The Boys in the Band (Los Chicos de la Banda)

Los Chicos de la banda

Los Chicos de la Banda, The Boys in the band, William Friedkin, 1970

¿De qué trata?: Basada en una exitosa obra de Mart Crowley, la acción se desarrolla en un único ambiente y tiene como protagonistas a nueve jóvenes que se reúnen para una fiesta de cumpleaños, de los cuales ocho son gay, otro sostiene que no lo es. En esa fiesta las verdades de cada quien salen a relucir.

Mart Crowley estrenó en el off Broadway una obra de teatro que da total visibilidad, positiva y negativa, al mundo gay. La época en que se estrena el film, nada popular para el tema central. La homosexualidad era el tabú por antonomasia del Hollywood clásico, donde la más minima insinuación se pagaba con la muerte truculenta o el suicidio del personaje que se atrevía a manifestarla. El teatro, que siempre fue más moderno y controvertido, mostró esta obra que se convirtió en el éxito de la temporada en Broadway, ya no tanto por el morbo que despertaba, que también, sino por la exposición abierta de los temas gays universales; el complejo de culpa, la no auto-aceptación, el bloqueo personal, la monogamia, la doble vida, el cruising, la promiscuidad, el afeminamiento, la marginalidad, el hedonismo…
Los actores en el film son el original cast del teatro, seguramente más debido a que ninguna estrella consagrada quisiese aceptar encarnar un gay, que al increíble talento de los actores que finalmente la interpretaron. Tampoco supuso el estrellato para ninguno de ellos, a pesar de la brillantez interpretativa mostrada.

Los chicos de la Banda

Los Chicos de la Banda

La película siempre contará con 3 grandes detractores; los enemigos del teatro filmado, a pesar de que cualquier aderezo cinematográfico sea del todo innecesario, tratándose de una historia de texto e interpretaciones. Los gays que opinen que los personajes son estereotipados, cuando resultan más híper realistas que caricaturescos, si se ha conocido a algún homosexual desarmarizado alguna vez, y por último, los heterosexuales demasiado vagos a la hora de identificarse con la historia, calificándola de sectarista o poco universal, cuando el mundo homo se ha pasado la vida poniéndose en lugar del personaje que no le correspondía por sexo, a falta de otros referentes.
El texto está en la línea de los éxitos teatrales de la época, como Quien teme a Virginia Woolf de Edward Albee, frases muy hirientes dichas por hombres con muy poca autoestima. Los temas siguen vigentes hoy en día, para bien o para mal, esta película pone de manifiesto que en lo esencial de la homosexualidad, los problemas siguen siendo los mismos que hace cuarenta años, aunque evidentemente haya habido mejoras notables.

Al grano: Clásico del cine homosexual, lleno de mordáces diálogos y acciones creíbles.

* * * * / 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s