The Boys in the Band (Los Chicos de la Banda)

Los Chicos de la banda

Los Chicos de la Banda, The Boys in the band, William Friedkin, 1970

¿De qué trata?: Basada en una exitosa obra de Mart Crowley, la acción se desarrolla en un único ambiente y tiene como protagonistas a nueve jóvenes que se reúnen para una fiesta de cumpleaños, de los cuales ocho son gay, otro sostiene que no lo es. En esa fiesta las verdades de cada quien salen a relucir.

Mart Crowley estrenó en el off Broadway una obra de teatro que da total visibilidad, positiva y negativa, al mundo gay. La época en que se estrena el film, nada popular para el tema central. La homosexualidad era el tabú por antonomasia del Hollywood clásico, donde la más minima insinuación se pagaba con la muerte truculenta o el suicidio del personaje que se atrevía a manifestarla. El teatro, que siempre fue más moderno y controvertido, mostró esta obra que se convirtió en el éxito de la temporada en Broadway, ya no tanto por el morbo que despertaba, que también, sino por la exposición abierta de los temas gays universales; el complejo de culpa, la no auto-aceptación, el bloqueo personal, la monogamia, la doble vida, el cruising, la promiscuidad, el afeminamiento, la marginalidad, el hedonismo…
Los actores en el film son el original cast del teatro, seguramente más debido a que ninguna estrella consagrada quisiese aceptar encarnar un gay, que al increíble talento de los actores que finalmente la interpretaron. Tampoco supuso el estrellato para ninguno de ellos, a pesar de la brillantez interpretativa mostrada.

Los chicos de la Banda

Los Chicos de la Banda

La película siempre contará con 3 grandes detractores; los enemigos del teatro filmado, a pesar de que cualquier aderezo cinematográfico sea del todo innecesario, tratándose de una historia de texto e interpretaciones. Los gays que opinen que los personajes son estereotipados, cuando resultan más híper realistas que caricaturescos, si se ha conocido a algún homosexual desarmarizado alguna vez, y por último, los heterosexuales demasiado vagos a la hora de identificarse con la historia, calificándola de sectarista o poco universal, cuando el mundo homo se ha pasado la vida poniéndose en lugar del personaje que no le correspondía por sexo, a falta de otros referentes.
El texto está en la línea de los éxitos teatrales de la época, como Quien teme a Virginia Woolf de Edward Albee, frases muy hirientes dichas por hombres con muy poca autoestima. Los temas siguen vigentes hoy en día, para bien o para mal, esta película pone de manifiesto que en lo esencial de la homosexualidad, los problemas siguen siendo los mismos que hace cuarenta años, aunque evidentemente haya habido mejoras notables.

Al grano: Clásico del cine homosexual, lleno de mordáces diálogos y acciones creíbles.

* * * * / 5

Caminando sobre el agua – review para PueblaGay.

Caminando sobre el agua, Walk on water (Lalehet al hamayin), Eytan Fox, 2004

Caminando sobre el agua, Walk on water (Lalehet al hamayin), Eytan Fox, 2004

¿De qué trata?: Eyal(Lior Ashkenazi) es un “liquidador” profesional del Mosad, el servicio secreto israelí. Le encargan que localice a Alfred Himmelman(Ernest Lenart), un ex oficial nazi que, al parecer, sigue vivo. Eyal espía a Pia(Caroline Peters), la nieta de Himmelman, que se ha mudado a Israel después de romper con su familia en Alemania. Eyal se hace pasar por guía profesional y aprovecha que Axel(Knut Berger), el hermano de Pia, ha ido a Israel, para enseñarle Jerusalén y las orillas del mar Muerto. Aunque los dos hombres tienen personalidades muy diferentes, Eyal, el tío duro por excelencia, se deja conquistar por las ideas liberales y el inagotable entusiasmo del joven Axel. Una incómoda tensión se instala entre los dos hombres cuando Eyal descubre que Axel es gay. Axel regresa a Alemania, pero el Mosad sospecha que Himmelman podría salir a la luz para asistir a la fiesta de cumpleaños del padre de Pia y Axel. Eyal se marcha a Alemania donde debe ver a Axel para saber más acerca de la familia. Eyal, el asesino profesional, más vulnerable desde la muerte de su ex mujer, deberá descubrir y enfrentarse a algunas verdades sobre sí mismo…

Axel, Pia y Eyal

Axel, Pia y Eyal

Ésta es a tercera película del director Eytan Fox, que nació en EEUU y emigró a Israel con sus padres cuando tenía dos años. Es la primera que llega a nuestro país. Fox es también responsable de Yossi & Jagger y The Bubble

El discurso narrativo de Fox muestra las secuelas del Holocausto que todavía perduran en Alemania e Israel, invoca la necesidad de superar viejos prejuicios anacrónicos y la asunción de la cultura de la comprensión, la tolerancia y el respeto mútuo. También se ocupa, con dolor, del donflicto que enfrenta a judíos y palestinos. Trata, además, de las relaciones entre hombres heterosexuales y homosexuales. La agresión de cuatro “drag queens” agredidos por un grupo neonazi en los pasillos del metro en Berlín mueve a Eyal a intervenir hasta poner en fuga a los agresores. Muchas cosas han cambiado ya en él y muchas pueden y deben cambiar en Alemania, Israel y Palestina.

Dosis de acciòn con un poco de drama reflexivo...

Dosis de acciòn con un poco de drama reflexivo...

La trama oscila entre el thriller, en el que el “cazanazis” (oculto bajo la apariencia de guía turístico) debe averiguar el paradero (si es que vive) del abuelo del joven alemán (que está en Israel, visitando a su hermana Pia, “retirada” voluntariamente en un Kibutz, porque en su día descubrió que su familia le había mentido acerca del pasado), y una especie de “drama costumbrista”, en la que la convivencia temporal entre los dos personajes les va a permitir conocerse mutuamente, pulir sus diferencias y salvar ese abismo que parecía infranqueable entre dos personalidades aparentemente incompatibles. Así Fox se permite reflexionar acerca de las diversas visiones sobre la familia, la religión, la cultura, aspectos geopolíticos y psicológicos, como la culpabilidad, la responsabilidad, etc, apostando por una mirada humana sin dejar de ser crítica. Al mismo tiempo se nos brinda la posibilidad de ver bonitas estampas de ese país, como el Mar de Galilea, el Mar Muerto, Jerusalén, etc, todo ello bien aderezado por la excelente banda sonora a cargo de Ivri Lider.

Eytan Fox

Eytan Fox

Caminando sobre el Agua, es un magnifico ejemplo de convivencia entre el judío (obsesionado) y el alemán (avergonzado), dónde cada uno aprende del otro, de su forma de vida, de comprender el pasado, de seguir viviéndolo o tratar de redimirlo. Sin caer en la exageración y el abuso de situaciones de discriminación a lo largo de la película, hacen un trabajo minucioso y destacado de otros de su misma temática. Trata de que los pueblos no se reputen por las acciones de algunos y que los errores del pasado no interfieran con la posibilidad de conocer nuevas convicciones.

Al grano: Interesante mezcla de melodrama clásico e intriga política que explora, con suma sensiblidad, la posibilidad de una auténtica amistad.

* * * * / 5