El TOP 5 de las películas mexicanas sobre DIVERSIDAD! :-D

portadilla%20cielo%20dividido 5 El cielo dividido (Dir. Juián Hernandez, 2006): Gerardo(Miguel Ángel Hoppe) y Jonás(Fernando Arroyo) se reencuentran porque se han buscado; en una primera mirada se descubren cómplices añejos. De ahí una cita, otra, el hotel, la universidad, las discotecas, la intimidad, los besos, la piel, el reencuentro, la fusión, la cama, la regadera… la sensación de permanecer contra la distancia, contra el tiempo, los va fusionando nuevamente, como en un rito perenne obligado a repetirse, para mantener la continuidad de los acontecimientos vitales. Su historia de amor se interrumpe con la aparición de Bruno (Ignacio Pereda), quien se convierte en el nuevo objeto del deseo de Jonás.

2481135792_d5eb142069_o El cielo dividido es el retrato de un noviazgo homosexual captado en diferentes situaciones, el escolar, el social y sexual principalmente. no hay profundidad en los personajes, vamos que todo gira en torno a la vida nocturna de los chavos, sus múltiples encuentros y la obsesión a la que se harán acreedores con la aparición de otros en discordia. La nulidad en cuanto a diálogos en efecto es cansado, pero resulta aun más tedioso cuando se cae en círculo vicioso de cada una de las acciones que llevan a cabo (el regreso físico de Jonás, la huída física de él, su retorno nuevamente con Gerardo, su ausencia mental, etc.).

82-Y-Tu-Mama-Tambien 4 Y tu mamá también (Dir. Alfonso Cuarón, 2001) Julio y Tenoch son dos jóvenes de clases sociales diferentes pero unidos por una gran amistad centrada en ligar con chicas y pasárselo bien. En una fiesta conocen a Luisa, una aburrida chica española casada con el primo de Tenoch. Luisa, para pasar una crisis, decide irse con los dos adolescentes en un viaje sin rumbo fijo, una aventura en la que ambos perderán gran parte de la inocencia, pondrá a prueba su amistad y marcará sus vidas para siempre

gaelluna "Y tu mamá también", película que hizo poner un pie en Hollywood a los tres prometedores actores que dan vida a esta historia. La cinta fue un éxito internacional y hasta su guión original consiguió una nominación al Oscar. La cinta de Cuarón nos invita a viajar a la aventura por el paraiso mexicano, conocer a gente nueva, fumar, practicar sexo, bañarnos en la playas, tomar el sol, emborracharnos, empaparnos de otras culturas, y en definitiva, experimentar los pequeños grandes placeres de la vida.

1471 3 Doña Herlinda y su hijo (Dir. Jaime Humberto Hermosillo, 1985) Rodolfo es un médico soltero que sostiene un romance secreto con Ramón, un joven estudiante de música. Doña Herlinda, la madre de Rodolfo, presiona a su hijo para que se case y le de nietos. Sin avisarle a Ramón, Rodolfo se compromete con Olga, una joven más preocupada por su futuro profesional que por casarse. Deprimido, Ramón acepta irse a vivir con doña Herlinda, quien tiene la solución para que todos vivan juntos y felices.

Al ver algunas películas de Jaime Humberto Hermosillo, se nota sin duda evolución en su labor, sin alcanzar esa película de excelencia, que permite la referencia para el público en general. dona_herlinda_hijo_19841 La mayoría de sus películas toca el erotismo como eje para desarrollar los libretos; dichas historias abarcan con toque humorístico y también dramático los encuentros de parejas heterosexuales u homosexuales, exponiendo la complejidad del sentir aunado al placer cercado por los prejuicios sociales.

2 El lugar sin límites (Dir. Arturo Ripstein, 1977) Aclamado retrato de un México sórdido, patético, doloroso. En el prostíbulo de un pequeño pueblo sobreviven "la Manuela", un trasvesti, y "la Japonesita", una joven prostituta hija de un desliz de la Manuela con la fallecida Japonesa.el%20lugar%20sin%20limites Don Alejo, el anciano cacique del lugar, quiere comprar el prostíbulo para venderlo a un consorcio junto con el resto del pueblo. El regreso de Pancho, un joven camionero ahijado de don Alejo, desata las tensiones entre los personajes.

