Enamorándome de mi Ex

its_complicated ¿De qué trata?: Jane (Meryl Streep), madre de tres hijos ya adultos, es la propietaria de un restaurante pastelería de Santa Barbara y, tras una década divorciada, mantiene una amigable relación con su ex-marido, el abogado Jake (Alec Baldwin). Pero cuando Jane y Jake tienen que salir de la ciudad para la graduación universitaria de su hijo, las cosas comienzan a complicarse. Una inocente comida lleva a lo inimaginable: un reencuentro. Con Jake casado de nuevo con una mujer mucho más joven, Agness (Lake Bell), Jane se convierte de pronto en "la otra". Y en medio de todo este embrollo se ve envuelto Adam (Steve Martin), un arquitecto contratado para renovar la casa de Jane.

La autora de la cinta repite la fórmula que no le diera mal resultado hace seis años en "Something’s Gotta Give", acompañando la escritura de su propia mano de un guión agridulce lleno de encanto con una interesante y fresca partitura de Hans Zimmer, una más que correcta fotografía, y una elección de reparto y dirección de actores que se convierten en la llave que hace que todo funcione sobre ruedas.

021
La pareja protagonista está en este caso formada por Meryl Streep, la actriz en activo con seguramente mejor currículum y de la que poco puede comentarse -basta quitarse el sombrero-, y por un Alec Baldwin de aspecto fondón que confirma que cuanto mayor es su deterioro físico como galán más maduras parecen sus cualidades interpretativas. Ambos combinan con perfección expresiva momentos de alocada comedia de enredo con reflejos dramáticos interiorizados sobre el amor, el desamor, la pasión, la duda y las huellas que va dejando el inexorable paso de los años. Mención aparte para la vis cómica -no fácil por un papel de reparto con el riesgo de quedar sobreactuado- de un joven John Krasinski, quien consigue el tono ideal para hacer reír al espectador sin resultar grotesco.

Untitled Nancy Meyers Proj.
Esta película sin embargo va algo más allá que sus predecesoras. Además de valerse de un solvente conjunto de actores, apuntala un guión cuidadosamente elaborado que aunque tal vez no pase a los anales de la cinematografía debido a cierto convencionalismo olvidable de fondo, se ve reforzado por una puesta en escena con detalles bastante bien resueltos. Entre los cuales, por citar un par de ejemplos, podría recordarse la escena de la cocina en la que Jake observa nostálgico a su familia esperando la mirada de su ex mujer que sólo llega cuando de espaldas ya sin verla él abandona la casa…; o esa otra secuencia que se cierra casi sin palabras en la última toma de Jane y Jake sentados en el banco del jardín para continuar con un salto de plano en el tiempo al mismo lugar vacío arreciando la lluvia.


Como en la complicada vida, con nuestros complicados amores, desamores, dudas y pasiones, Nancy Meyers nos deja un final abierto tras enseñarnos durante este agradable metraje a sonreír al tiempo que pensamos que en nuestras vidas también todo queda abierto si seguimos caminando al son que marca el inexorable paso de los años.

Al grano: Agradable comedia romántica, opacada por la genialidad de Alguien tiene que ceder, pero que, tiene un encanto tan sabroso y disfrutable.

* * * 1/2  / 5

Todos están bien

everybodys-fine-poster ¿De qué trata?: Remake de la cinta de 1990 que dirigiese Giuseppe Tornatore, ‘Están todos bien’ (Stanno tutti bene). Robert De Niro es un padre de familia viudo, ya abuelo que, una vez alcanzada la jubilación, quiere reunir nuevamente a sus cuatro hijos alrededor de la misma mesa. Cuando todos le fallan para acudir a su casa, decidirá entonces realizar un viaje en busca de sus hijos descubriendo una realidad diferente a como se la había imaginado.

Honestamente hay que decirlo, es una película que no alcanza el poder de la original. Se mantiene y se disfruta gracias al talento del señor De Niro, pero toda la propuesta es superficial y llena de tópicos para sentirse aludido, identificado. Es ideal para lagrimear. Drew Barrymore está desperdiciada al igual que Kate Beckinsale.

Everybodys-Fine-001 “Stanno tutti bene”, es una maravilla, una producción italiana de 1990 en la que el actor Marcello Mastroianni, con gafas y mostacho, da vida a un anciano jubilado, un personaje muy emotivo y entrañable, que decide recorrer el país solo, para visitar a cada uno de sus hijos y saber cómo se encuentran. A lo largo de la trama se muestran muchas situaciones y diálogos magistrales con los que se muestra la realidad sobre la tercera edad y las relaciones familiares, y el personaje va descubriendo que estaba equivocado, y su ilusión se va tiñendo de tristeza a pesar de su optimismo. Muchos momentos te sacan una sonrisa a pesar del trasfondo trágico. Hay muchos, muchísimos más detalles geniales, entre los que puedo destacar a banda sonora de Ennio Morricone, y el final de la película … soberbio, magnífico, exquisito.

08_denindustry_lg Esta versión, es por mucho inferior a la original. Sin embargo, vale por ver al señor Robert De Niro comerse a todos con su inmenso talento.

Al grano: Remake mal elaborado que sin embargo tiene su mérito en tener una gran actuación de Robert De Niro.

* * * / 5

El casamiento de Raquel

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

¿De qué trata?: Kym (Anne Hathaway), una ex-modelo que se ha pasado los últimos 10 años entrando y saliendo de centros de rehabilitación, regresa a casa durante un fin de semana para la boda de su hermana Rachel (Rosemarie DeWitt). A pesar de su juventud, Kym tiene un largo historial de crisis personales, conflictos familiares y estancias en clínicas para rehabilitarse. La boda de Rachel se presenta como la ocasión perfecta para volver a la casa familiar de los Buchman, y limar así las asperezas del pasado. Sin embargo, lo que prometía ser un fin de semana festivo junto a los parientes y amigos de los novios, se complica cuando salen a relucir viejas tensiones. Kym, con su mordacidad habitual, contribuye a ello, formando un retrato familiar algo extraño.

Que buen drama, tan sencillo, tan complejo, tan bien llevado. Yo siempre me he quejado de las películas que abusan de la cámara en mano pero esta cinta es tan necesario para adentrarnos en la mente de Kym, como se desarrolla su vida en familia. A pesar que sólo los verá en ese festejo, su llegada provoca que los rencores salgan a flote. Jonathan Demme ha demostrado muchas veces su calidad como director y vicionario, esta vez dirige de una forma artesanal. Como si construyera un pequeño regalo y descubrimos poco a poco su gran valor.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Puede que el metraje es excesivo, que algunas escenas son intrascendentes y se prolongan hasta la extenuación, que la música constante aburre, que la cámara subjetiva marea al espectador, tal vez que Rachel sea demasiado severa con su frágil hermana y que su historia de amor algo inverosímil; pero, la verdad es que la película mantiene siempre sus constantes vitales y tiene momentos en que te encoge el corazón y te hace lagrimar.

Al grano: Pequeña gran película que destaca el talento de Anne Hathaway en plenitud.

* * * * / 5