

Eternal sunshine of the spotless mind

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, Eternal sunshine of the spotless mind, Michel Gondry, 2004
Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, Eternal sunshine of the spotless mind, Michel Gondry, 2004

¿De qué trata?: Joel (Jim Carrey) se queda asombrado y aturdido cuando se entera de que su novia Clementine (Kate Winslet) ha borrado de su cerebro los recuerdos de su tumultuosa relación. Desesperado, Joel contacta con el inventor del proceso, el Dr. Howard Mierzwiak (Tom Wilkinson) para eliminar cualquier recuerdo de Clementine de su propia memoria. Pero sucede que, mientras los recuerdos progresivamente desaparecen, Joel comienza a redescubrir su pasión inicial.

Una película real como a vida y sin embargo de ciencia ficción. Una película divertida, trágica, romántica, dolorosa hasta el infinito. Los pequeños detalles te ayudan a comprender la situación temporal de las escenas en el contexto del film, escenas perfectas que pasan de un escenario a otro con luces apagándose por un pasillo, con puertas que dan a donde no deberían.

Gran química entre Jim Carrey y Kate Winslett

Gran química entre Jim Carrey y Kate Winslett

“Eterno resplandor…” utiliza una técnica narrativa que para mí evoca y rinde homenaje a películas como “Mulholland Drive” de David Lynch, pues no despliega la trama de manera lineal y, además, rompe con las tramas habituales que se limitan a mostrar a los personajes desde un ángulo externo. En esta película la realidad, los recuerdos, los deseos, los impulsos que salen desde lo más visceral, todo el inabarcable universo caleidoscópico del subconsciente se mezclan, de manera que la historia que presenciamos, si pudiéramos compararla con algo, sería tal vez con las pinturas cubistas como las de Picasso o con cualquier obra que presente un contenido, sin seguir las reglas de la razón ni de la objetividad, ni de un orden preestablecido.

Viaje por los confines de la mente

Viaje por los confines de la mente

Si bien la historia comienza de forma lineal, mostrando unos sucesos reales tal como suceden, pronto se da marcha atrás en la trama y, entrando en un prolongado flashback que dura casi hasta el final, nos introducimos en el mundo subconsciente de Joel, el cual arrastra en su pasado reciente una intensa historia de amor con Clementine, una relación tan viva, tan llena de matices, altibajos, momentos felices y momentos vacíos, como podría serlo cualquier relación.

La película propone una original alternativa: imagina que se inventara una máquina que fuese capaz de eliminar los recuerdos que una persona no quiere conservar y que necesita expulsar definitivamente de su mente para olvidar algo o a alguien y así empezar de nuevo, sin remembranzas de eso que resultó tan doloroso. Pues bien, en “Eterno resplandor..” se ha inventado esa máquina, que rastrea los recuerdos que el paciente desea borrar.

¿Huirías de tus recuerdos?

¿Huirías de tus recuerdos?

En un principio, el invento parece brillante, otorgando a la gente la posibilidad de deshacerse de sus memorias desagradables. Pero muy pronto se advierte que los mecanismos del cerebro humano son tan infinitamente complejos que es imposible controlarlos y abarcarlos. El poder del subconsciente, la inmensa profundidad de los sentimientos, así como el hecho de que en la mente humana no es posible separar la felicidad de la tristeza, lo bello de lo amargo, lo luminoso de las tinieblas. Los sentimientos no se pueden catalogar, no se pueden dividir en compartimientos inócuos. Entonces, ¿cómo puede una máquina borrar unas memorias, unas sensaciones, tantas cosas vividas que son imposibles de cercenar, de apartar? Como si se tratara de la memoria de una compútadora,  la máquina destruye todo lo que se ha vuelto “indeseable”. Y cuando alguien se somete al proceso, no hay marcha atrás. Pero cabe la posibilidad de arrepentirse, porque no somos computadoras y las personas no se pueden borrar de la noche a la mañana.

Im fine without you

I'm fine without you

You can erase someone from your mind. Getting them out of your heart is another story… (ETERNAL SUNSHINE OF THE SPOTLESS MIND, 2004)

Al grano: Gran película romántica que está dentro de los primeros lugares de las más grandes historias del cine. Un clásico dentro de la narrativa cinematográfica contemporánea.

* * * * * / 5