Julie y Julia!

julie_and_julia_1-506x752¿De qué trata?: Basada en dos historias reales, la última película de Nora Ephron (Sleepless in Seattle 1993, You’ve Got Mail 1998) Julie & Julia 2009 narra la historia de Julie Powell (Amy Adams), una joven que siente que está desperdiciando su vida y que decide dedicar un año a preparar todas las recetas de “Dominando el Arte de la Cocina Francesa” (Mastering the art of french cooking), clásico libro de cocina de la célebre cocinera Julia Child (Meryl Streep) Así, Julie decide aprender a cocinar a su manera con la legendaria cocinera Julia. Durante el año que supone su experiencia como alumna de Child, escribe cada día sus experiencias en un blog que ganará múltiples adeptos.

            Si bien Nora Ephron no es santo de la devoción de casi nadie, puesto que a pesar de alguna película interesante no ha dejado una gran marca en el séptimo arte, no se puede objetar que el atractivo reparto y ese toque de dulce comedia que inspira la película es una poderosa razón para acercarse a ver Julie & Julia. Lo mejor de la película son sin duda sus actrices: Meryl Streep y Amy Adams vuelven a juntarse tras la fuerza que ambas demostraron en ‘La Duda’, haciendo que Julie & Julia tenga dos de las mejores interpretaciones femeninas del año, dándole un punto a favor para no ser otra comedia del montón. En cuanto a la parte cinéfila se refiere, subrayar el realismo en cuanto a localizaciones y temporalidad se refiere.

1250024714-julie-julia-movie

            La película además posee una narración curiosa, pues cuenta dos historias paralelas y entremezcladas muy parecidas, las de Julie y Julia. Pero no en el mismo tiempo, pues mientras una trascurre en 1949, la otra sucede en el 2002. Más que una comedia romántica, Julie & Julia es un manual sobre la superación personal y el alcance de metas imprescindibles para nuestra satisfacción. En este sentido, se presenta la historia de Julia (Streep), que en los años 50 y siendo extranjera allá donde iba (países o aprendizajes: mujer americana en Europa), superaba las trabas de los prejuicios con tal de exprimir hasta la última gota de su creatividad y de su vitalidad, lastrada además por su incapacidad de tener hijos a los que alimentar. Y en el Nueva York, post 11 – S, Julie (Adams), una treintañera más, perdida en la insatisfacción de una generación destinada a lo superficial, a lo práctico, a lo acomodaticio, que encuentra en el legado de Julia y en su vivaz espíritu, la brújula para reorientar sus pasiones, sus ambiciones y su ansia de vida.

julie_and_julia          Y aunque hacia la mitad del metraje este se vuelve excesivamente repetitivo y no aprovecha historias ya presentes, Ephron tiene tal pulso emotivo en lo dramático y en lo cómico durante la primera mitad, que todo se perdona, más contando con dos actrices tan extraordinarias como Adams y Streep, que asumen el timing cómico y la sensibilidad de la historia. Tal vez Un poco menos de duración no hubiera estado mal, ya que al película se llega a sentir un tanto cansada, desluciendo grados de ese sabor que la sustenta.

Al grano: Lo mejor es ver esta película con el estómago vacío porque al salir de ella, estarás deseando degustar una buena comida o cena. Y para terminar una pequeña frase repetida por Julia Child: ¡Bon appetit!

* * * 1/2  de 5

Noche en el Museo 2

Noche en el Museo 2, Night at the Museum: Battle of the Smithsonian,
Noche en el Museo 2, Night at the Museum: Battle of the Smithsonian,
¿De qué trata?: El vigilante Larry Daley (Ben Stiller) se ve obligado a decir adiós a todos sus amigos cuando deciden hacer el Museo de Ciencias Naturales más “interactivo” y sustituyen todas las figuras por hologramas. Sus amigos históricos son empaquetados y enviados a los archivos del famoso Smithsonian, en Washington, DC., el museo más grande del mundo. No han pasado ni 24 horas cuando Larry recibe una llamada de Jedediah(Owen Wilson), el cowboy en miniatura, y descubre que la tabla de Ahkmenrah(Rami Malek) ha sido extraviada y esto ha hecho que el Smithsonian cobre vida. Para salvar a sus amigos, Larry tendrá que viajar a Washington, DC y luchar contra Kahmunrah(Hank Azaria), Al Capone(Jon Bernthal), Iván el Terrible(Christopher Guest) y Napoleón(Alain Chabat) que han planeado un complot para apoderarse de la tabla. En medio del caos, Larry hará nuevos amigos, como Amelia Earhart(Amy Adams) o Albert Einstein que le ayudarán a detener el complot y salvar el museo.
Amelia Earhart le inyecta dinamismo a la trama..

