De lo público a lo privado…

Twitter

Muchos de mis conocidos me critican el uso que le doy a mi cuenta de Twitter. Adictivo como pocas herramientas de la web social, controvertido en cuanto a su utilidad, híbrido entre microblogging, comunicación, mensajería, fuente de noticias, buscador… y tremendamente simple.

Twitter es una aplicación online que sirve para muchos usos, casi tantos como usuarios. Mientras algunos la utilizan para chatear y otros para leer lo que hacen o dicen los demás (un poco como ‘voyeurs’ virtuales), muchos la usan para pedir consejo, opiniones, ayuda o información. También se utiliza como plataforma de micro-blogging (escribir ideas-posts breves) o como sistema de anuncio de actualización de un blog o web (los diarios, por ejemplo, tienen cuentas en Twitter para ir publicando sus titulares con enlace a la noticia completa).

Las entradas en Twitter, conocidas como “tweets“, no pueden tener más de 140 caracteres. Twitter fue colonizado por jóvenes en el inicio de la adultez, universitarios terminando sus estudios superiores o en sus primeros años profesionales. Esto tiene sentido por el tipo de uso para este tipo de redes: mantener contacto social, publicar y recoger información profesional, estar al día con noticias, información diversa y tendencias, diversión.

Esta red social te permite una interacción inmediata con un grupo de personas de diferentes lugares del mundo, es una ventana de una personalidad expuesta bajo un “seudónimo” a la cual muchas personas tienen acceso. Por ejemplo en Twitter soy @gusbarrientos cuando en mi cotidiano soy Gustavo Barrientos.

De esta manera tu puedes usar twitter para exponer diferentes tipos de información, si bien puedes actualizar tus actividades también es un nuevo recurso, bastante poderoso, para recibir noticias en tiempo real, difundir artículos, experiencias y hasta dudas. Tu puedes preguntar qué película ver en cartelera y al menos 5 personas que hayan leído tu pregunta te contestarán en menos de 5 minutos.

twitterAdmito que desde un principio me parecía algo tonto, todavía no estaba muy extendido su uso y entonces, para que servía contar que hago a cada rato? Desde hace un tiempo me hice una cuenta de usuario, comencé a usarlo y ha resultado útil e interesante, aunque, claro, eso depende del uso que le cada uno.

A muchas personas les puede parecer un exceso de ociosidad o realmente es permitirle a muchos cibernautas entrar en un espacio vital, aquí lo privado se vuelve público, parte de saber que está haciendo otra persona en el mismo momento o el mero gusto de contribuir datos, experiencias, sensaciones a un nivel  web es lo que ha favorecido que aumente la demanda de usar esta red social.

Y si es que usan twitter o se quedaron con ganas de usarlo, no olviden seguirme twitter.com/gusbarrientos.

Zona de miedo, The Hurt Locker, 2009

the-hurt-locker-poster Narra el día a día de una brigada estadounidense de desactivación de explosivos desplegada en Irak, una unidad de élite de artificieros que se ve inmersa dentro de una caótica ciudad donde cualquiera puede ser un enemigo potencial y cualquier objeto puede ser una bomba. El grupo está liderado por el sargento Thompson (Guy Pearce). Cuando éste fallece en el transcurso de una misión, se queda al mando el impredecible, valiente y temerario sargento William James (Jeremy Renner). Faltando poco más de un mes para que la brigada finalice su turno de rotación en Iraq, el imprudente comportamiento de James hará que sus dos subordinados, el sargento Sanborn (Anthony Mackie) y el especialista Eldridge (Brian Geraghty), valoren seriamente el riesgo que corren en su trabajo.

Parece querer presumir de un corte realista de lo narrado, pero es únicamente una cinta sin fundamento, que nos cuenta los incidentes de un grupo liderado por un sargento adicto a la adrenalina y su par de subordinados. Pues resulta que los soldados ya no son heroicos, dice Kathryn Bigelow, son "adictos a la adrenalina".

the-hurt-locker09-6-27

Nos encontramos sin duda con una película un tanto particular, tanto que mi nota ha ido variando, según se desarrollaba el film, desde el suspenso al sobresaliente varias veces. Finalmente lo dejo en un poco convencido notable, pues no sé qué nota darle, pues es obvia su calidad, pero también su insufrible repetición de imágenes y situaciones.

Manteniendo la calma vemos como K. Bigelow dirige a unos actores fantasma en un mundo tan hostil como poco creíble. Sólo los primeros planos de la máquina que desactiva las bombas, parece querer transmitir algo al espectador. Kathryn Bigelow es una amante del riesgo; de las emociones fuertes. Así lo deja claro una filmografía plagada de títulos demasiado irregulares, pero que casi siempre se las arreglan a la hora de brindar la ración necesaria de momentos trepidantes para que el público salga de la sala de cine con sensación de agotamiento.

the-hurt-locker-pic1El film no deja de ser varías películas en una, contadas de misión en misión de unos artificieros Norteamericanos, desplazados a Irak, que se van enfrentando a todo tipo de modalidades de atentados con bombas con un denominador común, que no es otro que la tensión, el pasotismo de la población civil, y la total desconfianza que tienen los soldados ante ellos, donde cada uno puede ser un potencial enemigo.

