Día de los Enamorados (Valentine’s Day)

ValentinesDayPoster6

En "Día de los enamorados" vemos cómo se cruzan varias historias durante el Día de San Valentín: una oficial del ejército (Julia Roberts) que abandona Iraq y que viaja hasta Los Ángeles en un vuelo en el que también va un homosexual (Bradley Cooper), siendo la pareja de éste un jugador de fútbol americano que aún no ha salido del armario; el dueño de una floristería (Ashton Kutcher) que le propone matrimonio a su chica (Jessica Alba) y que, sin embargo, se percata de que está enamorado de una amiga cercana (Jennifer Garner) cuyo novio está en realidad casado; una jubilada (Shirley MacLaine) que le desvela a su marido que mantuvo un largo romance con otra persona; una mujer (Anne Hathaway) que trabaja en la agencia de talentos más importante de la ciudad y que está saliendo con un empleado de una oficina de correos; y, finalmente, una desafortunada publicista (Jessica Biel) que no tiene con quién quedar el Día de San Valentín.

Es verdad que a este tipo de películas no se les puede exigir demasiado, y que el público ya sabe a lo que va cuando entra a verlas en una sala: es sólo una excusa comercial para atraer muchos espectadores en el cine, un panorama liviano que sólo busca divertir y hacer pasar un buen rato a quienes quieren coronar una cita romántica, esta vez con el plus de reunir en una misma cinta a un elenco lleno de figuras famosas, estrellas… y algunos -sólo algunos- actores destacados. Pero aunque se supone que no debemos ser tan graves y severos con esta clase de cine, tras ver "Día de los Enamorados" es inevitable pensar que antes de esforzarse en reunir a su reparto estelar, los productores debieron preocuparse de contar con un guión decente, o al menos inteligente y que no crea que los espectadores nunca antes han visto una película romántica.

Es tal la cantidad de lugares comunes que abunda en esta película que se la podría considerar la madre de las comedias románticas predecibles y rutinarias (incluyendo las canciones de su soundtrack)… además, se sabe que siempre la receta de juntar muchas historias para contarlas en paralelo, es arma de doble filo: es ineludible que sea muy poco lo que se puede profundizar en los personajes y situaciones, e inevitablemente algunos de ellos serán sólo un adorno en la trama, cuya desaparición no alteraría demasiado las cosas en el contexto general y dan exactamente lo mismo.

El resultado final: muy pocas risas -casi todas ellas por cuenta de Hathaway-, romance por todos lados pero lleno de cursilería y escasa espontaneidad, una dirección con piloto automático y un guión ridículo, que llega a provocar risa por lo malo y su acumulación de clichés. A pesar de todo esto, de seguro muchos la disfrutarán y servirá para estimular su romanticismo, pero al menos a mí me pareció muy, pero muy mala.

*/5

Los fantasmas de mis ex…

Los fantasmas de mis ex, Ghosts of Girlfriends Past, Mark Waters, 2009

Los fantasmas de mis ex, Ghosts of Girlfriends Past, Mark Waters, 2009

¿De qué trata?: En la boda de su hermano menor, Connor Mead (Matthew McConaughey), un hombre que ama la libertad, la diversión y las mujeres, recibe la visita de los fantasmas de sus antiguas novias, quienes lo llevan por una reveladora y graciosa odisea a través de sus fallidas relaciones del pasado, presente y futuro. Juntos tratan de encontrar la razón por la que Connor actúa como un cretino sin sentimientos, y de ver si aún le queda alguna posibilidad de conocer el amor… o si en realidad está tan perdido como todos creen.

Mark Waters ha dirigido películas mucho más digeribles que esto, pasando desde Chicas pesadas y Loco fin de semana hasta Como si fuera cierto. Sin embargo esta película fracasa en el intento de entretener. Un buen día Waters vió Un cuento de navidad y pensó que se podía homologar a Scrooge con un soltero fotógrafo mujeriego. El punto no es malo, el problema es que está mal llevado.

Los chistes no tienen gracia, esceptuando dos tres que aparecen en el trailer.  El persona de McConaughey es el mismo de sus pasadas comedias románticas, todo es lo mismo, claro se ve más guapo pero no hay nada nuevo bajo el sol. Jennifer Garner es la única que luce bella y simpática en la película y es que el público empata más con su personaje que con el protagonista.

Al grano: Una comedia romántica más del montón, que si te saca una sonrisa y andas de meloso, una lagrimilla. No más.

** / 5