Amelia Earhart le inyecta dinamismo a la trama..

Los que disfrutaran con aquella vistosa “Noche en el museo” a buen seguro que también lo harán con esta secuela, que mantiene una buena gama de efectos especiales, y un mismo sistema de comedia amable y efectiva. Pierde el factor sorpresa, y no hay excesiva preocupación en giros de guión considerables, pero se vuelve a disfrutar de personajes importantes y singulares que van desde los jurásicos dinosaurios y monos, pasando por enfáticos faraones, la mítica Amelia Earhart (popular piloto de aviones femenina), hasta los clásicos Napoleón, Al Capone o Atila. Lo importante es la aventura y la manera de presentarla, o así lo ha vuelto a entender Shawn Levy que vuelve a contar con un poco afortunado Ben Stiller en un dicreto papel donde brilla con mayor frescura su guapa compañera Amy Adams.

Un muy envejecido Hank Azaria es el villano Kahmunrah

Un muy envejecido Hank Azaria es el villano Kahmunrah

Lo rescatable de esta propuesta son las pequeñas críticas bajo la mesa, como el uso de los aparátos electrónicos dentro de los museos para hacerlos más lúdicos, que los Hermanos Wright le critiquen a Amelia Earhart que es mujer y no puede pilotear una nave y al final decir, “vaya es buena” o que se reconozca que el General Custer haya sido un mal estratega.  También a destacar la interesante formar de ver cómo cobran vida cuadros de Hopper, Pollock o Degas, y especialmente la célebre fotografía tomada por Alfred Eisenstaedt de aquel ardiente beso durante el desfile de la victoria de los marinos en Times Square a finales de la Segunda Guerra Mundial, a ojos de espectador y sentidos de los protagonistas, en lo que es probablemente el momento más interesante de la película.
Al grano: Pellícula hecha para entretener, que sin embargo, queda corta ante la anterior propuesta.
* * * / 5

Doubt / La duda

Doubt, John Patrick Shanley 2008

Doubt, John Patrick Shanley 2008

¿De qué trata?: Es 1964, parroquia de San Nicolás en el Bronx. Un vibrante y carismático sacerdote, el padre Flynn (Philip Seymour Hoffman) está tratando de cambiar las estrictas normas del colegio, que durante años han sido fieramente salvaguardadas por la hermana Aloysius Beauvier (Meryl Streep), una directora con mano de hierro que cree firmemente en el poder de la disciplina. Vientos de cambio político están barriendo la comunidad, y de hecho el colegio ha aceptado a su primer alumno negro, Donald Miller. Pero cuando la hermana James (Amy Adams), una pobre inocente, le comenta a la hermana Aloysius sus sospechas de que el padre Flynn presta “demasiada atención” a Donald, la superiora comienza una cruzada personal para sacar a la luz la verdad y expulsar a Flynn del colegio por abusar del alumno. Sin una sola prueba aparte de su convicción moral, la hermana Aloysius comienza una batalla con el padre Flynn, que amenaza con desgarrar la comunidad con consecuencias irrevocables. Basada en una obra ganadora del Premio Pulitzter y de un Premio Toni en su adaptación teatral.

Meryl Streep, haciendo una interpretación muy bien lograda

Meryl Streep, haciendo una interpretación muy bien lograda

Un año después del asesinato de JFK, una escuela católica de los EEUU se debate entre el tradicionalismo docente de su directora, interpretada por la veterana Meryl Streep, y el aperturismo humanista del párroco del colegio, personaje a quien da vida Philip Seymour Hoffman. Entre ambos hallamos ejerciendo de unión a la hermana James, una joven monja, profesora del colegio, cuyas dudas a la hora de tomar partido por uno u otro bando serán plenamente compartidas por el espectador.

