El Caballero de la noche asciende (The Dark Knight Rises, Nolan 2012)

The Dark Knight RisesHe de confesar que es una gran satisfacción el escribir sobre esta película; en parte por que por fin la tan esperada The Dark Knight Rises viene a cerrar una trilogía compleja y alejada de la caricatura en sí del mismo personaje, por otra parte, es una película que en lo personal cierra una etapa y comienza otra. Un cúmulo de emociones encontradas.

Hablaré de la película y trataré de ser lo más objetivo posible. Se ha dicho mucho sobre sus puntos débiles, que la debilidad de Christopher Nolan es la construcción de sus personajes femeninos y tal vez no esté de acuerdo con eso. Están aquí dos actrices de alto nivel, con una calidad ampliamente demostrada. Marion Cotillard es la damisela de nuestro héroe, que bien puede ser su salvación y destrucción; o bien, Anne Hathaway con una Gatúbela (a la que nunca se le hace referencia de nombrarla así, y no sólo eso, alejada de cualquier ícono gatuno) que destaca por esa actitud voluble, como pieza clave en el desarrollo de los conflictos, algo que me dejó impactado es la capacidad física de la actriz en realizar todas las piruetas de su personaje.

El conflicto principal de esta película va más allá del antagonismo de Bane sobre Batman, tenemos a un héroe que necesita renacer sobre los hechos acontecidos en The Dark Knightun hombre débil e inestable que se ha alejado del mundo. Vemos a un héroe que renace solo, a renuencia de su fiel ayudante Alfred, que por primera vez, se hace a un lado. Toda la película es sobre el renacer, sobre el reconstruirse y superarse. Sobre el volverse a identificar como un signo, como un estandarte unificador. Bane aparece como un villano menospreciado pero es el único capaz de poner en jaque la fisicalidad del murciélago. Y es su mayor punto débil sobre la inteligencia y capacidad de este mercenario.

Bane continúa lo iniciado en Batman Beginspor lo que les recomiendo que la consulten para poder entender la cumbre de esta cinta. “La liga de las sombras” está más viva que nunca y vienen a hacer resurgir a la Ciudad Gótica dentro de una anarquía destructiva. Se dijo muchas cosas sobre lo que podía suceder en la cinta y sería imprudente revelar spoilers por lo que no profundizaré al respecto.

Christopher Nolan construye una obra épica, redonda y dotada de una magnificidad técnica y productiva. Hablo como un fan que  vivió una experiencia dotada de emoción, melancolía, rabia y alegría; como alguien que se emocionó con cada ascenso del héroe hacia la posteridad. Ese ascenso a la trascendencia y a la verdadera inmortalidad. Es una cinta compleja que viene a demostrarnos que los héroes nacen no sólo por las acciones que realizan sino de la fuerza que nos reta a ser seres humanos, de afrontar nuestras limitaciones, miedos, errores. Cada caída nos brinda la necesidad de levantarnos. Eso es lo que me deja esta cinta, el buscar ascender como el director lo realiza como un verdadero creador cinematográfico.

* * * * * / 5

Día de los Enamorados (Valentine’s Day)

ValentinesDayPoster6

En "Día de los enamorados" vemos cómo se cruzan varias historias durante el Día de San Valentín: una oficial del ejército (Julia Roberts) que abandona Iraq y que viaja hasta Los Ángeles en un vuelo en el que también va un homosexual (Bradley Cooper), siendo la pareja de éste un jugador de fútbol americano que aún no ha salido del armario; el dueño de una floristería (Ashton Kutcher) que le propone matrimonio a su chica (Jessica Alba) y que, sin embargo, se percata de que está enamorado de una amiga cercana (Jennifer Garner) cuyo novio está en realidad casado; una jubilada (Shirley MacLaine) que le desvela a su marido que mantuvo un largo romance con otra persona; una mujer (Anne Hathaway) que trabaja en la agencia de talentos más importante de la ciudad y que está saliendo con un empleado de una oficina de correos; y, finalmente, una desafortunada publicista (Jessica Biel) que no tiene con quién quedar el Día de San Valentín.

