“The Girl With the Dragon Tattoo”: Difícil prueba a superar para la versión norteamericana

"The Girl with the Dragon Tattoo" (Niels Arden Oplev, 2009)

Con una producción que está realizada por tres países europeos diferentes, llega la adaptación europea del popular libro de Stieg LarssonThe Girl with the Dragon Tattoo— Título original “Män som hatar kvinnor”. Un thriller perfectamente armado el cual Larsson hizo una trilogía en otras publicaciones. La cinta se basa en una novela negra que se sitúa en un complicado fraude financiero internacional y el pasado mal enterrado de una rica familia industrial sueca a lo largo del siglo XX. A través de su personaje principal, se refiere al clásico ambiente del género de película de suspense y crimen

Un rico industrial llamado Henrik Vanger (Sven-Bertil Taube) contrata a un periodista, Mikael Blomqvist (Michael Nyqvist), para saber qué fue de su sobrina, desaparecida hace nada menos que 40 años. Mikael se junta con una investigadora privada, diferente a las demás, de personalidad dark y presumiblemente bisexual.

Esta es la primera versión que veo de esta obra, en Estados Unidos ya se cocina un proyecto basado en la misma novela de Larsson, liderado por David Fincher (El Curioso Caso de Benjamin Buttom) y esteralizado por Daniel Craig. En este caso el proyecto cae en manos de Niels Arden Oplev quien ha realizado tres largometrajes en Dinamarca, y ahora con esta cinta, alcanza notoriedad internacional. En el cast se encuentran Michael Nyqvist, Noomi Rapace, Sven-Bertil Taube, Peter AnderssonPeter Haber. La actriz Noomi Rapace tuvo una nominación a la Mejor Actriz Principal en los premios a las mejores películas europeas.

"The Girl with the Dragon Tattoo" (Niels Arden Oplev, 2009)

La cinta sueca es un thriller más que decente. Lo dice alguien que no ha leído la novela pero que ha disfrutado de un largometraje que sabe mantener la tensión durante las cerca de dos horas y media que dura. La película te capta y como el buen thriller que es, no te suelta. Se nota la huella de una cinta europea por el realismo que destilan ciertas escenas, que de tratarse de una película americana, se hubieran edulcorado hasta quitarles el dramatismo que requieren.

Por otro lado me ha sorprendido la buena interpretación de un reparto íntegramente sueco. También destacaría la manera en que el film despierta el interés por la dramática historia del personaje femenino principal, de la que se apuntan algunos detalles, pero dejando la miel en los labios y preparando a los espectadores para las secuelas que están por venir.

Habrá que esperar el estreno en latinoamérica de las películas que siguen esta valiente adaptación, que al menos aquí en este lado del mapa, nos preparan ya para la versión que se preparara en USA. Y suponiendo la distribución, llegarán a lo largo del 2011 por lo menos, aquí en México. Bueno ahora tengo una tarea pendiente, leer por mi toda la saga de Larsson y esperar la propuesta estadounidense, espero que tenga por lo menos, la calidad de esta cinta que me mantuvo impaciente al verla. Gran cinta de corte europeo.

****1/2 /5


Texto publicado en Extracine el día 19 de Agosto por Gustavo Barrientos.

 

Love Happens

LVH_1Sheet_1 (Page 1) ¿De qué trata?: El viudo Burke Ryan (Aaron Eckhart) es un exitoso autor de libros de autoayuda que enseña cómo enfrentarse al dolor, pero es incapaz de seguir sus propios consejos. De mala gana, Burke vuelve a Seattle, ciudad que abandonó tras morir su mujer, para impartir una serie de conferencias y cerrar un importante acuerdo publicitario. Allí conoce inesperadamente a Eloise Chandler (Jennifer Aniston), una florista algo desencantada con el amor, que asiste a sus seminarios y que, poco a poco y sin proponérselo, se convierte en la única persona capaz de ayudar a Burke a ayudarse a sí mismo; a la vez que él cada vez será más indispensable para Eloise.

De nuevo nos demuestra Hollywood que sabe diseñar dramas románticos con trazo firme que gustan a muchos espectadores y que sabe emplear mensajes positivos y buenos consejos para la buena gente, bien para ayudar a las personas y además llevarse el gato al agua o bien tan sólo para lo primero con una estudiada intención mercantil. Y aunque se tratara de la segunda opción, aún así es de agradecer. Pero la película no puede aprobar por varios motivos:

Love-Happens-movie-05 El primero es que no consigue tocar la fibra sensible, acaso unas milésimas de segundo a veces y muy superficialmente. Y huelga decir que emocionar es una premisa en este tipo de producciones. Hay alguna que otra escena, alguna que otra frase que se lanza hacia su cometido, pero no son suficientes y se pierden en el camino.

El segundo es que, si bien sabemos que es casi necesaria una trama que ya haya funcionado en varias ocasiones en la taquilla para una película comercial de estas características, la trama que Love happens utiliza (no crea, sino que utiliza, prácticamente recicla) es excesivamente convencional. Las líneas maestras que dibuja el guión ya han sido dibujadas en muchos otros guiones punto por punto. Sí, cambian los actores, los personajes, sus actividades profesionales, las situaciones… pero muy poco y, además, la estrategia, la estructura, las líneas maestras vienen a ser las mismas.

Dr. Burke Ryan (AARON ECKHART) meets Eloise Chandler (JENNIFER ANISTON) in the romantic drama ?Love Happens?.  When a self-help author arrives in Seattle to teach a sold-out seminar, he unexpectedly meets the one person who might finally be able to help him help himself. El tercero es que las escenas no alcanzan intensidad probablemente porque se cortan muy rápidamente, con lo que los diálogos son muchos, pero muy breves. Y esto se produce por seguir uno de los cánones de Hollywood, que es dirigir al espectador por una senda muy rígida que no permite ningún tipo de reflexión o interpretación acerca de lo que va sucediendo en pantalla. Debería tenerse más en cuenta la idea de orientar por un sendero sin necesidad de colocar vallas en cada uno de los andenes. O si no, como mínimo colocarlas con mucho tino.

Y el cuarto (seguro que hay más, pero aquí termina mi disertación) es que, debido al tercer punto, las relaciones entre los personajes son muy epidérmicas y el espectador apenas consigue empatizar con ninguna situación, lo que obliga a realizar un esfuerzo para creernos el devenir de la trama.

No digo que haya que innovar en este tipo de cine, que, por otro lado, en muchos casos, arriesgar un poco le ha sentado muy bien a este género, pero sí que remarco la necesidad de desmarcarse de algún modo. Si se desea calcar una estructura arquetípica para no arriesgar, cálquese, pero al menos, una vez calcada dicha estructura, téngase la consideración de trazar un par de pequeñas líneas que identifiquen a la producción y le otorguen un valor añadido.

Al grano: Lo más grato de la película es el encanto de Aaron Heckhart, que se roba la película por completo. De ahí en fuera es una película convencional que no aporta nada al género.

* * 1/2 / 5