Fuego (1996):: Apertura de la Jornada contra la Homofobia Puebla 2010

Fire

Fuego, Fire, Deepa Mehta, 1996

Ashok (Kulbhushan Kharbanda) lleva casado 15 años con Rahda(Shabana Azmi), que es la que lleva el peso del negocio familiar y se ha convertido en el alma de la casa. Con ellos viven la madre y el hermano del marido en aparente armonía. Pero la entrada en el clan de Sita(Nandita Das), la joven esposa de su cuñado, revolucionará el entorno de Rahda. “Fuego” Primera obra de la conocida trilogía de Deepa Mehta, le siguirían “Tierra” (1998) y “Agua” (2005).

Dos mujeres desatendidas amorosa y sexualmente por sus respectivos maridos, comienzan a intimar entre ellas mismas, se hacen amigas y dan el paso de acariciarse, abrazarse y amarse; a partir de ahí la relación amorosa entre ambas se va intensificando, una a otra van enseñándose cosas, adquiriendo confianza en sí mismas y sobre todo van descubriendo lo subestimadas y esclavizadas que han vivido hasta entonces (siempre subyugadas a la tradición, a los dogmas, a los hombres, a las tareas del hogar que en su caso concreto pasa por atender a una anciana que siempre está llamándolas con su campanilla para que sean ellas las que la limpien y la asistan en lugar de su propio hijo).

FireEn un momento dado, la más joven de las dos, la recién casada, le confiesa a su amiga y amada: “Estoy harta de tanta devoción. ¿Por qué no buscar otras opciones?”, y con esa declaración de intenciones proseguirá el grueso del film. Así mismo en otro diálogo su enorme necesidad de salvación y liberación femenina clama: “El concepto del deber se sobreestima”.

Deepa Mehta, lanza con ésta y con las otras dos películas de su trilogía hindú (“Tierra”, “Fuego”, “Agua”) una importante crítica a la tradición, porque la tradición está bien y es noble si favorece a todos, pero no si sólo beneficia a los hombres. Una de las dos mujeres protagonistas en este film, lleva 13 años viviendo como hermana de su marido porque éste ha decido hacerse religiosamente casto, según el sentido budista de que el deseo es la causa de todos los males. Pues bien, ella a raíz de la relación amorosa con su amiga, se hace reivindicativa y consciente: “Sin deseo la vida no tiene sentido”. Y realmente tiene razón, porque si bien es cierto que el deseo, como decía Buda, es la fuente de todos nuestros males, no lo es menos que si no deseamos dejamos de ser humanos y nos convertimos en ¿qué?, ¿en vegetales meditativos?; para bien y para mal, lo natural en el ser humano es el deseo, es característica intrínseca y fundamentalmente humana.

Fire

Sin embargo, ya poniéndonos técnicos narrativamente la película es mucho contexto y el conflicto se desarrolla más de la mitad de la película. Lo que la hace a ratos ligeramente pesada, sin embargo, la estupenda factura con la que está hecha te brinda una interesante refelexión. Deepa Mehta plantea “Fuego” para mostrar el conflicto resultante de una sociedad masculinizada, tradicionalista y hermética, que no admite cambios chocantes, aunque estos sean, no ya positivos o negativos, sino inevitables y nada agresivos o dañinos. A fin de cuentas, Mehta proclama el valor del amor, del placer, de la sensualidad, del momento. Algo universal, pero obviamente díficil en una nación dónde la feminidad estás secuestrada – la mujer ha de ser sumisa, infeliz, receptiva y trabajadora – y no hay recompensa de rescate.

* * * * / 5 :: Interesante cinta, muy recomendable

Iron Man 2: El hombre de hierro regresa más armado que nunca.

Iron Man 2

Iron Man 2, Jon Favreau, 2010

En ‘Iron Man 2‘ el mundo sabe que el multimillonario Tony Stark (Robert Downey Jr.) es Iron Man, el superhéroe enmascarado. Sometido a presiones por parte del gobierno, la prensa y la opinión pública para que comparta su tecnología con el ejército, Tony es reacio a desvelar los secretos de la armadura de Iron Man porque teme que esa información pueda caer en manos indeseables. Con Pepper Potts (Gwyneth Paltrow) y James “Rhodey” Rhodes (Don Cheadle) a su lado, Tony forja alianzas nuevas y se enfrenta a nuevas y poderosas fuerzas.

Respondiendo directamente a la pregunta, si, este ‘Iron Man 2’ es la confirmación tanto a la industria del cine como al espectador de lo que la primera entrega ya fue de por sí: un modelo a seguir y producir para los primeros, y un espectáculo por el que pagar y disfrutar para los segundos. Porque esa es la palabra fundamental, disfrutar. ‘Iron Man 2’ se deja querer y gustar por méritos propios, reincide en su sana intención de satisfacer a su público y ofrece unos resultados tan buenos, o incluso mejores, que los de su título precedente sirviendo más de lo mismo, de lo bueno lo mejor, pero de forma algo distinta, dando un paso hacia adelante y evolucionando como saga. Si a eso le añadimos que luce en pantalla como pocas, y sin necesidad de recurrir al 3D para tapar otras carencias, tenemos un film estupendo en el que el balance entre intenciones y resultados no podría ser más redondo.

