Drive (Winding Refn, 2011)

Fue en 2011 cuando Nicolas Winding Refn sorprendió a todos con esta película en Cannes. Adaptada de la novela de James Sallis “Drive ” es el cine independiente en su forma más visceral, dura y temperamental.  Ryan Gosling y Carey Mulligan cautivan, en personajes tan bien definidos y estructurados.

Winding Refn construye una película que con el tiempo tendrá el aprecio suficiente para denominarla culto, pues tiene todos los elementos para todo el cinéfilo exigente. Driver (Ryan Gosling) trabaja en un taller y es stunt de cine, pero, algunas noches de forma esporádica, trabaja como chófer para delincuentes. Shannon (Bryan Cranston), su jefe, que conoce bien su talento al volante, le busca directores de cine y televisión o criminales que necesiten al mejor conductor para sus fugas, llevándose la correspondiente comisión. Pero el mundo de Driver cambia el día en que conoce a Irene (Carey Mulligan), su guapa vecina que tiene un hijo pequeño y a su marido en la cárcel.

Emulando las películas ochenteras en las que el vemos al protagonista atribulado por sus decisiones Winding Refn construye la fábula de un antihéroe, con tus defectos y virtudes, sus logros y fracasos. La estética, edición y fotografía completamente cuidadas y estudiadas para un impacto pleno, visual. La banda sonora de Cliff Martinez lo colocan como un compositor relevante y actual. “Drive” no es únicamente una exquisita cinta de acción, tensión y thriller.

La violencia responde no sólo a una serie de acciones sino a una dependencia, la adrenalina se convierte en un motivante y el personaje representado por Gosling lo ilustra con miradas, pequeñas acciones físicas y una furia contenida, que cuando explota, es completamente apabullante, para sus enemigos como para el público. Con escenas que permanecerán semanas en la mente del público, esta cinta se mueve entre lo hipnótico y lo sorprendente.

Calificación: * * * * */5

Anuncios

Fuego (1996):: Apertura de la Jornada contra la Homofobia Puebla 2010

Fire

Fuego, Fire, Deepa Mehta, 1996

Ashok (Kulbhushan Kharbanda) lleva casado 15 años con Rahda(Shabana Azmi), que es la que lleva el peso del negocio familiar y se ha convertido en el alma de la casa. Con ellos viven la madre y el hermano del marido en aparente armonía. Pero la entrada en el clan de Sita(Nandita Das), la joven esposa de su cuñado, revolucionará el entorno de Rahda. “Fuego” Primera obra de la conocida trilogía de Deepa Mehta, le siguirían “Tierra” (1998) y “Agua” (2005).

Dos mujeres desatendidas amorosa y sexualmente por sus respectivos maridos, comienzan a intimar entre ellas mismas, se hacen amigas y dan el paso de acariciarse, abrazarse y amarse; a partir de ahí la relación amorosa entre ambas se va intensificando, una a otra van enseñándose cosas, adquiriendo confianza en sí mismas y sobre todo van descubriendo lo subestimadas y esclavizadas que han vivido hasta entonces (siempre subyugadas a la tradición, a los dogmas, a los hombres, a las tareas del hogar que en su caso concreto pasa por atender a una anciana que siempre está llamándolas con su campanilla para que sean ellas las que la limpien y la asistan en lugar de su propio hijo).

FireEn un momento dado, la más joven de las dos, la recién casada, le confiesa a su amiga y amada: “Estoy harta de tanta devoción. ¿Por qué no buscar otras opciones?”, y con esa declaración de intenciones proseguirá el grueso del film. Así mismo en otro diálogo su enorme necesidad de salvación y liberación femenina clama: “El concepto del deber se sobreestima”.

Deepa Mehta, lanza con ésta y con las otras dos películas de su trilogía hindú (“Tierra”, “Fuego”, “Agua”) una importante crítica a la tradición, porque la tradición está bien y es noble si favorece a todos, pero no si sólo beneficia a los hombres. Una de las dos mujeres protagonistas en este film, lleva 13 años viviendo como hermana de su marido porque éste ha decido hacerse religiosamente casto, según el sentido budista de que el deseo es la causa de todos los males. Pues bien, ella a raíz de la relación amorosa con su amiga, se hace reivindicativa y consciente: “Sin deseo la vida no tiene sentido”. Y realmente tiene razón, porque si bien es cierto que el deseo, como decía Buda, es la fuente de todos nuestros males, no lo es menos que si no deseamos dejamos de ser humanos y nos convertimos en ¿qué?, ¿en vegetales meditativos?; para bien y para mal, lo natural en el ser humano es el deseo, es característica intrínseca y fundamentalmente humana.

