Los Agentes del Destino

Matt Damon (Más allá de la vida , El mito de Bourne ) y Emily Blunt (El diablo viste a la moda, La reina Victoria) estelarizan la ópera prima del escritor George Nolfi quien ha escrito cintas como “Ocean’s Twelve” y “El ultimátum de Bourne”.  Ahora Nolfi se pone por primera vez ante las cámaras y con su amigo Damon, realizan una película de ciencia ficción que viene a cuestionar, un término muy socorrido, cambiar el destino.  A nivel técnico está bien realizada. Su fotografía está especialmente bien cuidada y tiene una banda sonora muy adecuada. Los actores hacen un buen trabajo, Damon y Blunt están correctos y aunque los secundarios tienen unos roles muy claros y lineales, sus intervenciones en algunos de los casos son poderosas. La dirección por lo tanto es aceptable.

Para comenzar hablaré del argumento, David Norris (Matt Damon), un carismático congresista americano destinado a triunfar dentro de la política nacional, conoce a una guapa bailarina de ballet llamada Elise Sellas (Emily Blunt), que alterará completamente su vida. Sin embargo, cuando empieza a sospechar que ciertas fuerzas sobrenaturales intentan separarlos, tratará de descubrir las causas.

Las novelas de Philip K. Dick han dado mucho juego al cine, en algunos casos con excelentes adaptaciones, aunque hay que destacar que las que lo son, casi siempre funcionaron por la pericia de sus directores. La magia de esta cinta está en las cuestiones tales como sí somos quienes creemos ser o hasta qué punto controlamos nuestras decisiones, siempre en clave de thriller de suspense o sicológico de ciencia ficción. La combinación de ambas tramas en principio funciona bien, siempre y cuando el espectador sepa mantener su mente abierta a un relato de tal índole y no sea demasiado exigente desde un punto de vista científico o racional, la clave está en dejarse llevar por lo bonito de la historia de amor entre los dos protagonistas y por lo asombroso de la realidad alternativa al mundo que conocemos que se nos plantea.

Con el punto comercial, “Los agentes del destino” se convierte en una obra que seguramente atraerá a cantidad de público a las grandes salas de cine, su reparto y su hilo argumental la hacen apetecible y seguro que cumplirá con la premisa de gustar en general, aunque su tinte amoroso a muchos les cause insatisfacción. Pero hará que las mentes más inquietas extrapolen la esencia del guión a su propia vida.

Sin embargo, a la hora de ponerme técnico creo que la cinta funciona únicamente como una película romántica ya que la ciencia de la ficción queda colgando y al final, un resultado muy condescendiente no es tan climático como la película exige. A mí me dejó un gusto agradable en el estómago sin quererle buscar la exigencia que uno les pide a las cintas de ciencia ficción y muy linda para un romance común y corriente.

*** de 5

La reina joven / “The Young Victoria”, interesante trabajo de Emily Blunt

The Young Victoria

La Reina Joven, The Young Victoria, Dir. Jean-Marc Vallée, 2009

The young Victoria” es la película que narra los primeros años de la Reina Victoria de Inglaterra (Emily Blunt), su ascenso al trono cuando contaba con apenas 18 años y el legendario romance que vivió con el Príncipe Alberto (Rupert Friend).

Quien espere encontrarse con una “Elizabeth” (Kapur, 1998) siglos después, pero igual de barroca, excesiva, política y agresiva visualmente saldrá probablemente decepcionado. Y es que para ir a ver una película romántica de época se acude un tanto predispuesto a ver una cinta que debe de tener detalles artísticos cuidados.

Recomiendo esta película para aquellas personas que quieran ver una película de calidad visual, técnica, musical y fotográfica increíble, pero que sobre todo quieran conmoverse con una historia de amor humana, sensible y llena de ternura.

Emily Blunt interpreta a una reina joven, rebelde y muy apasionada. Muy inteligente, cuando conoce a su futuro marido (Rupert Friend fantástico en su interpretación) se muestra orgullosa y desconfiada a la vez que enamorada. La película refleja perfectamente, y con un interesante componente de ironía, todo el ceremonial de la monarquía británica y nos traslada a un tiempo donde lograr ser uno mismo, cuando eres la futura reina de un imperio, era difícil pero no imposible.

Me ha llamado la atención Paul Bettany, Lord Melbourne, el consejero de la reina, que mantiene una cierta ambigüedad respecto a sus intenciones, muy interesante para la tensión dramática.

The Young Victoria

Lo mejor de la cinta lo encontramos en el complejo entramado de intereses en torno a la reina, la descripción de las relaciones entre el poder del parlamento y el de la monarquía, los oscuros intereses de una madre manipuladora que intenta ningunear a la heredera y el complejo carácter del Lord Melbourne. Hasta ahí la pelicula se desliza elegantemente entre la crónica histórico-política y la biografía personal.

Sin embargo hacia la mitad del metraje el film cambia de tercio y opta sin tapujos por la historia romántica de corte clasico de los amores de Victoria y Alberto y aunque la narración sigue con pulso firme sin caer en la cursilería (excepto en la escena de la pedida de mano). A mi juicio pierde interés pues se trata de una historia de amor simple y sin matices que no aporta nada a una historia de la que esperábamos episodios de mayor calado histórico.

En definitiva, una película interesante y agradable pero que aún pudo tener ciertas pericias más elaboradas, cuenta con una producción y realización brillantes.

Y para aquellos que admiren como yo “C.R.A.Z.Y. (2005)”, de este mismo director, que vayan preparados a ver algo totalmente distinto. Jean-Marc Vallée, con esta película, ha demostrado que también sirve para dirigir una buena película histórica y romántica.

****/5

Crítica escrita por Gustavo Barrientos para EXTRACINE el día 9 de abril del 2010