La ciudad de las tormentas (GREEN ZONE) / Bélica y poderosa

Green Zone

La ciudad de las tormentas, Green Zone, Dir. Paul Greengrass, 2010

Durante la ocupación de Bagdad en 2003 por tropas estadounidenses, al subteniente Roy Miller (Matt Damon) y a su equipo les encargan la misión de recorrer el desierto en busca de armas de destrucción masiva supuestamente almacenadas allí. Registran escondite tras escondite, a cual más peligroso, pero en vez de letales agentes químicos, descubren un elaborado plan que cambia el propósito de su misión. Rodeado de agentes con objetivos contradictorios, Miller debe abrirse camino entre una maraña de espías en un país desconocido mientras intenta encontrar respuestas que quizá sirvan para salvar a un gobierno o para extender la guerra en una región muy inestable. No tardará en descubrir que, en un momento difícil y en una región explosiva, el arma más difícil de encontrar es la verdad.

Green Zone” es una película que es movida por secuencias de acción rodadas con la intención de resultar verosímiles, con personajes realistas y con un guión que contiene un gran elemento político y de crítica a las motivaciones de la guerra de Irak. Si bien es cierto que las implicaciones del gobierno estadounidense nunca son desarrolladas todo lo que se podría y quedan demasiado abarcadas en un único personaje interpretado por Greg Kinnear. Esta película tiene una intención de denuncia y para ello, emplea aspectos formales del cine de entretenimiento, pero no al revés. Pero si en algo peca el buen guión de Brian Helgeland es de obviedad en varios aspectos. Hoy en día es fácil intuir la verdad sobre las armas de destrucción masiva con lo que resulta evidente hacia dónde se dirige la trama, de hecho ésta es en varios puntos demasiado previsible, llegando hasta un final de redención puramente americanizado.

Green Zone

Se podría considerar a “Green Zone” como una película políticamente incorrecta, en contraposición con la vencedora de los Oscar 2010. No digo con esto que “The Hurt Locker” sea peor film. Pero una gran pregunta se esboza en mi mente: ¿Qué hubiese pasado si “The Hurt Locker” tratara el tema de las (desaparecidas) armas de destrucción masiva, y la burocracia falseada siempre por los Estados Unidos mediante sus medios informativos? Pues lo más seguro es que, el oscar a mejor película se lo hubiese llevado Avatar“.

El estadounidense medio de hoy en día es crítico con las guerras en concreto, no con la trayectoria imperialista de su país. Como cualquier imperio a lo largo de la Historia, este llegará a su fin. Ya se han curtido en todo tipo batallas desde final de la Primera Guerra Mundial, cuando Estados Unidos se convirtió en el primer banquero y productor industrial del mundo. Más tarde vendrían la Segunda Guerra Mundial con el absoluto consentimiento de su población, seguida de la impopular incursión en Vietnam.

La calidad de la cinta a nivel interpretativo, es soberbia; tanto por Matt como por el resto del elenco, bordando con total veracidad sus papeles gracias sobretodo a su gran ritmo y duración adecuada.

Escenarios, decorados y demás stuff utilizado para el rodaje (sobretodo los extras haciendo de población irakí) son alucinantes, en todo momento crees que estas en Irak. El desastre en las calles, el gentío rodeando a los soldados.. se siente el “agobio” que supondría estar en esas circunstancias y sobretodo la tensión a la que se vieron sometidos los militares en sus acciones.

Nunca he sido muy fan de las películas bélicas, pero ésta te absorbe en la historia, sin llegar a reconocer a los EEUU como los buenos, y los irakíes como los malos, ni viceversa.

Es la expresión tal cual de la realidad, de hasta donde estaría dispuesto a llegar un país (los americanos lo que sea por lo que sea) con tal de conseguir sus objetivos, que como siempre, son clasificados y confidenciales.

