La edad del deseo, Chèri.

cheri_ver2A principios del siglo XX, París es el centro del mundo. Los artistas, la moda, el teatro, la música… y las cortesanas, esas mujeres tan bellas y experimentadas en el arte del amor que llegan a ser mantenidas con gran confort por los hombres poderosos de la época. Léa de Lonval (Michelle Pfeiffer) es una cortesana que ha conseguido llevar una vida agradable y ya no ejerce como tal. Una mañana va a desayunar con su antigua compañera Madame Peloux (Kathy Bates), que acude acompañada por un joven que resulta ser su hijo, Chéri (Rupert Friend), como ella le llama. Madame Peloux tiene grandes proyectos para él, pero Chéri debe convertirse primero en un hombre. Le pide a Léa que le enseñe, ella acepta y lo que comienza siendo un travieso flirteo se convierte en un apasionado amor que dura seis años. Pero la madre, Madame Peloux, planifica en secreto el matrimonio de Chéri con Edmée (Felicity Jones), la hija de otra cortesana rica, Marie-Laure (Iben Hjejle). Al acercarse la inevitable separación, Léa y Chéri intentan afrontar lo mejor posible la difícil situación, pero cuanto más tiempo pasa más conscientes son de que el amor que les une tiene unas raíces muy profundas.

226.x600.film_.cheri_.rev_Chéri es un producto de artesanía agradable, técnicamente academicista donde su principal tropiezo reside en un guión que no se decide entre la alegoría romántica y el drama decadente. Maravillosa Pfeiffer, imposible no enamorarse por última vez de la actriz más bella de los últimos 25 años, y que ahí está, dándolo todo en este papel que es casi un cierre a su carrera como actriz puramente romántica.

Stephen Frears hace un buen trabajo. Se ve que el proyecto no tenía mucho dinero y por ello los ceñidos planos en exteriores, muy comprensibles en este tipo de producción. Escenarios y vestuarios, notables.

Sin embargo, el guión es su mayor problema y es que la historia se vuelve lenta y pazguatona. Las imágenes son impecables pero el trazo lineal se siente cansada y torpe.

***/5

film-cheri-pfeiffer-frears

Coco antes de Chanel…

Coco antes de Chanel, Coco avant Chanel, Anne Fountaine, 2009

Coco antes de Chanel, Coco avant Chanel, Anne Fountaine, 2009

¿De qué trata?: Se centra en los años de aprendizaje de la gran diseñadora de moda y demuestra como una joven de una familia muy modesta, autodidacta pero dotada de una personalidad excepcional, llega a ser un símbolo de éxito y libertad, creando la imagen de la mujer moderna después de haberlo sido ella misma.

Muy buenos los detalles técnicos...pero sosa en fondo.

Muy buenos los detalles técnicos...pero sosa en fondo.

Teniendo en cuenta la época, y muy especialmente el mundo en el que se adentra, la moda, dominada mayoritariamente por hombres, la aparición de esta jovencita francesa supuso todo un acontecimiento, y un verdadero hito ver el cielo hasta donde fue capaz de volar. Pero no es el mundo de la moda ni sus entresijos lo que se cuenta en esta película, sino más bien los orígenes de esta niña huérfana de madre, y la manera en que se fue abriendo camino a base de ingenio y mucha personalidad.

En este sentido, nos encontramos con una historia ya tratada con anterioridad en cine y novelas, en torno al duro recorrido de una persona desde la humildad hasta la popularidad, desde la discreción hasta la leyenda. No hay por tanto en este aspecto innovación, ni lo hay tampoco en la manera de contar la historia. Por desgracia la película es bastante plana en el terreno dramático. Sólo cuenta los comienzos desde que actúa en un cabaret de segunda fila. Esta desaprovechada de principio a fin. Es aséptica, omite cualquier escena comprometida, no tiene ritmo. En ningún momento se aprecia la evolución profesional. No sabemos por qué tiene ese poder de fascinación. Lo único que la hace especial es que viste de manera diferente.

La película no capta la poderosa escencia de Coco Chanel

La película no capta la poderosa escencia de Coco Chanel

El montaje la hace más lenta de lo que es. Es inevitable compararla con “La vie en rose“, biopic de Edith Piaf, otro de los mitos franceses del siglo XX. ¡Qué diferencia!. En ella sacaban el máximo partido, vaivenes emocionales, pasión, decepción, etc. Todo lo que le falta a esta Coco desangelada.  Es una lástima porque Audrey Tautou ha demostrado sobradamente que es una gran actriz, aparte de tenernos omnubilados por su encanto y su belleza. Pero lo cortés no quita lo valiente, y la peli no funciona, posiblemente no por ella sino por la remilgada, austera y parca dirección de Anne Fontaine. Audrey, ¿qué te han hecho?

Al grano: La película es bonita pero falla en fondo y estructura. Te queda con el sabor de que pudo haber sido mejor.

* * 1/2  /  5