Los Agentes del Destino

Matt Damon (Más allá de la vida , El mito de Bourne ) y Emily Blunt (El diablo viste a la moda, La reina Victoria) estelarizan la ópera prima del escritor George Nolfi quien ha escrito cintas como “Ocean’s Twelve” y “El ultimátum de Bourne”.  Ahora Nolfi se pone por primera vez ante las cámaras y con su amigo Damon, realizan una película de ciencia ficción que viene a cuestionar, un término muy socorrido, cambiar el destino.  A nivel técnico está bien realizada. Su fotografía está especialmente bien cuidada y tiene una banda sonora muy adecuada. Los actores hacen un buen trabajo, Damon y Blunt están correctos y aunque los secundarios tienen unos roles muy claros y lineales, sus intervenciones en algunos de los casos son poderosas. La dirección por lo tanto es aceptable.

Para comenzar hablaré del argumento, David Norris (Matt Damon), un carismático congresista americano destinado a triunfar dentro de la política nacional, conoce a una guapa bailarina de ballet llamada Elise Sellas (Emily Blunt), que alterará completamente su vida. Sin embargo, cuando empieza a sospechar que ciertas fuerzas sobrenaturales intentan separarlos, tratará de descubrir las causas.

Las novelas de Philip K. Dick han dado mucho juego al cine, en algunos casos con excelentes adaptaciones, aunque hay que destacar que las que lo son, casi siempre funcionaron por la pericia de sus directores. La magia de esta cinta está en las cuestiones tales como sí somos quienes creemos ser o hasta qué punto controlamos nuestras decisiones, siempre en clave de thriller de suspense o sicológico de ciencia ficción. La combinación de ambas tramas en principio funciona bien, siempre y cuando el espectador sepa mantener su mente abierta a un relato de tal índole y no sea demasiado exigente desde un punto de vista científico o racional, la clave está en dejarse llevar por lo bonito de la historia de amor entre los dos protagonistas y por lo asombroso de la realidad alternativa al mundo que conocemos que se nos plantea.

Con el punto comercial, “Los agentes del destino” se convierte en una obra que seguramente atraerá a cantidad de público a las grandes salas de cine, su reparto y su hilo argumental la hacen apetecible y seguro que cumplirá con la premisa de gustar en general, aunque su tinte amoroso a muchos les cause insatisfacción. Pero hará que las mentes más inquietas extrapolen la esencia del guión a su propia vida.

Sin embargo, a la hora de ponerme técnico creo que la cinta funciona únicamente como una película romántica ya que la ciencia de la ficción queda colgando y al final, un resultado muy condescendiente no es tan climático como la película exige. A mí me dejó un gusto agradable en el estómago sin quererle buscar la exigencia que uno les pide a las cintas de ciencia ficción y muy linda para un romance común y corriente.

*** de 5

Anuncios

Star Trek

Star Trek, J. J. Abrahams, 2009
Star Trek, J. J. Abrahams, 2009

¿De qué trata?: Todo está preparado para el viaje inaugural de la nave más moderna que jamás se haya creado: la USS Enterprise. Su joven tripulación tiene una importante misión: encontrar una manera de detener al malvado Nero (Eric Bana), que movido por la venganza amenaza a toda la humanidad. Pero el destino de la galaxia está en manos de dos jóvenes rivales que nacieron en mundos diferentes. Uno de ellos, Tiberio James Kirk (Chris Pine), joven de una granja de Iowa que busca emociones, es un líder nato a la búsqueda de una causa. El otro, Spock (Zachary Quinto), que creció en el planeta Vulcano, es un paria debido a su parte medio humana, lo que lo hace susceptible a la inestabilidad de las emociones de los Vulcanos. Pero Spock es también un brillante y decidido estudiante. La tripulación de la USS está liderada por el Capitán Christopher Pike (Bruce Greenwood). También están el Oficial Médico, Leonard “Bones” McCoy (Karl Urban); el hombre que pasará a ser el ingeniero jefe del buque, Montgomery “Scotty” Scott (Simon Pegg); el oficial de comunicaciones Uhura (Zoe Saldana); el experimentado Timonel Sulu (John Cho) y el joven de 17 Chekov (Anton Yelchin). Todos se enfrentan a un angustioso primer ensayo.

Comparativo de los actores de la serie de 1966 con los del 2009

Comparativo de los actores de la serie de 1966 con los del 2009

En 1966, una serie creada por Gene Roddenberry batía con todos los records de audiencia, marcando un hito en la historia de la pantalla chica, “Star Trek”. Casi 45 años después, después de absolutos fracasos en el cine como Star Trek Némesis, llega este film de J.J. Abrams (el creador de “Lost”) dirige esta nueva película de la saga, que se podría considerar la mejor de todas. Es muy fiel a la obra original, y da como un nuevo espacio hacia otras películas futuras de la saga. Lo que hace J.J aquí con la franquicia es similar a lo que hizo Christopher Nolan en el 2005 con Batman Begins, ya que las dos son magnificas películas.

Yo nunca he sido fan de Star Trek.  Yo francamente crecí con los episodio IV, V y VI de Star Wars, pero hay algo que me llamó mucho de esta cinta, y fué el hecho de no ser una continuación a algo tan ajeno al público común sino traernos los orígenes de una saga que a la par de Star Wars es considerado un clásico dentro de la ciencia ficción.  Esta película cumple con todos los elementos de una película de ciencia ficción. Y aquí en este caso, se nota el trabajo que tiene J.J. Abrams en la dirección de blockbusters (a pesar que su nombre esté vendido en Cloverfield). La pericia que tiene en reconstruir este universo es bastante notable. Además le da un caracter fresco y ameno. Sin embargo, platicando con muchos Treekies, noté un poco de desencanto en ellos al decir que la película está muy bien hecha y realizada pero que no capta todo el concepto de lo que es Star Trek argumentando que antes la serie tenia un transfondo científico, idealista y hasta en filosofía y que ahora se muestra una simpática y estruendosa cinta hecha méramente para entretener.

El Enterprise

El Enterprise

De alguna manera esto es injusto, medir esta película con los mismos cánones originales no es correcto, pues estamos hablando de épocas totalmente diferentes. Esta versión se me hizo muy acorde a la época, renovando esta franquicia a un público joven y dinámico. El espectador se ve inmerso en las 2 horas que dura la película, todo está perfectamente calculado. Lo mejor que se puede decir de este film, es que no solo contenta a los seguidores de la saga sino aquellos espectadores que ni hayan oido hablar de Vulcano, ni de los phasers, ni del teletransporte. El guión, brillante, enlazando con toda la mitología de la serie y las películas. Épica, entretenida, emocionante y espectacular en todos los sentidos. Se nota que la película es bastante respetuosa con los fanáticos y con la saga original, ¿por qué no pueden ser otros estudios así de profesionales y responsables?

Al grano: La música del maestro Michael Giacchino, las imperdibles secuencias de acción, un guión estructurado y emocionante, y la labor de J.J. Abrahams consagran ya la primera película del verano que me ha dejado muy contento de haberla visto.

* * * * / 5

La nueva generación Star Trek

La nueva generación Star Trek