De cultura y otros cuentos: Con la cultura se nace…

Hace unos meses tenía una amiga que siempre se maravillaba porque me sé muchos títulos de películas, directores, actores, etc.  Me decía que era increíble que yo supiera tanto y remataba con un “me gustaría que me enseñaras a saber como tú”. Mis ojos casi desorbitados se vieron acompañados de una reacción volátil de mi parte. “Tu no puedes aprender a saber, si tu quieres saber ya hubieras podido agarrar un libro o ir a ver más películas de las que se estrenan en cine” expresé. En ese momento lo reconozco, fui muy rudo con ella. Pero es la verdad, para ser culto e instruido no se aprende de un momento a otro, simplemente se tiene la costumbre de tener ganas de aprender o no se tiene.

El llenar una banca en el salón de clases no es suficiente para salir adelante, se necesita algo más. Un literato no es un literato si no tiene la costumbre de leer o un actor no es actor si no va obteniendo diferentes experiencias en su formación. Es grato poder encontrar a alguien que es virtuoso en diversos conocimientos: Un buen día me asombré de conocer un ingeniero con un gusto basto sobre lenguaje cinematográfico.  Es como los simpáticos compañeros de Relaciones Internacionales o los antropólogos que si no se forjan una erudición por conocer otras culturas, su formación se verá ciertamente incompleta.

La cultura no sólo es arte, es mucho más, es comprender absolutamente todo lo que está dentro de tu capacidad intelectual. El día que se pierde esa capacidad de aprender y asombrarse ese día ya no hay más por hacer, porque siendo humanos perderíamos el estímulo más grande de reaccionar al contexto o de vivir por una meta.

Por eso los profesores de esta respetada universidad no sólo deberían de sembrar el conocimiento en sus materias, si no fomentar una capacidad crítica extra a la formación que su materia dice. Deberían no de limitar las capacidades de los alumnos si no delinear los intereses y metas de cada uno. La gran mayoría de las graduados no llegan a ejercer la licenciatura que estudiaron por diversos problemas económicos, pero el hecho de que estuvieran haciendo diversas actividades durante su formación permitió que encontraran otro trabajo acorde a lo que hicieron en su estancia universitaria.

Se debe de buscar una mediación, entre lo externo y lo interno,  para evitar que las actividades extras te venzan universitariamente, o lo universitario de limite más para buscar nuevas oportunidades en tu vida.

Un pensamiento en “De cultura y otros cuentos: Con la cultura se nace…

  1. Un saludo Gus, es la primera vez que dejo un comentario, me agradan mucho tus reseñas y me han servido como guía cinematográfica en más de alguna ocasión. Por otro lado no estoy de acuerdo con la forma en que utilizas el concepto “Cultura”. La Cultura va más allá de los conocimientos que se puedan tener sobre determinada materia, la Cultura se conforma por todo lo que hace el ser humano, desde las soluciones tecnológicas a problemas concretos hasta expresiones sentimentales abstractas.

    Cultura no es comprender el sentido más profundo, hay cientos de expresiones culturales que muchas veces no son comprendidas en su totalidad por los actores que las realizan.

    Considero que más que hablar de Cultura en realidad te refieres a otra cosa, tal vez a una pasión por el conocimiento o a un pensamiento crítico; que a mi parecer también se echa de menos no solo en la formación universitaria sino en todo el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s