****/5

Green Zone

Zona de miedo, The Hurt Locker, 2009

the-hurt-locker-poster Narra el día a día de una brigada estadounidense de desactivación de explosivos desplegada en Irak, una unidad de élite de artificieros que se ve inmersa dentro de una caótica ciudad donde cualquiera puede ser un enemigo potencial y cualquier objeto puede ser una bomba. El grupo está liderado por el sargento Thompson (Guy Pearce). Cuando éste fallece en el transcurso de una misión, se queda al mando el impredecible, valiente y temerario sargento William James (Jeremy Renner). Faltando poco más de un mes para que la brigada finalice su turno de rotación en Iraq, el imprudente comportamiento de James hará que sus dos subordinados, el sargento Sanborn (Anthony Mackie) y el especialista Eldridge (Brian Geraghty), valoren seriamente el riesgo que corren en su trabajo.

Parece querer presumir de un corte realista de lo narrado, pero es únicamente una cinta sin fundamento, que nos cuenta los incidentes de un grupo liderado por un sargento adicto a la adrenalina y su par de subordinados. Pues resulta que los soldados ya no son heroicos, dice Kathryn Bigelow, son "adictos a la adrenalina".

the-hurt-locker09-6-27

Nos encontramos sin duda con una película un tanto particular, tanto que mi nota ha ido variando, según se desarrollaba el film, desde el suspenso al sobresaliente varias veces. Finalmente lo dejo en un poco convencido notable, pues no sé qué nota darle, pues es obvia su calidad, pero también su insufrible repetición de imágenes y situaciones.

Manteniendo la calma vemos como K. Bigelow dirige a unos actores fantasma en un mundo tan hostil como poco creíble. Sólo los primeros planos de la máquina que desactiva las bombas, parece querer transmitir algo al espectador. Kathryn Bigelow es una amante del riesgo; de las emociones fuertes. Así lo deja claro una filmografía plagada de títulos demasiado irregulares, pero que casi siempre se las arreglan a la hora de brindar la ración necesaria de momentos trepidantes para que el público salga de la sala de cine con sensación de agotamiento.

the-hurt-locker-pic1El film no deja de ser varías películas en una, contadas de misión en misión de unos artificieros Norteamericanos, desplazados a Irak, que se van enfrentando a todo tipo de modalidades de atentados con bombas con un denominador común, que no es otro que la tensión, el pasotismo de la población civil, y la total desconfianza que tienen los soldados ante ellos, donde cada uno puede ser un potencial enemigo.

Todas las misiones de las bombas tienen más o menos el mismo patrón, lo cual creo que está hecho aposta, y esto puede resultar incomodo al espectador por repetitivo, pero la estructura narrativa es esa, narrar el día a día de este tipo de soldados dentro de la guerra de Irak, adoleciendo quizá de ahondar un pelín más en los personajes, los cuales resultan distantes durante todo el metraje.

En realidad este film está elaborado para elogiar la labor de los soldados americanos y justificar sus errores como si fueran los tres mosqueteros de siglo veinte. Esta realización nos recuerda a las antiguas producciones que te empachaban de patriotismo, heroísmo y benevolencia americana. No deja de ser de un producto mezquino, falso y mediocre.

Los personajes son planos y carecen de profundidad; no poseen una humanidad cercana. Están ahí porque les gusta desactivar bombas, guerreros embrutecidos hasta el límite que ni siquiera encuentran su sitio en el ejército salvo desarrollando la labor más arriesgada. Parias de la vida en sociedad que se refugian en la fina línea del delirio para escapar de unas realidades para ellos mucho más dolorosas y complicadas como la familia o el retorno al mundo civilizado. La última escena del film brilla con luz propia y disipa cualquier resquicio amoral sobre la devoción de los artificieros por su trabajo: viven para evitar muertes, arriesgando la suya sin preguntar demasiado.

the-hurt-locker_1231882171_640w Hay una manipulación que se percibe, es aquella en la que se muestra a toda la sociedad Iraquí como salvaje, mala y asesina, aunque es verdad la ruptura histórica, religiosa y política es evidente, pero, de esto a que ninguna persona en, ese país, sea buena deja mucho que reflexionar.

No sé si esta peli, pese a su indudable calidad, va a calar en el espectador mexicano. Pienso que es una película para fanáticos de lo bélico más que para el espectador corriente que va a pasar el rato al cine.

* * * / 5