Es verdad que a este tipo de películas no se les puede exigir demasiado, y que el público ya sabe a lo que va cuando entra a verlas en una sala: es sólo una excusa comercial para atraer muchos espectadores en el cine, un panorama liviano que sólo busca divertir y hacer pasar un buen rato a quienes quieren coronar una cita romántica, esta vez con el plus de reunir en una misma cinta a un elenco lleno de figuras famosas, estrellas… y algunos -sólo algunos- actores destacados. Pero aunque se supone que no debemos ser tan graves y severos con esta clase de cine, tras ver "Día de los Enamorados" es inevitable pensar que antes de esforzarse en reunir a su reparto estelar, los productores debieron preocuparse de contar con un guión decente, o al menos inteligente y que no crea que los espectadores nunca antes han visto una película romántica.

Es tal la cantidad de lugares comunes que abunda en esta película que se la podría considerar la madre de las comedias románticas predecibles y rutinarias (incluyendo las canciones de su soundtrack)… además, se sabe que siempre la receta de juntar muchas historias para contarlas en paralelo, es arma de doble filo: es ineludible que sea muy poco lo que se puede profundizar en los personajes y situaciones, e inevitablemente algunos de ellos serán sólo un adorno en la trama, cuya desaparición no alteraría demasiado las cosas en el contexto general y dan exactamente lo mismo.

El resultado final: muy pocas risas -casi todas ellas por cuenta de Hathaway-, romance por todos lados pero lleno de cursilería y escasa espontaneidad, una dirección con piloto automático y un guión ridículo, que llega a provocar risa por lo malo y su acumulación de clichés. A pesar de todo esto, de seguro muchos la disfrutarán y servirá para estimular su romanticismo, pero al menos a mí me pareció muy, pero muy mala.

*/5

El casamiento de Raquel

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

El casamiento de Raquel, Rachel Getting Married, Jonathan Demme, 2008

¿De qué trata?: Kym (Anne Hathaway), una ex-modelo que se ha pasado los últimos 10 años entrando y saliendo de centros de rehabilitación, regresa a casa durante un fin de semana para la boda de su hermana Rachel (Rosemarie DeWitt). A pesar de su juventud, Kym tiene un largo historial de crisis personales, conflictos familiares y estancias en clínicas para rehabilitarse. La boda de Rachel se presenta como la ocasión perfecta para volver a la casa familiar de los Buchman, y limar así las asperezas del pasado. Sin embargo, lo que prometía ser un fin de semana festivo junto a los parientes y amigos de los novios, se complica cuando salen a relucir viejas tensiones. Kym, con su mordacidad habitual, contribuye a ello, formando un retrato familiar algo extraño.

Que buen drama, tan sencillo, tan complejo, tan bien llevado. Yo siempre me he quejado de las películas que abusan de la cámara en mano pero esta cinta es tan necesario para adentrarnos en la mente de Kym, como se desarrolla su vida en familia. A pesar que sólo los verá en ese festejo, su llegada provoca que los rencores salgan a flote. Jonathan Demme ha demostrado muchas veces su calidad como director y vicionario, esta vez dirige de una forma artesanal. Como si construyera un pequeño regalo y descubrimos poco a poco su gran valor.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Anne Hathaway, Debra Winger y Rosemarie DeWitt, grandes actuaciones.

Puede que el metraje es excesivo, que algunas escenas son intrascendentes y se prolongan hasta la extenuación, que la música constante aburre, que la cámara subjetiva marea al espectador, tal vez que Rachel sea demasiado severa con su frágil hermana y que su historia de amor algo inverosímil; pero, la verdad es que la película mantiene siempre sus constantes vitales y tiene momentos en que te encoge el corazón y te hace lagrimar.

Al grano: Pequeña gran película que destaca el talento de Anne Hathaway en plenitud.

* * * * / 5