Fire

Sin embargo, ya poniéndonos técnicos narrativamente la película es mucho contexto y el conflicto se desarrolla más de la mitad de la película. Lo que la hace a ratos ligeramente pesada, sin embargo, la estupenda factura con la que está hecha te brinda una interesante refelexión. Deepa Mehta plantea “Fuego” para mostrar el conflicto resultante de una sociedad masculinizada, tradicionalista y hermética, que no admite cambios chocantes, aunque estos sean, no ya positivos o negativos, sino inevitables y nada agresivos o dañinos. A fin de cuentas, Mehta proclama el valor del amor, del placer, de la sensualidad, del momento. Algo universal, pero obviamente díficil en una nación dónde la feminidad estás secuestrada – la mujer ha de ser sumisa, infeliz, receptiva y trabajadora – y no hay recompensa de rescate.

* * * * / 5 :: Interesante cinta, muy recomendable

Buscando un hogar (Away we go)

away_we_go ¿De qué trata?: "Buscando un hogar" es la historia de una joven pareja que va a tener su primer hijo, y que se dedica a recorrer los Estados Unidos en busca del mejor lugar para comenzar asentarse y comenzar como familia. Cuando Burt (John Krasinski) y Verona (Maya Rudolph) descubren que están a punto de tener un niño, sufren una crisis de pánico. No soportan el pueblo donde viven, y ahora que los padres de Burt se mudan de allí, pierden el sistema de apoyo con el que contaban. Ambos deciden entonces emprender un viaje en busca del sitio ideal para echar raíces y criar un niño. De paso, visitan a una serie de parientes y amigos. Algunos son absolutos excéntricos, otros son conmovedores, pero todos ayudarán a Burt y a Verona a encontrar su destino. Acabarán por descubrir que para crear un hogar, sólo se necesitan el uno al otro.

No es que no conozca el trabajo de su director, Sam Mendes, autor de otras buenas películas como “Road to Perdition“ o “Revolutionary Road“, pero no sabía qué esperar de esta comedia. Y me dejó un buen sabor de boca.

away-we-go-1 “Away We Go” cuenta la historia de Burt y Verona, una pareja de treintañeros que se hallan en un momento de drásticos cambios en su vida. Verona está embarazada de seis meses y las perspectivas económicas de ambos no son muy prometedoras, por lo cual se enfrentan a una realidad acuciante: no saben verdaderamente qué dirección deben seguir sus vidas. Por tanto, se plantean la posibilidad de realizar un viaje a través de Estados Unidos y Canadá, visitar a ciertos amigos y familiares y quizá decidir dónde establecerse.

A partir de ahí, Sam Mendes nos invita a un viaje marcado por situaciones absurdas que conjuga a la perfección el humor y la ternura, pero sin caer nunca en el sentimentalismo. John Krasinski y Maya Rudolph están excelentes en los papeles de los dos protagonistas, y también nos ha gustado mucho Maggie Gyllenhaal en su papel de profesora de universidad que ha perdido el contacto con la realidad. Su personaje está un tanto estereotipado, quizá, pero por desgracia abunda en el mundo académico.

Un filme que nos brinda un panorama reflexivo sobre la ansiedad propia de una pareja joven que se prepara para tener a su primer hijo: el temor al fracaso familiar, los traumas que conlleva el ser padres, la planificación estratégica de qué tipo de familia constituir y consolidar, los miedos por no saber manejar las contingencias que el futuro depara, las dudas e inseguridades en la toma de correctas decisiones, los cambios que implican el dejar de pensar sólo en la pareja para centrar la atención en la paternidad responsable, las “secuelas” no gratas de la procreación tanto a nivel individual como el de pareja, etc.3614178514_99db819895

Al grano: Interesante ejercicio reflexivo más de Sam Mendes, quien logra plasmar en esta comedia dramática su capacidad para abordar temas de relieve de la vida diaria con un toque irreverente e hilarante.

* * * 1/2  / 5

Inglorious Basterds….

Inglorious Basterds, Bastardos sin gloria, Tarantino, 2009,

Inglorious Basterds, Bastardos sin gloria, Tarantino, 2009,Resúm

Resumen de la crítica enviada a LA VERDAD para el 11 de octubre.

