Al final de los sentidos (Perfect Sense, David Mackenzie, 2011)

Imaginemos un mundo en el que perdemos a disfrutar lo que más nos gusta: los sabores, los olores, la sensibilidad; esta es la premisa de esta cinta protagonizada por Ewan McGregor y Eva Green. Magnífica y original forma de presentar un tema que, lejos de parecer ñoño y melodramático, resulta en “Perfect Sense” estremecedor y tan veraz, que el espectador se vuelve capaz de experimentar lo que los personajes están viviendo como si se hallara dentro de la película.

El hombre lo había perdido todo y la forma de darse cuenta ha sido radical. David Mackenzie, con una bien lograda dirección, nos enseña una vital lección, haciéndonos experimentar progresivamente la angustiosa pérdida de toda percepción sensitiva por una misteriosa e inexplicable epidemia, para centrarnos en lo esencial, lo eterno, y olvidemos lo demás, lo banal y prescindible, como ha debido hacer por fuerza cada habitante de ese decadente mundo imaginario en el que la humanidad se desvanece.

Mi sensación al ver la película fue más bien de exploración de la raza humana que, en este caso se presenta con afán de superación, dado un hecho infausto como pueda ser la pérdida paulatina de los sentidos por una epidemia mundial, con un mensaje final dedicado al amor. A lo largo del filme, el espectador logra adentrarse perfectamente, ya no en el Glasgow donde transcurren los hechos, sino en la situación global y en la angustia que se transmite.

Eva Green convierte en oro cada guión que escoge y Ewan McGregor siempre está como mínimo, correcto. También se agradecen las partes de la voz en off con imágenes de la situación en el resto del mundo para no centrarse solo en la ciudad, muy bien conseguida por una buena fotografía.

Calificación: * * * * / 5

Sombras Tenebrosas (Dark Shadows, Burton 2012)

La psychedelia invade a Tim Burton en esta nueva entrega. Y aunque su genialidad es indudable esta película se mueve muy dubitativa en cuanto al tono que maneja, nunca queda claro y eso la hace, no tomarse en serio así misma, y por lo tanto, que nosotros tampoco la tomemos enserio. ¿Pero ese no era el objetivo del director? Yo creo que sí, sin embargo, el entretenimiento tan ligero que propone hace que no sea considerara como una película relevante para el cinematógrafo.

La familia Collins tiene el mal de ojo echado encima. Y al pobre Barnabas le toca lidiar con la obsesión de una poderosa bruja despechada que puede conquistarlo todo excepto lo que más desea: su corazón.

El equipo Burton – Johnny Depp se reúne de nueva cuenta, tanto el director como el actor se mueven con suma ligereza dentro de esta cinta en la que Michelle PfeifferHelena Bonham CarterEva Green complementan con su belleza y carisma. Sin duda alguna la película obtiene una estrella dorada en su decoración, así como en el vestuario, como siempre los puntos fuertes de Burton, decae en el guión de Seth Grahame-Smith, primerizo en el área cinematográfica, y aunque se fortalece con la visión de John August, no hay mucho que agregar.

No está del todo mal, pero con semejante director y reparto uno tiende a esperar más. Para los amantes del rock  hay un cameo de Alice Cooper. El problema de la película es el guión, hay demasiado artificio y excesiva pelea entre Depp y Green. Además, parece todo montado para que haya una continuación.

Calificación: * * * / 5