Kick Ass!

ddfd ‘Kick-Ass’ (film no apto para menores) gira en torno a Dave Lizewski (Aaron Johnson), un estudiante de instituto que pasa desapercibido por todos, aficionado a los cómics, de dónde saca un día la idea de convertirse en un superhéroe, aunque no tenga superpoderes, no haya seguido un duro entrenamiento y ni siquiera tenga una significativa razón para ello. Pero la vida de Dave cambiará para siempre cuando se encuentre con un par de locos vigilantes -la explosiva niña de 11 años Hit Girl (Chloë Moretz) y su padre, Big Daddy (Nicolas Cage)- y forje amistad con otro joven luchador contra el crimen, Red Mist (Christopher Mintz-Plasse). Y cuando todos se tengan que enfrentar al jefe de la mafia local, Frank D’Amico (Mark Strong), sus alianzas y sus verdaderas habilidades serán puestas a prueba.

Los trabajos de Matthew Vaughn han seguido un hilo conductor, han sido cintas de personajes que se convierten en héroes a pesar de no tener la madurez necesaria para ser héroes. En “Nada es lo que parece” (Layer Cake, 2004) protagonizada por Daniel Craig, el personaje principal realiza una evolución para defenderse de una organización criminal. “El misterio de la Estrella” (Stardust, 2007) es el madurar de adolescente a hombre en un viaje lleno de magia y personajes increíbles. Con esta cinta, Vaughn le da poder al adolescente de soñar y no sólo eso, si no de dejarte con un grato sabor de un cine adolescente bien logrado con muchos toques de comedia negra y gore.

kickass-film-still-01 Lo más destacado es su originalidad. Una especie de Watchmen y American Splendor mezclado. Porque si en Watchmen se planteaba quien vigilaba a los vigilantes, aquí se plantea que pasaría si la gente que admira los comics, películas y videojuegos de súper héroes intentara emularlos, con todo lo que ello conlleva. No todo es glamour, reconocimiento y problemas personales estúpidos (no señalo a nadie hombre araña), aquí los personajes realmente pagan la osadía de emular a sus héroes. Muerte, destrucción familiar y demás tragedias es lo que tienen que asumir los personajes.

Es una obra que deambula entre el homenaje y la parodia sin alejarse del filo de la navaja en la que se apoya para entretener a los amantes del cómic. Dave encarna al típico personaje Marvel en el que sus poderes lo superan. Inspirado en la primera etapa de Spiderman, la cutredad se convierte en arte: un gran poder cutre conlleva una gran responsabilidad igual de cutre. Por otro lado, el traje heroíco de Cage no deja lugar a dudas sobre su paralelismo con Batman y su cruzada particular ante el crímen, apoyado en este film por su hija pequeña experta en artes marciales (Robin).

photo_13_hires Lo gracioso de todo esto es que por fin Nicolas Cage actúa con un mínimo de decencia en un cartel predestinado de antemano al olvido, consiguiendo forjar un personaje carismático. Un héroe. El ritmo y la información que M. Vaughn traslada al espectador durante las distintas secuencias de su película es un acierto. El humor, también presente, se limita a resaltar las obviedades y carencias de unos personajes elegidos para conmover desde el absurdo de sus acciones y erigiéndose como un elegante actor secundario.

Punto y aparte merecen las escenas de acción, rodadas con un ritmo salvaje y con una musicalidad digna de destacar (si vinieran firmadas por Tarantino a algunos críticos se les caería la baba). No se limita en violencia, sangre y determinación. A pesar de estar protagonizada por adolescentes, eso no hace más que desarrollar la sensación de que todo duele más, es más físico.