La etapa más creativa de Ripstein. El papel más emblemático de Robert Cobo. La película es pura violencia contenida, de un erotismo equivoco e insatisfecho, que resalta en el personaje de La Manuela (Roberto Cobo), un travesti de burdel señalado por la mala suerte, y que es el padre de La Japonesita, la muchacha codiciada y despreciada por el desaforado machista Pancho. Los tres forman un triangulo amoroso que rompe todos los esquemas del melodrama en el cine mexicano. Con ellos, están otros personajes igualmente estremecedores y trágicos, habitantes de ese burdel que es la sucursal del infierno en este mundo.

1210775806_f

1 51qUheGZ6YL__SS500_ Quemar Las Naves (Dir. Francisco Franco, 2007) Sebastián(Ángel Onésimo Nevares) y Helena(Irene Azuela) son dos hermanos adolescentes que viven con su madre moribunda en una ciudad colonial de provincia. Encerrados en una casona que se está cayendo a pedazos, lo único que los sostiene es su relación simbiótica y dependiente. La llegada de Juan(Bernardo Benítez), un adolescente de clase baja que viene del mar, desencadena un enfrentamiento entre los hermanos, que los obliga a definir su actitud hacia el amor, el sexo, la amistad, el poder, la traición; en definitiva, su actitud ante la vida.

quemarlasnaves2 Nada mal, si tomamos en cuenta que el director renunció al estereotipo de actores de gran escuela. Destacable la actuación de Irene Azuela; pocas veces un personaje femenino con tal actitud y sin pose de diva. La película contiene sus errores, claro está pero salvables al margen de haber presentado un filme arriesgado y si no excelentemente logrado, en vías de una trasgresión al actual cine mexicano.

Rabioso Sol, Rabioso Cielo

Rabioso Sol, Rabioso Cielo
Rabioso Sol, Rabioso Cielo, 2009, Julián Hernández
¿De qué trata?:  El amor como una epopeya ancestral, como una lucha mítica en la que la pérdida y la muerte no son sino fases inevitables del dulce dolor que ayuda a tocar la felicidad absoluta. En esta historia Kieri(Jorge Becerra), Tari (Javier Oliván) y Ryo (Guillermo Villegas) se aman sin estar ceñidos a ninguna circunstancia espacial o temporal, se aman en el presente continuo de una eternidad dictada por la esencia misma de su razón de ser.
Esta película se tiene que analizar desde un punto de vista realista. En primera instancia es grato ver que Julián Hernández sigue expresando su voz y sigue marcando pauta, como uno de los directores mexicanos que mantiene vigente el tema de la diversidad en nuestro país como le hiciera algunos años, Jaime Humberto Hermosillo. Él manejo de lo onírico y lo alegórico es interesante en esta película sin embargo se desdibuja ante las escenas sexuales que más que ser artísticas caen en lo vulgar.
El blanco y negro dota una textura a la cinta logrando que visualmente sea totalmente una preciosura, el problema de la misma radica en su construcción. En su película anterior,  El cielo dividido, Julián al menos nos brinda una estructura cercana que el espectador tiene fácil entendimiento. En esta es difícil conectar con lo mitológico cuando se nos presentas un baño público.
En lo personal esta propuesta no me gustó, no me conectó y me salí de la sala. Pero dejo que ustedes decidan. No hay mejor acción que exponer una voz donde no la hay.
Al grano: Julián Hernández vuelve a la carga con una película dificil de apreciar, pero sin embargo se le aplaude que traiga películas arriesgadas a la cartelera nacional.
* * / 5

El cielo dividido

El cielo dividido, Julián Hernández, 2006

El cielo dividido, Julián Hernández, 2006

¿De que trata?: Gerardo(Miguel Ángel Hoppe) y Jonás(Fernando Arroyo) se reencuentran porque se han buscado; en una primera mirada se descubren cómplices añejos. De ahí una cita, otra, el hotel, la universidad, las discotecas, la intimidad, los besos, la piel, el reencuentro, la fusión, la cama, la regadera… la sensación de permanecer contra la distancia, contra el tiempo, los va fusionando nuevamente, como en un rito perenne obligado a repetirse, para mantener la continuidad de los acontecimientos vitales. Su historia de amor se interrumpe con la aparición de Bruno(Ignacio Pereda), quien se convierte en el nuevo objeto del deseo de Jonás.

