La reina joven / “The Young Victoria”, interesante trabajo de Emily Blunt

The Young Victoria

La Reina Joven, The Young Victoria, Dir. Jean-Marc Vallée, 2009

The young Victoria” es la película que narra los primeros años de la Reina Victoria de Inglaterra (Emily Blunt), su ascenso al trono cuando contaba con apenas 18 años y el legendario romance que vivió con el Príncipe Alberto (Rupert Friend).

Quien espere encontrarse con una “Elizabeth” (Kapur, 1998) siglos después, pero igual de barroca, excesiva, política y agresiva visualmente saldrá probablemente decepcionado. Y es que para ir a ver una película romántica de época se acude un tanto predispuesto a ver una cinta que debe de tener detalles artísticos cuidados.

Recomiendo esta película para aquellas personas que quieran ver una película de calidad visual, técnica, musical y fotográfica increíble, pero que sobre todo quieran conmoverse con una historia de amor humana, sensible y llena de ternura.

Emily Blunt interpreta a una reina joven, rebelde y muy apasionada. Muy inteligente, cuando conoce a su futuro marido (Rupert Friend fantástico en su interpretación) se muestra orgullosa y desconfiada a la vez que enamorada. La película refleja perfectamente, y con un interesante componente de ironía, todo el ceremonial de la monarquía británica y nos traslada a un tiempo donde lograr ser uno mismo, cuando eres la futura reina de un imperio, era difícil pero no imposible.

Me ha llamado la atención Paul Bettany, Lord Melbourne, el consejero de la reina, que mantiene una cierta ambigüedad respecto a sus intenciones, muy interesante para la tensión dramática.

The Young Victoria

Lo mejor de la cinta lo encontramos en el complejo entramado de intereses en torno a la reina, la descripción de las relaciones entre el poder del parlamento y el de la monarquía, los oscuros intereses de una madre manipuladora que intenta ningunear a la heredera y el complejo carácter del Lord Melbourne. Hasta ahí la pelicula se desliza elegantemente entre la crónica histórico-política y la biografía personal.

Sin embargo hacia la mitad del metraje el film cambia de tercio y opta sin tapujos por la historia romántica de corte clasico de los amores de Victoria y Alberto y aunque la narración sigue con pulso firme sin caer en la cursilería (excepto en la escena de la pedida de mano). A mi juicio pierde interés pues se trata de una historia de amor simple y sin matices que no aporta nada a una historia de la que esperábamos episodios de mayor calado histórico.

En definitiva, una película interesante y agradable pero que aún pudo tener ciertas pericias más elaboradas, cuenta con una producción y realización brillantes.

Y para aquellos que admiren como yo “C.R.A.Z.Y. (2005)”, de este mismo director, que vayan preparados a ver algo totalmente distinto. Jean-Marc Vallée, con esta película, ha demostrado que también sirve para dirigir una buena película histórica y romántica.

****/5

Crítica escrita por Gustavo Barrientos para EXTRACINE el día 9 de abril del 2010

La Duquesa

La Duquesa (2008, Saul Dibb)
La Duquesa (2008, Saul Dibb)

¿De qué trata?:

Hermosa, glamurosa y adorada por el pueblo. Georgiana (Keira Knightley) fue la mujer más fascinante de su época, el siglo XVIII. Pero mientras que su belleza y su carisma le forjó un nombre en la historia, el amor siempre se le escapó. Casada muy joven con uno de los hombres más ricos de Inglaterra, el Duque de Devonshire (Ralph Fiennes), fue confidente íntima de ministros y la Casa Real, llegando a ser un icono de la moda, madre adorada e influyente política para el partido liberal. Sin embargo, en el núcleo de su historia está la búsqueda desesperada de afecto y amor. Desde el apasionado pero fatídico romance con Earl Grey (Dominic Cooper) hasta el complicado triángulo amoroso con su marido y su mejor amiga Lady Bless Foster (Hayley Atwell)

Keira Knightley interpreta a Goergiana, La Duquesa de Devonshire

Keira Knightley interpreta a Goergiana, La Duquesa de Devonshire

Aceptable, pero poco aprovechada historia de la aristocracia inglesa.
La verdad es que la dirección de Saul Dibb es bastante notable. Sin embargo aún le falta un clímax emotivo para cautivar al espectador con la historia. Jeffrey Hatcher y Anders Thomas Jensen son los responsables del guión basándose en la novela de Amanda Foreman donde cuenta los hechos reales. La historia y, sobretodo el personaje de Georgiana, daban para más. La protagonista sufre cambios marcados por redenciones -contadas con poco esmero- que precipitan al personaje; simplemente, lo descuida. Los demás personajes también quedan demasiado planos, quizá demasiado encasillados en sus respectivos roles sociales -la mujer desengañada de su matrimonio, el marido rico, caprichoso y déspota- salvo en pequeños y aislados esbozos psicológicos, que si se hubieran desarrollado en un sentido más narrativo, habrían aportado un mayor realismo a cada uno de ellos.

Ralph Fiennes contenido, pero bien.

Ralph Fiennes contenido, pero bien.

Ralph Finnes hace un impecable papel -nominado al Globo de Oro al mejor actor de reparto- como el duque de Devonshire dotando el personaje de una intensidad y temperamento austero y rígido que el guión obvia. Keria Knightley desmuestra una vez más que es la mejor actriz actual en papeles de época -pero tiene que huir del género para no ser encasillada- y ofrece a la protagonista un encanto y carisma como tiene su personaje, esa sonrisa que tiene impregna la pantalla. Charlotte Rampling, Hayley Atwell (la musa de Allen en “Cassandra’s dream”) y Dominic Cooper (el chico de “Mamma Mia!”) cierran el elenco principal.

Buena factura inglesa
Buena factura inglesa

La música es lo más destacable de la parte técnica, El score de la compositora, Rachel Portman (“Chocolat“), es un conjunto de partituras bien intencionadas, que procuran llenar las imágenes de intensidad y que huye -pero, a veces cae- en los convencionalismos musicales de cintas de época. 

 Un idea clara de lo que es The Duchess, es recordar a Marie Antoinette sin la distinguida dirección de Sofía Coppola, o incluso recordar al film The Other Boleyn Girl.

Al grano: Película de buena factura técnica que rinde su preciosismo ante un tímido y acartonado guión que no supo proyectar la psicología de los personajes.

* * * / 5