¿De qué trata?: Durante la ocupación alemana de Francia, Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent) presencia la ejecución de su familia a manos del coronel nazi Hans Landa (Christoph Waltz). Shosanna consigue escapar y huye a París, donde se forja una nueva identidad como dueña y directora de un cine. En otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine (Brad Pitt) organiza un grupo de soldados judíos para tomar represalias contra objetivos concretos. Conocidos por el enemigo como “The Basterds”, los hombres de Raine se unen a la actriz alemana Bridget Von Hammersmark (Diane Kruger), una agente secreto que trabaja para los aliados, con el fin de llevar a cabo una misión que hará caer a los líderes del Tercer Reich. El destino quiere que todos se encuentren bajo la marquesina de un cine donde Shosanna espera para vengarse…

Quentin Tarantino tiene un gran poderío cinematográfico que trenza, sobre diferentes tonos y géneros, un historial fílmico cuya personalidad supera el conjunto que ofrece el mosaico de referencias. No se trata de una conexión directa con el género o el filme, sino el talento y estilo propio del cineasta que se impone estableciendo una nueva visión dimensionada del autor. Es así que Bastardos sin gloria es un filme puramente tarantiniano cuyos orígenes quedan borrados y ametrallados por la cinefilia y la genialidad.

Tarantino realiza su narración mediante capítulos, desgranando situaciones y sucesos que, poco a poco, conformarán un todo hasta desembocar en un final muy coherente y bien atado que transgrede la historia reconstruyéndola mediante una pantalla de cine. Todos los capítulos mostrados forman una unidad perfecta, es delicioso ver los diferentes estilos remezclados y que da enorme riqueza al contenido como los muchísimos detalles que contiene y que seguro se valorarán mejor en posteriores revisiones.

Mélanie Laurent, muy buena actuación...

Mélanie Laurent, muy buena actuación...

Los diálogos, las interpretaciones, las referencias cinéfilas y las esporádicas incursiones de la violencia, en brutales estallidos que consumen y aderezan un dramatismo producido sin prisa alguna, constituyen las herramientas de un director que, con Bastardos sin gloria ha creado una de las películas más interesantes y audaces de los últimos años. Tarantino ha vuelto a demostrar que no hay en él nada conformista y que continúa renovándose a sí mismo, evitando resultar plano y predecible.

Bastardos sin Gloria exhibe a uno de los villanos más maquiavélicos de la historia del cine, el coronel Hans Landa, que construye en la comienzo el leitmotiv de toda la cinta: un simple disparo puede cambiar toda una guerra como si de un efecto mariposa se tratase. No sólo es una representación conocida del concepto del azar sino del conocimiento personal y las experiencias. Es significativo el juego de idiomas en el guión y el pasado que arrastran los personajes como los actos que desencadenan.

La recreación de la Segunda Guerra Mundial no es un retrato de las trincheras, ni del campo de batalla sino de pura negociación (las situaciones en todas las secuencias se resuelven siempre así).

Gran actuación de Christoph Waltz

Gran actuación de Christoph Waltz

Al grano: Bastardos sin gloria es un monumento cinematográfico a la historia del cine. Un acto de amor brutal, combativo y suicida donde la ficción se mantiene de la mano de una realidad que ha impactado a la humanidad.

* * * * * / 5

El casamiento de Raquel

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

¿De qué trata?: Kym (Anne Hathaway), una ex-modelo que se ha pasado los últimos 10 años entrando y saliendo de centros de rehabilitación, regresa a casa durante un fin de semana para la boda de su hermana Rachel (Rosemarie DeWitt). A pesar de su juventud, Kym tiene un largo historial de crisis personales, conflictos familiares y estancias en clínicas para rehabilitarse. La boda de Rachel se presenta como la ocasión perfecta para volver a la casa familiar de los Buchman, y limar así las asperezas del pasado. Sin embargo, lo que prometía ser un fin de semana festivo junto a los parientes y amigos de los novios, se complica cuando salen a relucir viejas tensiones. Kym, con su mordacidad habitual, contribuye a ello, formando un retrato familiar algo extraño.

Que buen drama, tan sencillo, tan complejo, tan bien llevado. Yo siempre me he quejado de las películas que abusan de la cámara en mano pero esta cinta es tan necesario para adentrarnos en la mente de Kym, como se desarrolla su vida en familia. A pesar que sólo los verá en ese festejo, su llegada provoca que los rencores salgan a flote. Jonathan Demme ha demostrado muchas veces su calidad como director y vicionario, esta vez dirige de una forma artesanal. Como si construyera un pequeño regalo y descubrimos poco a poco su gran valor.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Puede que el metraje es excesivo, que algunas escenas son intrascendentes y se prolongan hasta la extenuación, que la música constante aburre, que la cámara subjetiva marea al espectador, tal vez que Rachel sea demasiado severa con su frágil hermana y que su historia de amor algo inverosímil; pero, la verdad es que la película mantiene siempre sus constantes vitales y tiene momentos en que te encoge el corazón y te hace lagrimar.

