El TOP 5 de las películas mexicanas sobre DIVERSIDAD! :-D

portadilla%20cielo%20dividido 5 El cielo dividido (Dir. Juián Hernandez, 2006): Gerardo(Miguel Ángel Hoppe) y Jonás(Fernando Arroyo) se reencuentran porque se han buscado; en una primera mirada se descubren cómplices añejos. De ahí una cita, otra, el hotel, la universidad, las discotecas, la intimidad, los besos, la piel, el reencuentro, la fusión, la cama, la regadera… la sensación de permanecer contra la distancia, contra el tiempo, los va fusionando nuevamente, como en un rito perenne obligado a repetirse, para mantener la continuidad de los acontecimientos vitales. Su historia de amor se interrumpe con la aparición de Bruno (Ignacio Pereda), quien se convierte en el nuevo objeto del deseo de Jonás.

2481135792_d5eb142069_o El cielo dividido es el retrato de un noviazgo homosexual captado en diferentes situaciones, el escolar, el social y sexual principalmente. no hay profundidad en los personajes, vamos que todo gira en torno a la vida nocturna de los chavos, sus múltiples encuentros y la obsesión a la que se harán acreedores con la aparición de otros en discordia. La nulidad en cuanto a diálogos en efecto es cansado, pero resulta aun más tedioso cuando se cae en círculo vicioso de cada una de las acciones que llevan a cabo (el regreso físico de Jonás, la huída física de él, su retorno nuevamente con Gerardo, su ausencia mental, etc.).

82-Y-Tu-Mama-Tambien 4 Y tu mamá también (Dir. Alfonso Cuarón, 2001) Julio y Tenoch son dos jóvenes de clases sociales diferentes pero unidos por una gran amistad centrada en ligar con chicas y pasárselo bien. En una fiesta conocen a Luisa, una aburrida chica española casada con el primo de Tenoch. Luisa, para pasar una crisis, decide irse con los dos adolescentes en un viaje sin rumbo fijo, una aventura en la que ambos perderán gran parte de la inocencia, pondrá a prueba su amistad y marcará sus vidas para siempre

gaelluna "Y tu mamá también", película que hizo poner un pie en Hollywood a los tres prometedores actores que dan vida a esta historia. La cinta fue un éxito internacional y hasta su guión original consiguió una nominación al Oscar. La cinta de Cuarón nos invita a viajar a la aventura por el paraiso mexicano, conocer a gente nueva, fumar, practicar sexo, bañarnos en la playas, tomar el sol, emborracharnos, empaparnos de otras culturas, y en definitiva, experimentar los pequeños grandes placeres de la vida.

1471 3 Doña Herlinda y su hijo (Dir. Jaime Humberto Hermosillo, 1985) Rodolfo es un médico soltero que sostiene un romance secreto con Ramón, un joven estudiante de música. Doña Herlinda, la madre de Rodolfo, presiona a su hijo para que se case y le de nietos. Sin avisarle a Ramón, Rodolfo se compromete con Olga, una joven más preocupada por su futuro profesional que por casarse. Deprimido, Ramón acepta irse a vivir con doña Herlinda, quien tiene la solución para que todos vivan juntos y felices.

Al ver algunas películas de Jaime Humberto Hermosillo, se nota sin duda evolución en su labor, sin alcanzar esa película de excelencia, que permite la referencia para el público en general. dona_herlinda_hijo_19841 La mayoría de sus películas toca el erotismo como eje para desarrollar los libretos; dichas historias abarcan con toque humorístico y también dramático los encuentros de parejas heterosexuales u homosexuales, exponiendo la complejidad del sentir aunado al placer cercado por los prejuicios sociales.

2 El lugar sin límites (Dir. Arturo Ripstein, 1977) Aclamado retrato de un México sórdido, patético, doloroso. En el prostíbulo de un pequeño pueblo sobreviven "la Manuela", un trasvesti, y "la Japonesita", una joven prostituta hija de un desliz de la Manuela con la fallecida Japonesa.el%20lugar%20sin%20limites Don Alejo, el anciano cacique del lugar, quiere comprar el prostíbulo para venderlo a un consorcio junto con el resto del pueblo. El regreso de Pancho, un joven camionero ahijado de don Alejo, desata las tensiones entre los personajes.

