WOLVERINE….

Wolverine, X-Men Origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009

Wolverine, X-Men Origins: Wolverine, Gavin Hood, 2009

¿De qué trata?: Precuela de la película X-Men. Situada 17 años antes, narra los inicios del arma X y la forma en la que Wolverine  se convirtió en mutante. Logan (Hugh Jackman), convertido en un mutante que se hace llamar Wolverine, es capaz de sacar unas afiladas garras; además que cuenta con una fuerza y agilidad sobrehumana, prepara su venganza contra Victor Creed (Liev Schreiber), culpable de la muerte de su novia. Mientras tanto, otros mutantes se acogen al programa X para unir sus fuerzas.

Gavin Hood y Ang Lee tienen el mismo problema, no saben hacer blockbusters. Ambos directores con claras tendencias artísticas e independientes aceptaron dirigir estas películas sobre heroes de Marvel, Hood dirigió esta entrega de “Wolverine” y Lee la fallida “Hulk“. Y lo que tienen ambas películas es que en lo que fallaron son los efectos y la edición.

El guión de David Benioff y Skip Woods está muy bien hecho, vaya, cumple, emociona y te lleva a través de la mente de Wolverine, adentrandote en ese sentimiento de no pertenecer a nada y que te arrebaten todo lo que creias tuyo.  Sin embargo visualmente, la película deja mucho que desear. Y no puede haber error más grande en un blockbuster que los efectos y lo que te es contado no te sea creíble visualmente. Salvo por algunas escenas muy contadas (donde figuran Wade y Gambit).

Wolverine me deja un sentimiento de que me quedaron a deber algo y eso es algo muy frustrante. Se nota la total diferencia que hay entre el X-Mende Bryan Singer con esta película.  Donde en una se disfruta los conflictos, para muchos conocidos, de la discriminación de razas o minorías, en esta se siente puro entretenimiento palomero que no te deja ninguna aportación. Las 3 entregas pasadas de X-Men se caracterizaron por ese sabor de lucha contra las minorias y vale la pena darles un análisis mayor al que proyectan.

Al grano: Favor de darle a dirigir blockbusters a quienes saben dirigirlos y checar el uso correcto de los efectos especiales, De paso, chequen la edición. Todo este conjunto daba para muchísimo, muchísimo más..

* * / 5

Hancock – Fate doesn’t decide everything. People get to choose.

Hancock, Peter Berg, 2008

Hancock, Peter Berg, 2008

¿De qué trata?: Hay héroes, hay superhéroes… y luego está Hancock (Will Smith). Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Todo el mundo lo sabe. Todo el mundo, menos Hancock. Insatisfecho, atormentado, sarcástico e incomprendido, las acciones heroicas y bienintencionadas de Hancock cumplen su objetivo y salvan muchas vidas, pero siempre provocan unos tremendos desaguisados. La población ya no puede más y, aunque está agradecida de tener a su héroe local, los buenos ciudadanos de Los Ángeles se preguntan “qué es lo que han hecho para merecer a este tipo”. Hancock no es alguien al que le importe lo que piense la gente, hasta el día en que salva la vida de Ray Embrey (Jason Bateman), alto ejecutivo de una empresa de relaciones públicas. Y es entonces cuando el impopular superhéroe se da cuenta de que, al fin y al cabo, tiene un lado vulnerable.

Buen arranque, mal seguimiento...

Buen arranque, mal seguimiento...

La verdad es que una historia que cuente acerca de un superhéroe que no es querido, no es tan innovadora…pero si en esta historia al superhéroe tampoco le importa esto, entonces es completamente distinto, y ESA es la historia que iba a convertir esta película en una obra maestra. PERO al final el guionista opta por una historia completamente distinta que prácticamente anula totalmente la primera. Empieza fenomenalmente bien, y te echas unas risas viendo a tan calamitoso personaje meter la pata una y otra vez empapado en Whisky y causando todo tipo de destrozos.

Mantiene durante bastante rato un ritmo muy alto y divertido hasta que de pronto el guionista se mete en un agujero del que ya no sabe salir, te empiezas a aburrir y finalmente te importa un bledo todo lo que está pasando. La media hora final se puede calificar hasta de horripilante, pierde totalmente la gracia y hasta resulta bastante absurda, muy por debajo de los primeros 45 minutos.

Charlize Therón cumple con un personaje importante para Hancock

Charlize Therón cumple con un personaje importante para Hancock

No obstante es una entretenida peli para pasar el rato y sobre todo divertirse en su primera hora, y quizás es con lo que debamos quedarnos. El resultado es un típico producto veraniego en el que destaca la torpeza del director a la hora de transitar a su personaje principal de vagabundo a superhombre como esa forma que tiene de hacer avanzar la historia hacia su espectacularmente absurdo final no sólo sin desarrollar una mitología rigurosa o lógica, sino reescribiendo constantemente sus propias reglas narrativas y dramáticas.

Hancock está perdido, no se encuentra a si mismo, no sabe quién es. Sólo sabe que tiene unos poderes increíbles y esto le convierte en un gamberro peligroso, falto de cariño y sobre todo de sentido en la vida. El personaje es simpático, Will Smith lo es, y cae bien haga lo que haga. No es una comedia al uso, ni un drama tradicional, ni una película de acción convencional, no encuentra, diría yo, una clasificación clara dentro de un género. Hancock, no es ni un Spiderman ebrio, ni un Superman tarado, quiere ser él mismo, distinto a todos. Si descartamos los efectos especiales, que son inmejorables como en cualquier película actual, nos quedamos con una cinta de muchas pretensiones pero pocos logros. Un héroe distinto que manifiesta su desagrado hacia los uniformes de los superhéroes clásicos juzgándolos como ridículos pero se cuida bien de no mencionar a los superhéroes consagrados. Su propio uniforme, una vez que acepta embutirse dentro de él, le parece demasiado ajustado. Fuerza un final feliz rescatando de la muerte a los dos protagonistas cuando el fin natural hubiera sido el sacrificio de uno de los dos.

Al grano: No es la gran película de Superhéroes. No viene precedida por una gran (ni pequeño) comic. Le falta un poco de fuerza y se hace corta. Pero al final es una película fresca y entretenida.

* * / 5