Todas las misiones de las bombas tienen más o menos el mismo patrón, lo cual creo que está hecho aposta, y esto puede resultar incomodo al espectador por repetitivo, pero la estructura narrativa es esa, narrar el día a día de este tipo de soldados dentro de la guerra de Irak, adoleciendo quizá de ahondar un pelín más en los personajes, los cuales resultan distantes durante todo el metraje.

En realidad este film está elaborado para elogiar la labor de los soldados americanos y justificar sus errores como si fueran los tres mosqueteros de siglo veinte. Esta realización nos recuerda a las antiguas producciones que te empachaban de patriotismo, heroísmo y benevolencia americana. No deja de ser de un producto mezquino, falso y mediocre.

Los personajes son planos y carecen de profundidad; no poseen una humanidad cercana. Están ahí porque les gusta desactivar bombas, guerreros embrutecidos hasta el límite que ni siquiera encuentran su sitio en el ejército salvo desarrollando la labor más arriesgada. Parias de la vida en sociedad que se refugian en la fina línea del delirio para escapar de unas realidades para ellos mucho más dolorosas y complicadas como la familia o el retorno al mundo civilizado. La última escena del film brilla con luz propia y disipa cualquier resquicio amoral sobre la devoción de los artificieros por su trabajo: viven para evitar muertes, arriesgando la suya sin preguntar demasiado.

the-hurt-locker_1231882171_640w Hay una manipulación que se percibe, es aquella en la que se muestra a toda la sociedad Iraquí como salvaje, mala y asesina, aunque es verdad la ruptura histórica, religiosa y política es evidente, pero, de esto a que ninguna persona en, ese país, sea buena deja mucho que reflexionar.

No sé si esta peli, pese a su indudable calidad, va a calar en el espectador mexicano. Pienso que es una película para fanáticos de lo bélico más que para el espectador corriente que va a pasar el rato al cine.

* * * / 5

Matrimonio Universal en Puebla.

Este miércoles tuve la oportunidad de ser invitado a participar en el 4° Foro por el Matrimonio Universal en Puebla que organizó el diputado José Manuel Benigno Pérez Vega y/o Pepe Momoxpan y el departamento de Relaciones Internaciones y Ciencias Políticas de la Universidad de las Américas, Puebla. Dentro de este foro y las diversas intervenciones se dejó claro una sola cosa, el matrimonio entre personas del mismo sexo es algo que va a trastocar a la moralidad.

pareja[1] Hablar de matrimonio universal es irnos a un compromiso que supera la barrera de lo genérico y mantiene la apertura de acreditar a nivel sociedad cualquier relación que se tenga de pareja a un nivel que se integre a un marco legal que rige mayoritariamente punto de vistas heteronormativos. Es por esto que el Matrimonio Universal irrumpe de manera contra hegemónica el punto de vista de vivir en una sociedad dónde los que se puedan casar sean necesariamente personas de diferente sexo.

Sin embargo, existen muchas pugnas que las personas cuestionan al darle oportunidad a esta Ley de tener vigencia, si es que se corrompe el término de “familia”. En términos personales sostengo que la familia es el lugar donde se brinda apoyo y comprensión a personas que comparten un vínculo afectivo y que no necesariamente tienen lazos consanguíneos. Nosotros no escogemos a la familia en la que nacemos pero si podemos decidir por la que buscamos crear.

En el caso de la homoparentalidad defiendo el hecho de que existe un gran número de niños que viven en casas de asistencia, que son abandonados y son expuestos a bajezas y humillaciones. Creo que las personas que puedan donar su amor, tengan la orientación que se tenga, es muy respetable y válido.

 

De esta manera, confío de atinada la iniciativa que propone Momoxpan. Sin embargo, creo que se carece de un momento político correcto para que se tome en discusión. Puebla es un lugar sumamente católico y bastante polarizado, que aún, falta de aceptación a personas que ejercen una vivencia sexual diferente. Al homosexual en Puebla se le limita a ejercer sus afectos en lugares como antros, bares y cafés que son abiertos a los diversos tipos de expresión.

Es interesante la creación de conciencia, pero es reprobatoria las repercusiones que se viven en un ciudad dominado por las acciones de doble moral, por una sociedad que acepta que el sacerdote de su Iglesia coaccione su voto y que se le haga creer a la sociedad que una familia sólo está hecha por una madre y un padre porque así lo manda la religión. Creo que aún se puede discutir el tema, y aún falta sensibilización a diferentes expresiones que aún no se pueden ser ejercidas con libertad.