Julie y Julia!

julie_and_julia_1-506x752¿De qué trata?: Basada en dos historias reales, la última película de Nora Ephron (Sleepless in Seattle 1993, You’ve Got Mail 1998) Julie & Julia 2009 narra la historia de Julie Powell (Amy Adams), una joven que siente que está desperdiciando su vida y que decide dedicar un año a preparar todas las recetas de “Dominando el Arte de la Cocina Francesa” (Mastering the art of french cooking), clásico libro de cocina de la célebre cocinera Julia Child (Meryl Streep) Así, Julie decide aprender a cocinar a su manera con la legendaria cocinera Julia. Durante el año que supone su experiencia como alumna de Child, escribe cada día sus experiencias en un blog que ganará múltiples adeptos.

            Si bien Nora Ephron no es santo de la devoción de casi nadie, puesto que a pesar de alguna película interesante no ha dejado una gran marca en el séptimo arte, no se puede objetar que el atractivo reparto y ese toque de dulce comedia que inspira la película es una poderosa razón para acercarse a ver Julie & Julia. Lo mejor de la película son sin duda sus actrices: Meryl Streep y Amy Adams vuelven a juntarse tras la fuerza que ambas demostraron en ‘La Duda’, haciendo que Julie & Julia tenga dos de las mejores interpretaciones femeninas del año, dándole un punto a favor para no ser otra comedia del montón. En cuanto a la parte cinéfila se refiere, subrayar el realismo en cuanto a localizaciones y temporalidad se refiere.

1250024714-julie-julia-movie

            La película además posee una narración curiosa, pues cuenta dos historias paralelas y entremezcladas muy parecidas, las de Julie y Julia. Pero no en el mismo tiempo, pues mientras una trascurre en 1949, la otra sucede en el 2002. Más que una comedia romántica, Julie & Julia es un manual sobre la superación personal y el alcance de metas imprescindibles para nuestra satisfacción. En este sentido, se presenta la historia de Julia (Streep), que en los años 50 y siendo extranjera allá donde iba (países o aprendizajes: mujer americana en Europa), superaba las trabas de los prejuicios con tal de exprimir hasta la última gota de su creatividad y de su vitalidad, lastrada además por su incapacidad de tener hijos a los que alimentar. Y en el Nueva York, post 11 – S, Julie (Adams), una treintañera más, perdida en la insatisfacción de una generación destinada a lo superficial, a lo práctico, a lo acomodaticio, que encuentra en el legado de Julia y en su vivaz espíritu, la brújula para reorientar sus pasiones, sus ambiciones y su ansia de vida.

julie_and_julia          Y aunque hacia la mitad del metraje este se vuelve excesivamente repetitivo y no aprovecha historias ya presentes, Ephron tiene tal pulso emotivo en lo dramático y en lo cómico durante la primera mitad, que todo se perdona, más contando con dos actrices tan extraordinarias como Adams y Streep, que asumen el timing cómico y la sensibilidad de la historia. Tal vez Un poco menos de duración no hubiera estado mal, ya que al película se llega a sentir un tanto cansada, desluciendo grados de ese sabor que la sustenta.

Al grano: Lo mejor es ver esta película con el estómago vacío porque al salir de ella, estarás deseando degustar una buena comida o cena. Y para terminar una pequeña frase repetida por Julia Child: ¡Bon appetit!

* * * 1/2  de 5

La cambiadora de páginas… – El review de la semana para PueblaGay…

La cambiadora de páginas, La tourneuse de pages, Denis Dercourt, 2006

La cambiadora de páginas, La tourneuse de pages, Denis Dercourt, 2006

¿De qué trata? : Melanie (Déborah François) deja de tocar piano a los 10 años de edad debido a la actitud de la Presidenta del Jurado del Conservatorio, la Sra Fouchecourt. Diez años más tarde, Melanie llega a ser la nana de los niños de la Sra. Fouchecourt(Catherine Frot) que, impresionada por su sensibilidad por la música, la convierte en su “cambiadora de páginas”….

Exquisita película francesa sobre una venganza largo tiempo premeditada. La finura pianística del film no le resta incomodidad ni perversidad. Conjuga con elegancia sobriedad e intensidad. La interpretación de las actrices protagonistas es impecable. empezando por una Catherine Frot que se sale de su habitual registro cómico y que consigue hacerte temblar por el devenir de su personaje, y siguiendo por una temible Deborah François, una especie de Virginie Ledoyen dura y sin sentimientos que es toda una revelación.

Película absorbente y entretenida que, colateralmente al tema de la venganza, habla de temas como la insana dependencia hacia las personas cuando uno está mal, o el más insano placer de tener poder sobre otra persona aprovechando sus fragilidades.

La película es una sorpresa. Arranca muy despacito y crece con muy buena letra, y se consolida de forma magistral después de la media hora. Acaba bien, aunque estoy de acuerdo en que no era imprescindible contarlo todo y cerrar la trama a cal y canto; un pelín de incertidumbre nunca cae mal, pero sería injusto devaluar la peli por culpa de esos breves minutos finales. Además, por si fuera poco, el director ha tenido la maestría de meter tijera y dejar la cinta en apenas una hora y cuarto. El tempo de la historia es deliberadamente pausado, y abusar de metraje habría sido un error.

Fina y elegante...

Fina y elegante...

Lo dice el refrán, la venganza es un plato que se sirve frío, y esta frialdad en la ejecución es exactamente lo que refleja el film. Para destruir una vida no se necesitan llamadas destructivas, ni cuchillos afilados, sólo una seducción malsana que lleve al borde del abismo psicológico.

Sin necesidad de explicitar nada podemos palpar la creciente tensión sexual y el clima opresivo que se apodera del film, lástima que finalmente se opte por poner todas la cartas sobre la mesa en un final cerrado que este tipo de película no requería. De todas maneras es más que recomendable verla.

Al grano: Pequeña joyita francesa que destaca por su elegancia visual y por el bien redondeado guión que la forma.

* * * * 1/2 / 5