Gerardo y Jonáz

Gerardo y Jonáz

Particularmente las propuestas de Julián Hernández no terminan por convencerme por diversos motivos, tal vez sea la ausencia de parlamentos, escenas prolongadas, la reiterante temática de sus películas que solo son exposición y no cuentan con algo particularmente interesante, gente desconocida, éstas podrían ser solo algunas razones que me vuelven renuente a las obras del director de aquélla película con título extenso, filmada a principios de la década y que tuve la oportunidad de ver, para llevarme un frentazo de su cruda y aburrida realidad. Es importante resaltar que Hernández es el único director dispuesto a llevar a cabo este tipo de historias, por lo que su apertura no termina por llevarse a cabo. Puede ser que el éxito sí sea propiciado por el morbo de las masas, pero también por aquellos que buscan opciones diferentes de lo que es presentado nuestras carteleras semana tras semana

El cielo dividido es el retrato de un noviazgo homosexual captado en diferentes situaciones, el escolar, el social y sexual principalmente. no hay profundidad en los personajes, vamos que todo gira en torno a la vida nocturna de los chavos, sus múltiples encuentros y la obsesión a la que se harán acreedores con la aparición de otros en discordia. La nulidad en cuanto a diálogos en efecto es cansado, pero resulta aun más tedioso cuando se cae en círculo vicioso de cada una de las acciones que llevan a cabo (el regreso físico de Jonás, la huída física de él, su retorno nuevamente con Gerardo, su ausencia mental, etc.).

Jonás abatido..

Jonás abatido..

La innegable factura y estética de este film no justifica el fallido experimento cinematográfico que gira en torno a la relación homosexual de dos adolescentes, desde su primer encuentro a todas las fases por la que pasa una relación sentimental (celos, pasión, misterio…). La pretenciosidad del mexicano Julián Hernández -que repite el mismo lenguaje, temática y discurso que realizó en su anterior film “Mil nubes de paz“- resulta irritante en la mayoría de los casos, intentando a cada secuencia imitar a Ingmar Bergman, tanto por lo contemplativo como por el uso de los silencios y de los casi inexistentes diálogos -a ritmo de uno cada cuarto de hora-20 minutos y el resto mucha música y secuencias de sexo-.

Probablemente este film tenga un público incondicional, que probablemente disfrute de las secuencias explícitas que se repiten algo gratuitamente en la narración, pero si conseguimos abstraernos de la polémica, la estructura dramática de la historia es tan simple como el mecanismo de un chupete, sin recovecos y sin prácticamente sorpresas: dos personas y una relación.

Animales nocturnos

Animales nocturnos

A mi me horroriza que la pedantería de algunos realizadores como Julián Hernández o Carlos Reygadas, volviendo a la comparación con Bergman, que intentan apabullar al espectador con imágenes preciosistas y un lenguaje audiovisual completamente primitivo, pasado de moda a día de hoy, en el que todas las claves para ver cine han evolucionado bastante. No se pueden olvidar las refrescantes “Mi hermosa Lavandería“o “Ábrete de Orejas“, ambas de un joven y combativo Stephen Frears, donde se articulaba a la perfección todo ese microcosmos sin recurrir a grandilocuentes y vacías imágenes, sin que tampoco podamos olvidar “Happy Together“, otro film de referencia en el tema que nos ocupa, y que le valío a Wong Kar-Wai, con toda justicia, el premio al mejor director en el Festival de Cannes de 1997. Con todo ello quiero decir que, desde mi punto de vista, para contar una historia de amor -sea de la tendencia que sea- no hace falta poner música clásica melancólica, planos cortos de bocas, ojos, manos, y secuencias de sexo. El cine ofrece millones de recursos más para no ser tan cargante ni ampuloso.

Al grano: Es un trabajo interesante y con mayores aciertos que su anterior filme, sin embargo cabe aclarar a quiénes estén dispuestos a apreciarla, que lo importante es ser paciente.

* * / 5