Al grano: Pequeña gran película que destaca el talento de Anne Hathaway en plenitud.

* * * * / 5

El jardinero fiel… (a propósito de virus y vacunas)

El jardinero fiel, The Constant Gardener, Fernando Meirelles, 2005

El jardinero fiel, The Constant Gardener, Fernando Meirelles, 2005

¿De qué trata?: Justin Quayle (Ralph Fiennes) es un diplomático británico radicado en Kenya en donde su mujer(Rachel Weisz) es asesinada junto a un hombre sospechoso de ser su amante, un activista defensor de los derechos humanos de la región. Quayle decide entonces investigar los asesinatos, y comienza a descubrir mucho más de lo que esperaba…

Fernando Meirelles nos envuelve de una manera inteligente y enigmática en un ambiente gris alrededor de intereses dispares con una pobre Africa como protagonista, donde lo que vemos se nos presenta de un color y a medida que avanza la película descubrimos diferentes tonalidades. Surgirán muchas cuestiones tanto morales, como de fidelidad tanto a una causa como a algún amigo.

La acción tiene lugar en Kenia, Berlín y Londres, en torno a 1999/2000. El diplomático Justin Quayle (Fiennes), de unos 40 años, apacible y aficionado a la jardinería, conoce en Londres a la activista Tessa (Weisz), de 25 años, espontánea, brillante y luchadora. Enamorados, se casan y se trasladan a Nairobi.

El film suma los géneros de drama y thriller. No renuncia a ninguna de las facetas de la novela: romance, drama personal, tragedia colectiva, denuncia, intriga y thriller. Presenta una interesante descripción de la preocupante situación de África, un Continente olvidado, donde la población vive en condiciones flagrantes de pobreza, subdesarrollo y explotación. Denuncia prácticas deplorables que algunas multinacionales llevan a cabo en el continente aprovechándose de los más débiles con el consentimiento de las autoridades. El eje dinamizador de la acción es una singular y atípica historia de amor, narrada con buen oficio y pasión. La obra tiene el mérito de combinar, equilibradamente, entretenimiento, creación artística, compromiso contra las grandes injusticias del mundo y tensión dramática.

A pesar del romance la película te lleva a la emoción, intriga y drama...

A pesar del romance la película te lleva a la emoción, intriga y drama...

La narración se desarrolla de modo fragmentado, haciendo un uso frecuente del “flashback”. Subraya el realismo incorporando secuencias rodadas con la cámara al hombro, de apariencia y sabor documentalista. Tanto la palabra como la imagen y el sonido dan lugar a composiciones de gran belleza, a las que se añaden encuadres contemplativos de hermosos y espectaculares paisajes naturales. La aplicación de juegos de luz y color confiere a las imágenes un grato y emotivo aire pictórico. En nuestra opinión, la belleza formal del relato no perjudica ni la concepción ni la contemplación del fondo. El guión, bien construido y ajustado a la novela, elabora un relato complejo y rico en matices, en el que se superponen capas sucesivas de sentidos, intenciones y sugerencias. La interpretación de Fiennes es sobria y brillante, la de Weisz desborda vitalidad y naturalidad y la de Danny Huston (Sandy) sobresale por su corrección.

Bill Nighy en un papel pequeño pero muy importante.

Bill Nighy en un papel pequeño pero muy importante.

La música, del español Alberto Iglesias (“La mala educación“, 2004), basada en instrumentos aborígenes y canciones tribales, ofrece pasajes de gran intensidad emocional y de exaltación de África, que invitan a la meditación y reflexión. La fotografía, de César Charlone, usa “trevellings” aéreos espectaculares, profundos encuadres de conjunto, escenas de aire televisivo y un cromatismo singular. Los verdes predominan en el mundo de Justin (Inglaterra) y los rojos intensos en el de Tessa (África).

La historia de amor es preciosa. Primero la química entre Rachel Weisz y Ralph Fiennes, que está genial, como siempre, es muy buena, a pesar de que el principio es muy elíptico, sin perder mucho tiempo, alternando pasado y presente. Tras la pérdida de la esposa, la historia es más triste todavía. Ese jardinero atrapado por su pasado y al mismo tiempo incapaz de recuperarlo, sabiendo que todo pudo haber sido de otra forma, recorre el mismo camino que antaño hizo su esposa, como magnífica declaración de amor. Hay mucho romanticismo en esta película, más allá de

El romance va de la mano con la crítica social

El romance va de la mano con la crítica social

musiquitas con violines, besitos y todas esas chorradas que hoy en día se identifican con la palabra romántico. Por tanto, no puedo entender esas críticas que hablan de una intriga fantástica (todo lo contrario, la intriga se sostiene gracias a la historia de amor)o de un alegato magnífico sobre el problema africano. Nada de eso, ante todo es una gran historia de amor, que ocurre en un tiempo y en un espacio, y los protagonistas están influenciados por ese ambiente, pero no es lo que da peso a la historia.

