La propuesta

La Propuesta, The Proposal, Anne Fletcher, 2009

La Propuesta, The Proposal, Anne Fletcher, 2009

¿De qué trata? Sandra Bullock es una insistente jefe que fuerza a su joven asistente (Ryan Reynolds) a que se case con ella, para así poder mantener su visado en Estados Unidos y evitar ser deportada a Canadá.

El regreso de Sandra Bullock a las comedias románticas está plagado de clichés, pero eso que más da, al fin y al cabo las comedias románticas son y serán formulaicas: Personaje A tiene un conflicto personal + Personaje B tiene un conflicto personal y ambos están obligados a pasar el tiempo juntos y sufrir al mismo tiempo una redención sentimental. ¿Eso nunca se ha visto, verdad? Sin embargo a pesar de la formulaica historia el chiste es como contarla.

Apreciamos un Ryan Reynolds con un personaje que le asienta a la perfección, simpático, todo bueno con una familia disfuncional que trabaja esmeradamente como el asistente ejecutivo de Bullock, quien al principio luce como esas jefas malditas, controladoras y obsesivas. Su relación es áspera pero complementaria. Ella lo obliga a casarse para recuperar su visa pero en el camino, ella pierde su dureza y conoce lo que es el amor. El la deja de ver como la bruja de la historia y reconoce sus sentimientos hacia ella. No les cuento ningun spoiler, pues se ve la historia desde el trailer.

Con muy buenos paisajes de Alaska, puntadas geniales entre Ramone(Oscar Nuñez) y la Abuela(Betty White), Anne Fletcher (27 Dresses) sigue los pasos de Nora Ephron(You’ve Got Mail) y Nancy Meyers (Something’s Gotta Give) dentro de las comedias románticas. Lo mejor de la película es la química entre Ryan Reynolds y Sandra Bullock.

Al grano: Película méramente hecha para entretener que cumple su prometido.  Sin embargo cumple ciertos patrones limitados por el género

* * * / 5

Los fantasmas de mis ex…

Los fantasmas de mis ex, Ghosts of Girlfriends Past, Mark Waters, 2009

Los fantasmas de mis ex, Ghosts of Girlfriends Past, Mark Waters, 2009

¿De qué trata?: En la boda de su hermano menor, Connor Mead (Matthew McConaughey), un hombre que ama la libertad, la diversión y las mujeres, recibe la visita de los fantasmas de sus antiguas novias, quienes lo llevan por una reveladora y graciosa odisea a través de sus fallidas relaciones del pasado, presente y futuro. Juntos tratan de encontrar la razón por la que Connor actúa como un cretino sin sentimientos, y de ver si aún le queda alguna posibilidad de conocer el amor… o si en realidad está tan perdido como todos creen.

Mark Waters ha dirigido películas mucho más digeribles que esto, pasando desde Chicas pesadas y Loco fin de semana hasta Como si fuera cierto. Sin embargo esta película fracasa en el intento de entretener. Un buen día Waters vió Un cuento de navidad y pensó que se podía homologar a Scrooge con un soltero fotógrafo mujeriego. El punto no es malo, el problema es que está mal llevado.

Los chistes no tienen gracia, esceptuando dos tres que aparecen en el trailer.  El persona de McConaughey es el mismo de sus pasadas comedias románticas, todo es lo mismo, claro se ve más guapo pero no hay nada nuevo bajo el sol. Jennifer Garner es la única que luce bella y simpática en la película y es que el público empata más con su personaje que con el protagonista.

Al grano: Una comedia romántica más del montón, que si te saca una sonrisa y andas de meloso, una lagrimilla. No más.

** / 5