La Duquesa

La Duquesa (2008, Saul Dibb)
La Duquesa (2008, Saul Dibb)

¿De qué trata?:

Hermosa, glamurosa y adorada por el pueblo. Georgiana (Keira Knightley) fue la mujer más fascinante de su época, el siglo XVIII. Pero mientras que su belleza y su carisma le forjó un nombre en la historia, el amor siempre se le escapó. Casada muy joven con uno de los hombres más ricos de Inglaterra, el Duque de Devonshire (Ralph Fiennes), fue confidente íntima de ministros y la Casa Real, llegando a ser un icono de la moda, madre adorada e influyente política para el partido liberal. Sin embargo, en el núcleo de su historia está la búsqueda desesperada de afecto y amor. Desde el apasionado pero fatídico romance con Earl Grey (Dominic Cooper) hasta el complicado triángulo amoroso con su marido y su mejor amiga Lady Bless Foster (Hayley Atwell)

Keira Knightley interpreta a Goergiana, La Duquesa de Devonshire

Keira Knightley interpreta a Goergiana, La Duquesa de Devonshire

Aceptable, pero poco aprovechada historia de la aristocracia inglesa.
La verdad es que la dirección de Saul Dibb es bastante notable. Sin embargo aún le falta un clímax emotivo para cautivar al espectador con la historia. Jeffrey Hatcher y Anders Thomas Jensen son los responsables del guión basándose en la novela de Amanda Foreman donde cuenta los hechos reales. La historia y, sobretodo el personaje de Georgiana, daban para más. La protagonista sufre cambios marcados por redenciones -contadas con poco esmero- que precipitan al personaje; simplemente, lo descuida. Los demás personajes también quedan demasiado planos, quizá demasiado encasillados en sus respectivos roles sociales -la mujer desengañada de su matrimonio, el marido rico, caprichoso y déspota- salvo en pequeños y aislados esbozos psicológicos, que si se hubieran desarrollado en un sentido más narrativo, habrían aportado un mayor realismo a cada uno de ellos.

Ralph Fiennes contenido, pero bien.

Ralph Fiennes contenido, pero bien.

Ralph Finnes hace un impecable papel -nominado al Globo de Oro al mejor actor de reparto- como el duque de Devonshire dotando el personaje de una intensidad y temperamento austero y rígido que el guión obvia. Keria Knightley desmuestra una vez más que es la mejor actriz actual en papeles de época -pero tiene que huir del género para no ser encasillada- y ofrece a la protagonista un encanto y carisma como tiene su personaje, esa sonrisa que tiene impregna la pantalla. Charlotte Rampling, Hayley Atwell (la musa de Allen en “Cassandra’s dream”) y Dominic Cooper (el chico de “Mamma Mia!”) cierran el elenco principal.

Buena factura inglesa
Buena factura inglesa

La música es lo más destacable de la parte técnica, El score de la compositora, Rachel Portman (“Chocolat“), es un conjunto de partituras bien intencionadas, que procuran llenar las imágenes de intensidad y que huye -pero, a veces cae- en los convencionalismos musicales de cintas de época. 

 Un idea clara de lo que es The Duchess, es recordar a Marie Antoinette sin la distinguida dirección de Sofía Coppola, o incluso recordar al film The Other Boleyn Girl.

Al grano: Película de buena factura técnica que rinde su preciosismo ante un tímido y acartonado guión que no supo proyectar la psicología de los personajes.

* * * / 5

Persepolis… (Se las debía..)

Persepolis, una gran joya animada

Persepolis, una gran joya animada

¿De qué trata?: Narra la conmovedora historia autobiográfica de una niña iraní en pleno fundamentalismo islámico, desde la revolución islámica hasta nuestros días. Cuando los fundamentalistas toman el poder forzando a las mujeres a llevar velo y encarcelando a miles de personas, Marjane descubre el punk, ABBA y a Iron Maiden mientras vive el terror de la persecución del nuevo gobierno y la guerra de Irán e Irak. Como adolescente la envían a Europa, donde por fin puede comparar otras culturas con el fundamentalismo religioso del que escapó. Eventualmente la protagonista se adapta bien a su nueva vida, pero no soporta la soledad y vuelve con su familia, aunque eso signifique ponerse el velo y sentirse sometida a una sociedad tiránica… Con las voces originales en francés de Catherine Deneuve y Chiara Mastroiani.

“Persépolis” es una pequeña y curiosa joya de esas que se encuentra uno muy de vez en cuando en la cartelera. La película consigue mezclar lo cómico y lo atroz, emociona, entretiene y está cargada de realismo y de magia.

El film encierra una profunda sabiduría envuelta por una capa simple y sencilla, lo que le da valor y consigue un relato universal, seguramente la clave de su éxito. Un recorrido apasionante por el Irán de los años 80 y principios de los 90, visto por los ojos de una niña que se hace adulta a marchas forzadas en un contexto muy complicado. Por si fuera poco es didáctica, ya que supone una lección de historia para los que desconozcan, como yo, la reciente historia iraní.
Marjane Satrapi, creadora del famoso cómic autobiográfico y ahora codirectora de la adaptación cinematográfica de Persépolis, rechazó numerosas y suculentas ofertas llegadas desde Hollywood a raíz del éxito de su obra para llevarla al cine en Estados Unidos. La iraní prefirió llevarla a cabo en Francia, su segunda casa, para así conseguir una adaptación al celuloide más fiel, para tener total libertad y no ver desvirtuada su obra. Como dice de la protagonista de Persépolis: “La liberté a toujours un prix” (La libertad siempre tiene un precio…).

Al grano: “Persépolis” es un trabajo creativo admirable, lleno de inteligencia y talento, y contundente en su denuncia de la represión en las sociedades islámicas.

* * * * */5