La espontaneidad y naturalidad de Rachel Weisz logran que construya un papel digno de elogio, donde la incómoda presencia de una muchacha que, allí donde va, crea discordia, es capaz de vislumbrarse como algo tierno y dulce en cada ocasión que comparte cuadro con el personaje de Fiennes, y es que “El jardinero fiel” más allá de sus vicisitudes críticas, es un bello romance sobre dos personas que, en un momento determinado, se encuentran, se comprenden y logran establecer una conexión tan madura como interesante.

Poderoso drama.

Poderoso drama.

Porque aunque Tessa sea una de esas mujeres imprevisibles que nunca sabes por donde van a salir, entre ellos se trenza una relación construida en base al respeto mutuo y a la afinidad que promueve esa conjunción de características tan peculiares.

El montaje de esta película cumple con todos los elementos que pretende en un principio, haciendo de las imágenes que componen el film un torrente de atracción visual que en ningún momento desentona con el resto de elementos y, a la par, narra esa historia que podría haber resultado tan densa, ya no sólo por sus elementos dramáticos, sino por la parte donde se torna una investigación más o menos rutinaria y se enfoca más bien hacía el thriller, con buen ritmo y unas formas que focalizan la atención del espectador constantemente en lo que se está contando.

Al grano: Película con diversos elementos que la hacen romántica pero que elementos thrillerianos la hacen aún más fuerte y poderosa.

* * * * * / 5

FICG24 – The guitar

La guitarra, The guitar, Amy Redfore, 2008

La guitarra, The guitar, Amy Redfore, 2008

¿De qué trata?: En el espacio de una misma mañana, Mel (Saffron Burrows) pierde su trabajo, a su novio… y le informan de que tiene un cáncer terminal. Ante esa situación, decide perseguir sus sueños durante los dos meses que le quedan de vida.

The Guitar” es una historia de como retomar lo que verdaderamente nos hace vivir a sabiendas que lentamente dejaremos de existir. Es retomar lo que dejamos perdidos por caer en la monotonía cotidiana y revivir eso que alguna vez dejamos atrás, que nos hacía verdaderamente vivir para afrontar una vida acorde a todo lo que alguna vez nos dijeron que era la vida.

Seguramente recordarán a la actriz que hacía de Andrómaca en Troy, Saffron Burrows, la protagonista de esta película. Saffron sostiene está película que va de la muerte a la vida. La actuación de ella es tan pura y contenida que vives toda esa desgracia personal tan directamente que experimentas un acercamiento al personaje.  Mel vivía practicamente tan cotidiana que hasta la ropa que usaba, gris sobre todo, demostraba a alguien deprimido, tal vez sin caracter, sin esperanzas, que cuando le dicen que va a morir realiza un proceso de purificación que le hace entender todo aquello que la hacía vivir intensamente.

Desde su nombre, “Melody” se hace referencia a esa vida musical. En un principio ella es una guitarra sin ser tocada, que cuando comienza a entender su propia melodía alcanza esa paz que tanto necesitaba, ese alcance de la libertad que llega a obtener, demuestra que esa guitarra puede llegarnos a dar tantos bellos momentos, tanta pasión desbordada.

Una estupenda Saffron Burrows

Una estupenda Saffron Burrows

El film es un recorrido de la “vida sin saberla vivir” a la “vida aprovechada intensamente”, es un viaje en el psique de la protagonista. Todos los personajes secundarios son aquellos que logran entrar dentro de la burbuja en la que Mel se protege, logrando mucha interacción y sobre todo son contagiados de este proceso de valorarse y entenderse. Destaca Isaach De Bankolé (Roscoe) como el repartidor de las compras que realiza Mel para saborear todo eso que no vivía anteriormente y Paz de la Huerta (Cookie) como una repartidora de pizzas que le enseña Mel a experimentar y dejarse llevar por ese sabor pasional que tanto tenía contenida.

La música como la pasión que gira tu vida...

La música como la pasión que gira tu vida...

Al grano: Película honesta y sencilla que te deja el sabor de aprovechar cada segundo al máximo. Amy Redford tuvo muy buen inicio, espero ver más de ella. Y lo vuelvo a repetir, Saffron Burrows es un talento increible, merece ser más aprovechada en otros proyectos.

* * * * / 5