La etapa más creativa de Ripstein. El papel más emblemático de Robert Cobo. La película es pura violencia contenida, de un erotismo equivoco e insatisfecho, que resalta en el personaje de La Manuela (Roberto Cobo), un travesti de burdel señalado por la mala suerte, y que es el padre de La Japonesita, la muchacha codiciada y despreciada por el desaforado machista Pancho. Los tres forman un triangulo amoroso que rompe todos los esquemas del melodrama en el cine mexicano. Con ellos, están otros personajes igualmente estremecedores y trágicos, habitantes de ese burdel que es la sucursal del infierno en este mundo.

1210775806_f

1 51qUheGZ6YL__SS500_ Quemar Las Naves (Dir. Francisco Franco, 2007) Sebastián(Ángel Onésimo Nevares) y Helena(Irene Azuela) son dos hermanos adolescentes que viven con su madre moribunda en una ciudad colonial de provincia. Encerrados en una casona que se está cayendo a pedazos, lo único que los sostiene es su relación simbiótica y dependiente. La llegada de Juan(Bernardo Benítez), un adolescente de clase baja que viene del mar, desencadena un enfrentamiento entre los hermanos, que los obliga a definir su actitud hacia el amor, el sexo, la amistad, el poder, la traición; en definitiva, su actitud ante la vida.

quemarlasnaves2 Nada mal, si tomamos en cuenta que el director renunció al estereotipo de actores de gran escuela. Destacable la actuación de Irene Azuela; pocas veces un personaje femenino con tal actitud y sin pose de diva. La película contiene sus errores, claro está pero salvables al margen de haber presentado un filme arriesgado y si no excelentemente logrado, en vías de una trasgresión al actual cine mexicano.

The Boys in the Band (Los Chicos de la Banda)

Los Chicos de la banda

Los Chicos de la Banda, The Boys in the band, William Friedkin, 1970

¿De qué trata?: Basada en una exitosa obra de Mart Crowley, la acción se desarrolla en un único ambiente y tiene como protagonistas a nueve jóvenes que se reúnen para una fiesta de cumpleaños, de los cuales ocho son gay, otro sostiene que no lo es. En esa fiesta las verdades de cada quien salen a relucir.

Mart Crowley estrenó en el off Broadway una obra de teatro que da total visibilidad, positiva y negativa, al mundo gay. La época en que se estrena el film, nada popular para el tema central. La homosexualidad era el tabú por antonomasia del Hollywood clásico, donde la más minima insinuación se pagaba con la muerte truculenta o el suicidio del personaje que se atrevía a manifestarla. El teatro, que siempre fue más moderno y controvertido, mostró esta obra que se convirtió en el éxito de la temporada en Broadway, ya no tanto por el morbo que despertaba, que también, sino por la exposición abierta de los temas gays universales; el complejo de culpa, la no auto-aceptación, el bloqueo personal, la monogamia, la doble vida, el cruising, la promiscuidad, el afeminamiento, la marginalidad, el hedonismo…
Los actores en el film son el original cast del teatro, seguramente más debido a que ninguna estrella consagrada quisiese aceptar encarnar un gay, que al increíble talento de los actores que finalmente la interpretaron. Tampoco supuso el estrellato para ninguno de ellos, a pesar de la brillantez interpretativa mostrada.

Los chicos de la Banda

Los Chicos de la Banda

La película siempre contará con 3 grandes detractores; los enemigos del teatro filmado, a pesar de que cualquier aderezo cinematográfico sea del todo innecesario, tratándose de una historia de texto e interpretaciones. Los gays que opinen que los personajes son estereotipados, cuando resultan más híper realistas que caricaturescos, si se ha conocido a algún homosexual desarmarizado alguna vez, y por último, los heterosexuales demasiado vagos a la hora de identificarse con la historia, calificándola de sectarista o poco universal, cuando el mundo homo se ha pasado la vida poniéndose en lugar del personaje que no le correspondía por sexo, a falta de otros referentes.
El texto está en la línea de los éxitos teatrales de la época, como Quien teme a Virginia Woolf de Edward Albee, frases muy hirientes dichas por hombres con muy poca autoestima. Los temas siguen vigentes hoy en día, para bien o para mal, esta película pone de manifiesto que en lo esencial de la homosexualidad, los problemas siguen siendo los mismos que hace cuarenta años, aunque evidentemente haya habido mejoras notables.

Al grano: Clásico del cine homosexual, lleno de mordáces diálogos y acciones creíbles.

* * * * / 5