0415_kick-ass_390x220 Nicolas Cage está bastante bien dotando a su personaje de madurez y poniendo el balance entre tanto adolescente. Mintz-Plasse sigue siendo un gran descubrimiento por el patetismo que inundan todos sus personajes. Mark Strong sigue fascinándome, desde Sherlock Holmes me ha demostrado que tiene gran potencial. Aaron Johnson asume con sencillez y tablas el protagonismo. El resultado final quizás podría haber sido más original, pero igualmente "Kick-Ass" se trata de una de las propuestas más frescas y estimulantes del momento, un western pop cuya mejor ganancia es su independencia del espíritu franquicia que suele ahogar las producciones Marvel. 16kickassspan-1-articleLarge Y no perderos la aparición de una enorme Chloe Moretz, una cría de once años que pelea como Chuck Norris y habla como Harry el Sucio. Sádica, dulce, asesina, madura, un personaje redondo interpretado brillantemente. Ídola total.

Noche en el Museo 2

Noche en el Museo 2, Night at the Museum: Battle of the Smithsonian,
Noche en el Museo 2, Night at the Museum: Battle of the Smithsonian,
¿De qué trata?: El vigilante Larry Daley (Ben Stiller) se ve obligado a decir adiós a todos sus amigos cuando deciden hacer el Museo de Ciencias Naturales más “interactivo” y sustituyen todas las figuras por hologramas. Sus amigos históricos son empaquetados y enviados a los archivos del famoso Smithsonian, en Washington, DC., el museo más grande del mundo. No han pasado ni 24 horas cuando Larry recibe una llamada de Jedediah(Owen Wilson), el cowboy en miniatura, y descubre que la tabla de Ahkmenrah(Rami Malek) ha sido extraviada y esto ha hecho que el Smithsonian cobre vida. Para salvar a sus amigos, Larry tendrá que viajar a Washington, DC y luchar contra Kahmunrah(Hank Azaria), Al Capone(Jon Bernthal), Iván el Terrible(Christopher Guest) y Napoleón(Alain Chabat) que han planeado un complot para apoderarse de la tabla. En medio del caos, Larry hará nuevos amigos, como Amelia Earhart(Amy Adams) o Albert Einstein que le ayudarán a detener el complot y salvar el museo.
Amelia Earhart le inyecta dinamismo a la trama..

Amelia Earhart le inyecta dinamismo a la trama..

Los que disfrutaran con aquella vistosa “Noche en el museo” a buen seguro que también lo harán con esta secuela, que mantiene una buena gama de efectos especiales, y un mismo sistema de comedia amable y efectiva. Pierde el factor sorpresa, y no hay excesiva preocupación en giros de guión considerables, pero se vuelve a disfrutar de personajes importantes y singulares que van desde los jurásicos dinosaurios y monos, pasando por enfáticos faraones, la mítica Amelia Earhart (popular piloto de aviones femenina), hasta los clásicos Napoleón, Al Capone o Atila. Lo importante es la aventura y la manera de presentarla, o así lo ha vuelto a entender Shawn Levy que vuelve a contar con un poco afortunado Ben Stiller en un dicreto papel donde brilla con mayor frescura su guapa compañera Amy Adams.

Un muy envejecido Hank Azaria es el villano Kahmunrah

Un muy envejecido Hank Azaria es el villano Kahmunrah

Lo rescatable de esta propuesta son las pequeñas críticas bajo la mesa, como el uso de los aparátos electrónicos dentro de los museos para hacerlos más lúdicos, que los Hermanos Wright le critiquen a Amelia Earhart que es mujer y no puede pilotear una nave y al final decir, “vaya es buena” o que se reconozca que el General Custer haya sido un mal estratega.  También a destacar la interesante formar de ver cómo cobran vida cuadros de Hopper, Pollock o Degas, y especialmente la célebre fotografía tomada por Alfred Eisenstaedt de aquel ardiente beso durante el desfile de la victoria de los marinos en Times Square a finales de la Segunda Guerra Mundial, a ojos de espectador y sentidos de los protagonistas, en lo que es probablemente el momento más interesante de la película.
Al grano: Pellícula hecha para entretener, que sin embargo, queda corta ante la anterior propuesta.
* * * / 5