Sombras Tenebrosas (Dark Shadows, Burton 2012)

La psychedelia invade a Tim Burton en esta nueva entrega. Y aunque su genialidad es indudable esta película se mueve muy dubitativa en cuanto al tono que maneja, nunca queda claro y eso la hace, no tomarse en serio así misma, y por lo tanto, que nosotros tampoco la tomemos enserio. ¿Pero ese no era el objetivo del director? Yo creo que sí, sin embargo, el entretenimiento tan ligero que propone hace que no sea considerara como una película relevante para el cinematógrafo.

La familia Collins tiene el mal de ojo echado encima. Y al pobre Barnabas le toca lidiar con la obsesión de una poderosa bruja despechada que puede conquistarlo todo excepto lo que más desea: su corazón.

El equipo Burton – Johnny Depp se reúne de nueva cuenta, tanto el director como el actor se mueven con suma ligereza dentro de esta cinta en la que Michelle PfeifferHelena Bonham CarterEva Green complementan con su belleza y carisma. Sin duda alguna la película obtiene una estrella dorada en su decoración, así como en el vestuario, como siempre los puntos fuertes de Burton, decae en el guión de Seth Grahame-Smith, primerizo en el área cinematográfica, y aunque se fortalece con la visión de John August, no hay mucho que agregar.

No está del todo mal, pero con semejante director y reparto uno tiende a esperar más. Para los amantes del rock  hay un cameo de Alice Cooper. El problema de la película es el guión, hay demasiado artificio y excesiva pelea entre Depp y Green. Además, parece todo montado para que haya una continuación.

Calificación: * * * / 5

 

Arrástrame al infierno

Arrástrame al infierno, Drag Me to hell, Sam Raimi, 2009

Arrástrame al infierno, Drag Me to hell, Sam Raimi, 2009

¿De qué trata?: Thriller sobrenatural centrado en una maldición. La historia gira en torno a una joven (Alison Lohman) que trabaja en un banco concediendo préstamos hipotecarios y que, tras negar la rehipoteca a una anciana, ésta se venga haciéndola portadora de una maldición.

Drag Me To Hell” es un soplo de aire fresco a un trillado ya género de terror actual, de la mano de uno de los astros del fantástico, Sam Raimi. Una empleada de banca, interpretada formidablemente por Alison Lohman, cae en la maldición de una extraña mujer a la que le deniega un aumento de su crédito. A partir de entonces, Raimi se pone manos a la obra y ofrece un auténtico festín de autoparodia, humor macabro y unos juegos de cámara que mucho recuerdan a su cámara kamikaze antes vista en The Evil Dead y Army of Darkness.

Raimi  homenajea a las películas de terror constamentemente en esta película. Consigue hacer una película de terror que muy inteligentemente combina terror con un  sentido de la diversión que muy pocos saben plasmar. Este es un film desprejuiciado, cargado de escenas impactantes y palomeras. Una propuesta que consigue entablar un dinámico juego con el espectador, gracias a un vaivén constante entre tensión-diversión.

Ya desde los primeros minutos, el divertido guión escrito por Sam & Ivan Raimi consigue captar nuestra atención. Ojo, la historia de posesiones que nos ofrecen no es nada del otro mundo, pero lo que sí es encomiable es la forma en que está contada. Y es que, al film hay que reconocerle un enorme afán por entretener, de tal forma que siempre haya espectación por descubrir que nueva ocurrencia o salvajada veremos en la pantalla. Entretenídisimos noventa minutos de metraje que mantienen a la audiencia en sorpresa constante.

Mención especial merece Lorna Raver, que hace que su Mrs. Ganush ya sea todo un icono, realizando una interpretación excelente de una personaje que por méritos propios es el epicentro del film. Excepcional este personaje (puramente Raiminiano) que aterroriza y hace reir a partes iguales.

Al grano: Raimi se ha superado a sí mismo, a vuelto a sus orígenes, aprovechando la experiencia de sus últimas películas de alto presupuesto, consiguiendo un cine fácil, divertido y sangriento, a la vez que de alta calidad visual, especialmente recomendado para los amantes del género.

* * * / 5