Galardonada con los premios Pulitzer y Tony, “La duda” se trata de una pieza teatral adaptada a la gran pantalla por su propio autor, John Patrick Shanley, director también de la intrascendente Joe contra el volcán (1990). Shanley no sólo se muestra mucho más serio y profundo que en su debut cinematográfico, sino que, lejos de conducir su nuevo film por los fáciles derroteros del maniqueísmo más primario y visceral, mantiene hasta los créditos finales nuestra incerteza acerca de los verdaderos sentimientos y motivaciones de los dos “contendientes”. ¿Es la hermana Aloysius Beauvier una malintencionada mujer interesada en desacreditar al padre Brendan, o bien es la única que ve las secretas e indecentes intenciones que éste tiene sobre un alumno?. Quizá deliberadamente, esta duda irresoluta acabará eclipsando el debate educacional planteado minutos antes y confundirá las verdaderas intenciones del film, haciendo así honor al título de la película y alejándose de otras que, como Priest o Las hermanas de la Magdalena, únicamente pretendían afrentar a la Iglesia católica.

Meryl Streep le da clases de actuación a Amy Adams en pleno Doubt

Meryl Streep le da clases de actuación a Amy Adams en pleno Doubt

Como no podía ser de otra manera, La duda se mueve por unos parámetros bastante teatralizados. Sus acciones, que transcurren en interiores y escenarios limitados visualmente, encuentran en la dialéctica y en los envites verbales su principal dinamizador. Indudablemente, la severa interpretación de Streep y la apaciguada melancolía que casi siempre desprende Seymour Hoffman dotarán a estos diálogos de mayor profundidad y carga dramática. Sin embargo, no nos encontramos ante un mero ejercicio de teatro filmado. John Patrick Shanley acompaña diálogos e interpretaciones con un buen surtido de imágenes simbólicas que de forma bella y constante subrayarán muchos de los sentimientos de sus personajes, confirmándole de paso como un director conocedor del medio, y no como un prestigioso literato que se sitúa detrás de una cámara para adaptarse a sí mismo.

Amy Adams luce temerosa y frágil ante los monstruos que la acompañan

Amy Adams luce temerosa y frágil ante los monstruos que la acompañan

Curiosamente junto con “Revolutionary Road“, esta “Doubt” forma una pareja de ejemplos recientes de premiados dramas que siendo apreciables y contando con muy buen material detrás no acaban de despuntar al terreno de lo perdurable. Uno lamenta que la tensión no estalle con más fuerza, la que sea necesaria al menos para que los mensajes subyacentes de la película lleguen con más garra y le tatuen a uno el corazón con fuego ardiente. Porque siendo ambas tan dadas a la lucidez interpretativa (nominados al Oscar andan los cuatro actores principales de “Doubt”), tan fenomenalmente teatrales uno no alcanza a entender porqué no traspasan más las lineas, porqué el espectador no se queda noqueado en los créditos finales. Y las razones a las que uno puede aferrarse tal vez radiquen en demasiado academicismo, falta de riesgo tanto en realización como en construcción del guión. Y la verdad es que todo esto da que pensar en que estas películas que son interesantes, recomendables y dignas son criticadas porque sus posibilidades son enormes en cuanto que films más limitaditos que sorprendentemente llegan a ser reseñables son destacados como si fueran descubrimientos de culto. “Doubt” sea como fuere, mantiene el suspense hasta el final, tiene a un señor actor Seymour Hoffman que está inmenso y un desenlace cuando menos medianamente inquietante y reflexivo. Tal vez el problema lo tenga quien esto escribe por esperar más pero lo cierto es que esta película podría haber golpeado más fuerte. Siempre me quedará la duda.

Viola Davis, se luce en Doubt

Viola Davis, se luce en Doubt

El drama se centra en varios frentes, ahondando en el enfrentamiento entre una visión retrógrada y severa de la religión, de la moral y de la conducta, y una perspectiva abierta, sustentada en la comunicación, el diálogo y el fluir espontáneo y recíproco del afecto. Por otro lado, también presenta el eterno problema de la intolerancia, del racismo, de las desigualdades y del maltrato tanto físico como psicológico.
El problema que no dejo de percibir en el desarrollo de la película es que, exceptuando algunos pasajes de gran carga reflexiva, crítica y afectiva, el resto lo veo bastante plano, algo insulso y los temas que aborda no son tratados con la suficiente profundidad ni la dedicación que requieren. Al finalizar, me quedé con la sensación de “¿y esto es todo?”

Al grano: Producto vendido con mucha calidad que al final de cuentas te deja un sentimiento de que le falta algo.

* * * / 5