El Caballero de la noche asciende (The Dark Knight Rises, Nolan 2012)

The Dark Knight RisesHe de confesar que es una gran satisfacción el escribir sobre esta película; en parte por que por fin la tan esperada The Dark Knight Rises viene a cerrar una trilogía compleja y alejada de la caricatura en sí del mismo personaje, por otra parte, es una película que en lo personal cierra una etapa y comienza otra. Un cúmulo de emociones encontradas.

Hablaré de la película y trataré de ser lo más objetivo posible. Se ha dicho mucho sobre sus puntos débiles, que la debilidad de Christopher Nolan es la construcción de sus personajes femeninos y tal vez no esté de acuerdo con eso. Están aquí dos actrices de alto nivel, con una calidad ampliamente demostrada. Marion Cotillard es la damisela de nuestro héroe, que bien puede ser su salvación y destrucción; o bien, Anne Hathaway con una Gatúbela (a la que nunca se le hace referencia de nombrarla así, y no sólo eso, alejada de cualquier ícono gatuno) que destaca por esa actitud voluble, como pieza clave en el desarrollo de los conflictos, algo que me dejó impactado es la capacidad física de la actriz en realizar todas las piruetas de su personaje.

El conflicto principal de esta película va más allá del antagonismo de Bane sobre Batman, tenemos a un héroe que necesita renacer sobre los hechos acontecidos en The Dark Knightun hombre débil e inestable que se ha alejado del mundo. Vemos a un héroe que renace solo, a renuencia de su fiel ayudante Alfred, que por primera vez, se hace a un lado. Toda la película es sobre el renacer, sobre el reconstruirse y superarse. Sobre el volverse a identificar como un signo, como un estandarte unificador. Bane aparece como un villano menospreciado pero es el único capaz de poner en jaque la fisicalidad del murciélago. Y es su mayor punto débil sobre la inteligencia y capacidad de este mercenario.

Bane continúa lo iniciado en Batman Beginspor lo que les recomiendo que la consulten para poder entender la cumbre de esta cinta. “La liga de las sombras” está más viva que nunca y vienen a hacer resurgir a la Ciudad Gótica dentro de una anarquía destructiva. Se dijo muchas cosas sobre lo que podía suceder en la cinta y sería imprudente revelar spoilers por lo que no profundizaré al respecto.

Christopher Nolan construye una obra épica, redonda y dotada de una magnificidad técnica y productiva. Hablo como un fan que  vivió una experiencia dotada de emoción, melancolía, rabia y alegría; como alguien que se emocionó con cada ascenso del héroe hacia la posteridad. Ese ascenso a la trascendencia y a la verdadera inmortalidad. Es una cinta compleja que viene a demostrarnos que los héroes nacen no sólo por las acciones que realizan sino de la fuerza que nos reta a ser seres humanos, de afrontar nuestras limitaciones, miedos, errores. Cada caída nos brinda la necesidad de levantarnos. Eso es lo que me deja esta cinta, el buscar ascender como el director lo realiza como un verdadero creador cinematográfico.

* * * * * / 5

Enemigos Públicos

Enemigos Públicos, Public Enemies, Michael Mann, 2009

Enemigos Públicos, Public Enemies, Michael Mann, 2009

¿De qué trata?: Basada en el libro de Brian Burrough “Public Enemies: America’s Greatest Crime Wave and the Birth of the FBI, 1933-43” narra la historia de Melvin Purvis (Christian Bale), el agente del FBI que en la América de los años treinta lideró la búsqueda del legendario atracador de bancos John Dillinger (Johnny Depp) y su banda.

He de reconocer que la película no superó mis expectativas y que mi error estuvo en creer que Michael Mann sabría proyectar un muy buen equilibrio entre una película de policias y ladrones con la fuerza dramática de proyectar los 30s después de la Gran Depresión. Mann se preocupó tanto por lo visual que dejó de lado muchas cuestiones. El guión es torpe y carece de un acercamiento óptimo al espectador, Dillinger ya aparece siendo un ícono poderoso que si se nos hubiera contextualizado su vida nos hubiera atrapado más. Los personajes secundarios carecen de virtualidad y están en un plano muy superficial. Y visualmente la película se ve con una textura que para mi fué molesta y corrosiva. El uso de la cámara en mano en momentos innecesarios me mareó.

Ciertamente la película me recuerda películas como Bonnie y Clyde y Los intocables pero, está muy lejos de llegarles en rango y forma, pues Mann desperdició con sigular alegria el poderío de un personaje como Dillinger que si bien, Johny Depp se desvive por proyectar toda la vivencia de ese ícono, la película tropieza con nimiedades técnicas y sucumbe ante el exceso de Mann.

Al grano: Película sostenida por el talento de Johny Depp, que se deja ver pero que al mes será olvidada y destinada a estar en un estante de un video club.

* * 1/2 / 5