La cruda verdad…

La cruda verdad, The Ugly Truth

La cruda verdad, The Ugly Truth

¿De qué trata?: Abby Richter (Katherine Heigl)es una productora de televisión que tiene problemas para encontrar el amor. La mujer contará con la insospechada ayuda de su desagradable presentador (Gerard Butler), que la asesorará en sus citas, haciéndola pasar por una serie de sonrojantes pruebas para demostrar sus teorías sobre las relaciones. Pero las tretas del hombre les conducirán a un resultado inesperado.

No esperaba más ni menos de lo que me he encontrado en esta película. Típica comedia romántica de triángulo, con chica que no sabe muy bien qué quiere aunque esté convencida de que sí, el vecino de al lado perfecto que no se entera mucho de lo que va la historia y el “amigo” que todo lo sabe sobre relaciones, mucho más desagradable que el barman (Justin Long) de “He’s Just Not That Into You“. Los chistes son fáciles y previsibles pero si uno está con ganas de reir se verá recompensado.

En cuanto a los protagonistas nada especialmente remarcable: Podría haber sido Katherine Heigl o cualquier otra, lo mismo que en el caso de Gerard Butler aunque juntos funcionan. En fin, una película para pasar el rato y seguir a otra cosa. Para devoradores de comedias románticas con más comedia que romanticismo así que los sufridos novios la soportarán.

Al grano: Simple y común comedia romántica sostenida por el encanto de sus protagonistas, que si bien podría olvidarse, algunos chistes se quedan en tu mente.

* * 1/2 / 5

Arrástrame al infierno

Arrástrame al infierno, Drag Me to hell, Sam Raimi, 2009

Arrástrame al infierno, Drag Me to hell, Sam Raimi, 2009

¿De qué trata?: Thriller sobrenatural centrado en una maldición. La historia gira en torno a una joven (Alison Lohman) que trabaja en un banco concediendo préstamos hipotecarios y que, tras negar la rehipoteca a una anciana, ésta se venga haciéndola portadora de una maldición.

Drag Me To Hell” es un soplo de aire fresco a un trillado ya género de terror actual, de la mano de uno de los astros del fantástico, Sam Raimi. Una empleada de banca, interpretada formidablemente por Alison Lohman, cae en la maldición de una extraña mujer a la que le deniega un aumento de su crédito. A partir de entonces, Raimi se pone manos a la obra y ofrece un auténtico festín de autoparodia, humor macabro y unos juegos de cámara que mucho recuerdan a su cámara kamikaze antes vista en The Evil Dead y Army of Darkness.

Raimi  homenajea a las películas de terror constamentemente en esta película. Consigue hacer una película de terror que muy inteligentemente combina terror con un  sentido de la diversión que muy pocos saben plasmar. Este es un film desprejuiciado, cargado de escenas impactantes y palomeras. Una propuesta que consigue entablar un dinámico juego con el espectador, gracias a un vaivén constante entre tensión-diversión.

Ya desde los primeros minutos, el divertido guión escrito por Sam & Ivan Raimi consigue captar nuestra atención. Ojo, la historia de posesiones que nos ofrecen no es nada del otro mundo, pero lo que sí es encomiable es la forma en que está contada. Y es que, al film hay que reconocerle un enorme afán por entretener, de tal forma que siempre haya espectación por descubrir que nueva ocurrencia o salvajada veremos en la pantalla. Entretenídisimos noventa minutos de metraje que mantienen a la audiencia en sorpresa constante.

Mención especial merece Lorna Raver, que hace que su Mrs. Ganush ya sea todo un icono, realizando una interpretación excelente de una personaje que por méritos propios es el epicentro del film. Excepcional este personaje (puramente Raiminiano) que aterroriza y hace reir a partes iguales.

Al grano: Raimi se ha superado a sí mismo, a vuelto a sus orígenes, aprovechando la experiencia de sus últimas películas de alto presupuesto, consiguiendo un cine fácil, divertido y sangriento, a la vez que de alta calidad visual, especialmente recomendado para los amantes del género.

* * * / 5

Te amaré por siempre

Te amaré por siempre, The Time Travelers Wife, Robert Schwentke, 2009

Te amaré por siempre, The Time Traveler's Wife, Robert Schwentke, 2009

¿De qué trata?: Un drama romántico acerca de un librero de Chicago (Eric Bana) con un gen que le causa involuntarios viajes en el tiempo, con las complicaciones que ello le causa en su matrimonio.

Rachel McAdams y Eric Bana lucen una agradable química.

Rachel McAdams y Eric Bana lucen una agradable química.

Esta película es agridulce. Pareciera más cercana y real a todos nosotros, de lo que el título y la temática podrían dar a entender. Más en la línea de “Pide al tiempo que vuelva” que en la clásica temática de viajes en el tiempo, resulta para los que gustamos del genero, en la antitesis de “El efecto mariposa”. En este sentido, el mensaje primordial de la cinta es el disfrutar el aquí y el ahora. Y además, una dulce fantasía sobre el transitar las etapas del duelo a una dulce aceptación. Finalmente propone una elegante solución al problema de la paradoja del tiempo, que se ha esgrimido como una incongruencia en la mayor parte de estas cintas.

Adaptada de la novela La esposa del viejero del tiempo de Audrey Niffenegger

Adaptada de la novela "La esposa del viejero del tiempo" de Audrey Niffenegger

Así en frío, la idea me parecía algo rara y rebuscada como para interesarme más, pero cuando vas viendo la película y te metes en la historia, entras en el juego y te la crees y haces normal todo lo que va pasando, como si tuviese sentido y todo. Es una película muy romántica, con moraleja (“vive el momento”), con bellos y correctos protagonistas y una producción muy cuidada.

Sin embargo, quedan huecos en la explicación del gen y hay algunas escenas un tanto forzadas para su entendimiento.
Al grano: Singular historia de amor que te deja un sabor de boca muy grato a pesar de sus pequeños defectillos inherentes al género.
* * * 1/2 /5