De cultura y otros cuentos: Crimen y Castigo

Stop hating

Stop Hating!

Hace unos días estaba indignado por los comentarios expresados por Esteban Arce en televisión y no salía de mi asombro del nivel de ignorancia expresados en dicha ocasión. Vía web desarrolló una bola de nieve impresionante, quejas en redes sociales, facebook, twitter, etc. ¿Qué otra cosa puede ser peor que unos comentarios homofóbicos en TV? Un asesinato por crimen de odio.
El crimen de odio es una construcción social, y como tal debe estudiarse a partir de la prevalencia de actitudes de discriminación social en sociedades que toleran, e incluso promueven, la violencia ejercida contra las minorías sexuales, religiosas o raciales. En México se ha vivido durante décadas un importante vacío legal que permite que la discriminación contra una minoría homosexual se practique y difunda libremente a través de los medios masivos de comunicación, desde revistas sensacionalistas como Alarma! o Alerta!, hasta emisiones televisivas y representaciones fílmicas que hacen del homosexual objeto de mofa y escarnio social.
Señoritas a disgustoEl pasado 19 de enero del presente año me enteré del asesinato de un miembro de la comunidad teatral poblana. Joaquín Alcalá era director y actor, participó en la obra “Señoritas a disgusto”, donde interpretó a don Silvestre de la Rueda, personaje que mereció el Premio al Mejor Actor Cómico en la Muestra Estatal de Teatro en 2008. Por la forma en la que el occiso fue encontrado se presume que haya sido crimen pasional, pero para que nos hacemos tontos, eso se llama homofobia, fue un crimen en el que se le castigó por ser homosexual. Lo encontraron con heridas, cubierto de semen y envuelto en una bolsa nylon. Eso no fue un robo. Aunque las autoridades lo quieren ver de esa manera.
¿Por qué hablar de un asesinato en este espacio? Bueno, atañe a la comunidad teatral y atañe a la comunidad LGBT. 

Este hecho tiene generarles a ustedes queridos lectores una postura. Es incitarlos a que reflexionen que en esta ciudad se comenten crímenes violentos a personas que tienen una postura diferente, una persona homosexual que hacía arte. Una persona muy respetada por su espléndido trabajo como actor, una persona agradable, interesante y que tenía proyectos en mente. Se recuerda que Joaquín Alcalá era un hombre de teatro.
En este aspecto, la discriminación ha subsistido en los mismos cuerpos de impartición de justicia, donde al denunciarse un crimen donde la víctima es un homosexual o una lesbiana, de inmediato se procede a calificarlo como crimen pasional, desechando por esta vía todo vínculo con lo que pudiera considerarse un crimen de odio, haciendo de la víctima el responsable de lo sucedido. El argumento es invariable: la víctima propició, con su conducta, atuendo o insinuaciones, el crimen o delito que finalmente terminó con su existencia. No hay nada que perseguir.
En Puebla y en cualquier otro lugar, no podremos hablar de equidad hasta que dejen de existir crímenes de odio, hasta que no haya expulsiones injustificadas en las escuelas, despidos laborales injustos; Así que es hora de reconocer que existen estos crímenes, levantar la voz y hacer algo al respecto. Nuestra sexualidad y nuestra vida están de por medio.

Luto

¿Y dónde están los Morgan?

Morgans

Y dónde están los Morgans?, Did you hear about de Morgans?, Marc Lawrence, 2009

 

¿De qué trata?: Meryl y Paul Morgan (Sarah Jessica Parker y Hugh Grant), son una exitosa pareja de Manhattan cuyas “casi” perfectas vidas tienen un pequeño fracaso pues están divorciándose. Pero la locura de su vida romántica no puede ser comparada con lo que van a vivir; ellos son testigos de un asesinato y se convierten en blancos de un asesino a sueldo. Los Federales, protegiéndolos como testigos, se llevan a los Morgan de su amada Nueva York a un pequeño pueblo en Wyoming.

Morgans

Hugh Grant y Sarah Jessica Parker

Las tres películas que el señor Marc Lawrence me han aburrido (Two Weeks Notice, Music and Lyrics), su gracia es muy parca, aparte de que en todas contrata al señor Grant, provocando que siempre, en todas, veamos al mismo Sr. Grant.  La película tiene tan mala dirección que Sarah Jesicca Parker está en Carrie de Sex and the City y Hugh, bueno como ya dije, es Hugh. No hay nada. Ahora la historia es tan seca, es simplemente una pareja que pasa una crisis sentimental y la circunstancia los reenamora, no hay carisma, es pesada y en ratos provoca sonrisas, vaya, hasta Regresa tiene más chispa que esto. Además, todos los buenos chistes aparecen en el trailer por lo que en la película ya son tan buenos chistes.

Morgans

Los Morgan

No voy a entrar a hablar de que las comedias-románticas son previsibles ni nada por el estilo, más que nada porque todas lo son y el espectador debería darlo por hecho. No voy a decir que el final nos lo sabemos todos desde los créditos iniciales porque no debería haber otro y, además, si fuera distinto estaríamos hablando de drama romántico no de comedia-romántica. Pues decir que tiene todos los tópicos del género, sí, pero en esta ocasión son retratados sin la más mínima gracia, no hay posibilidad de reírse en condiciones durante todo el metraje. A pesar de la originalidad del argumento y del gran partido que se le podía haber sacado la cinta se convierte desde los primeros 10 minutos en un constante devenir de escenas y situaciones completamente aburridas y carentes de interés.

Al grano: Comedia aburrida y superficial, no hay propuesta, no hay dirección, no hay nada.

* / 5

Regresa

Regresa

Regresa, 2010, Dir. Alejandro González Padilla.

¿De qué trata?: Ernesto (Jaime Camil) es un exitoso empresario mexicano casado con María(Blanca Soto), una hermosa ama de casa que emigró de España. Luego de 7 años de matrimonio ella piensa que él tiene una amante. Las amigas de María le sugieren tener una regresión a sus vidas pasadas para entender mejor su relación sentimental. Cuando la terapista termina la sesión, María no regresa como ella misma sino convencida que es una princesa vasca del siglo XV.

Bueno, Regresa es un producto honesto, es una película romántica que hace que reflexionemos sobre el amor cuando dejamos de luchar por él. La película bueno, es tibia, un tanto plástica pero tiene cierta nobleza. Camil evidentemente sale de Camil y la actuación de Blanca Soto es muy superficial.

El elenco secundario se lleva la película sobre todo Daniela Schmidt y Javier Tolosa, geniales sus personajes. Siempre es un gusto ver a Mónica Huarte. La canción de Noel es hermosa.

Y bueno, hay que ver esta película por como es, un cuento, con una producción honesta y no hay que exigirle más, el guión es manipulador y convencional, si, pero al final es una película tan honesta que sales esbozando una sonrisa.

Al grano: Convencional película mexicana bastante limitada pero que en el fondo tiene cierto carisma atractivo.

* * / 5