Iron Man 2Al igual que su predecesora, ‘Iron Man 2’ es y será no sólo uno de los mejores blockbusters de este año, sino posiblemente también una de las mejores películas y una fascinante delicia para los sentidos a lo largo y ancho de sus tremendamente llevaderas dos horas de metraje. Lejos de ser un simple artificio pirotécnico vacuo e intrascendente del montón, ‘Iron Man 2’ se revela como un film con personalidad propia apto para toda clase de públicos y en el que la suma de sus valores arroja un resultado tan satisfactorio que la promesa de una saga emblemática se vislumbra como un hecho en toda regla. Técnicamente impresionante, con unos efectos visuales y sonoros magníficos, con algo que algunos emplean para limpiarse el culo llamado guión como sustento, con un director que planifica con interés y mimo sus escenas en vez de buscarse la vida en la sala de montaje, y con un reparto comprometido con sus personajes. Así es ‘Iron Man 2’.

No quiero centrarme en nada particular ya que no merece la pena y mi cometido no debiera trascender más allá de mi opinión sin necesidad de por ello desvelar más de la cuenta (que no se encargue en desvelar de por sí la promoción). Lo que sí es seguro es que todo lo bueno que pudimos encontrar en el primer film se ve ratificado y potenciado en este nuevo capítulo de la saga mientras que sus puntos flacos siguen pasando desapercibidos, todo ello oscilando alrededor de un Robert Downey Jr. nuevamente estupendo y perfectamente arropado por un plantel agradecido de dejarse ver en la propuesta. Y es que aunque estemos ante una producción de un gran estudio, que no deja de serlo, lejos de parecer un producto manufacturado y arquetípico más bien da la impresión de ser una película apoyada y respaldada por un gran estudio, que no es lo mismo. Sin lugar a dudas todo un éxitos que merece ser visto y aplaudido, y por supuesto, esperemos que continuado en una tercera entrega capaz de subir aun más el listón tan alto dejado por esta nueva muestra del mejor cine.

En definitiva, Jon Favreau logra un producto comercial en el que Robert Downey Jr. está “en su salsa” ofreciéndonos ese divertimiento que tanto nos gusta de él y con el que se gana que un fiel seguidor como yo de Iron Man, le agradezca que haga una película amena y espectacular. No podian faltar los pequeños detalles, como escudo del Capitán América que coloca Tony Stark debajo de la tubería o la aparición de Nick Fury (Samuel L. Jackson), que empieza a preparar el terreno para Los Vengadores. Cuando acabe la película no se levanten, ya que al final de los créditos habrá una escena sorpresa.

****/5 Muy recomendable

Una noche fuera de serie. Juntos Steve Carrell y Tina Fey…

Date Night

Una noche fuera de serie, Date Night, Dir. Shawn Levy, 2010

¿De qué trata?: Los Foster tienen por costumbre salir una noche a la semana, para reavivar la chispa de sus antiguas citas, y esa noche “especial” acuden siempre a la taberna Teaneck de la localidad. La conversación que entre ambos se suscita va derivando rápidamente de la charla trivial al rutinario y tedioso diálogo que suelen mantener a la hora de la cena en su propio hogar. Agotados por el trabajo y los hijos, sus citas “especiales” raras veces tienen éxito –o algún tipo de acción– y, mucho menos, romance. Después de saber que dos de sus mejores amigos –otro matrimonio con hijos– se van a separar tras una vida similar a la suya, Phil (Steve Carell) y Claire (Tina Fey) empiezan a temer lo que les aguarda: una escenario de anodina indiferencia y la consiguiente separación. En un intento de escapar del piloto automático en su salida semanal, y con la esperanza de darle a sus vidas un mayor aliciente, Phil decide alterar el plan habitual y sorprender a Claire: llevándola a un flamante y muy popular restaurante de Manhattan. Sin embargo, no han hecho reserva. Deseosos de sentarse a la mesa antes de las doce de la noche, los Foster se hacen pasar por una pareja que tenía reserva y que no se ha presentado. ¿Qué daño podía haber en ello? Phil y Claire ahora son los Tripplehorn. Sin embargo, resulta que los verdaderos Tripplehorn son una pareja de ladrones que han robado a una gente muy peligrosa y que han sido atrapados por dos policías corruptos. Obligados a cenar apresuradamente, antes de acabar su risotto, Phil y Claire se dan cuenta enseguida de que su simulacro de cita conyugal les ha salido singularmente mal, ya que se ven envueltos en una vorágine de violentas y peligrosas aventuras para salvar sus vidas… y su matrimonio.

He aquí a una pareja de actores de comedia aclamados a nivel mundial. He aquí la clásica comedia romántica familiar sin nada nuevo. Es digno de halago la capacidad de Tina Fey y de Steve Carell de interpretar siempre los mismos personajes pero seguir siendo graciosos y entretenidos sin caer en la pesadez.

La historia no es nada del otro mundo, pero es un buen medio para provocar muchas situaciones realmente graciosas donde es muy difícil no reírte. Hay algunas escenas/diálogos que son especialmente hilarantes. Yo la vi en una sala repleta de gente y no pararon de sonar carcajadas generalizadas durante toda la película.

Date Night

Por otro lado, el ritmo de la película es muy vivo y las situaciones se suceden rápidamente sin dar descanso, a pesar de que en algunos momentos aparecen algunos diálogos largos entre los protas que se alargan demasiado para mi gusto.

Tenemos también unos secundarios de lujo: Mark Wahlberg, con un papel, perdón por la expresión, de macho bólido. Pero que le sienta muy bien. Y te hace reír. James Franco maldiciendo hasta el hartazgo y aunque aparece poco, fue un gran momento de la película. Taraji P. Henson está un poco deslucida ya que no sólo la atención esta siempre puesta en sus protagonistas, sino que su personaje no tiene muchas apariciones. Igual cumple como se debe. Y hasta la aparición de Mark Ruffalo no me la esperaba!

Al grano: Pelìcula palomera sostenida por el talento de los dos mejores cómicos que están en la actualidad: Tina Fey y Steve Carrell

* * */ 5