La cambiadora de páginas… – El review de la semana para PueblaGay…

La cambiadora de páginas, La tourneuse de pages, Denis Dercourt, 2006

La cambiadora de páginas, La tourneuse de pages, Denis Dercourt, 2006

¿De qué trata? : Melanie (Déborah François) deja de tocar piano a los 10 años de edad debido a la actitud de la Presidenta del Jurado del Conservatorio, la Sra Fouchecourt. Diez años más tarde, Melanie llega a ser la nana de los niños de la Sra. Fouchecourt(Catherine Frot) que, impresionada por su sensibilidad por la música, la convierte en su “cambiadora de páginas”….

Exquisita película francesa sobre una venganza largo tiempo premeditada. La finura pianística del film no le resta incomodidad ni perversidad. Conjuga con elegancia sobriedad e intensidad. La interpretación de las actrices protagonistas es impecable. empezando por una Catherine Frot que se sale de su habitual registro cómico y que consigue hacerte temblar por el devenir de su personaje, y siguiendo por una temible Deborah François, una especie de Virginie Ledoyen dura y sin sentimientos que es toda una revelación.

Película absorbente y entretenida que, colateralmente al tema de la venganza, habla de temas como la insana dependencia hacia las personas cuando uno está mal, o el más insano placer de tener poder sobre otra persona aprovechando sus fragilidades.

La película es una sorpresa. Arranca muy despacito y crece con muy buena letra, y se consolida de forma magistral después de la media hora. Acaba bien, aunque estoy de acuerdo en que no era imprescindible contarlo todo y cerrar la trama a cal y canto; un pelín de incertidumbre nunca cae mal, pero sería injusto devaluar la peli por culpa de esos breves minutos finales. Además, por si fuera poco, el director ha tenido la maestría de meter tijera y dejar la cinta en apenas una hora y cuarto. El tempo de la historia es deliberadamente pausado, y abusar de metraje habría sido un error.

Fina y elegante...

Fina y elegante...

Lo dice el refrán, la venganza es un plato que se sirve frío, y esta frialdad en la ejecución es exactamente lo que refleja el film. Para destruir una vida no se necesitan llamadas destructivas, ni cuchillos afilados, sólo una seducción malsana que lleve al borde del abismo psicológico.

Sin necesidad de explicitar nada podemos palpar la creciente tensión sexual y el clima opresivo que se apodera del film, lástima que finalmente se opte por poner todas la cartas sobre la mesa en un final cerrado que este tipo de película no requería. De todas maneras es más que recomendable verla.

Al grano: Pequeña joyita francesa que destaca por su elegancia visual y por el bien redondeado guión que la forma.

* * * * 1/2 / 5

Hancock – Fate doesn’t decide everything. People get to choose.

Hancock, Peter Berg, 2008

Hancock, Peter Berg, 2008

¿De qué trata?: Hay héroes, hay superhéroes… y luego está Hancock (Will Smith). Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Todo el mundo lo sabe. Todo el mundo, menos Hancock. Insatisfecho, atormentado, sarcástico e incomprendido, las acciones heroicas y bienintencionadas de Hancock cumplen su objetivo y salvan muchas vidas, pero siempre provocan unos tremendos desaguisados. La población ya no puede más y, aunque está agradecida de tener a su héroe local, los buenos ciudadanos de Los Ángeles se preguntan “qué es lo que han hecho para merecer a este tipo”. Hancock no es alguien al que le importe lo que piense la gente, hasta el día en que salva la vida de Ray Embrey (Jason Bateman), alto ejecutivo de una empresa de relaciones públicas. Y es entonces cuando el impopular superhéroe se da cuenta de que, al fin y al cabo, tiene un lado vulnerable.

Buen arranque, mal seguimiento...

Buen arranque, mal seguimiento...

La verdad es que una historia que cuente acerca de un superhéroe que no es querido, no es tan innovadora…pero si en esta historia al superhéroe tampoco le importa esto, entonces es completamente distinto, y ESA es la historia que iba a convertir esta película en una obra maestra. PERO al final el guionista opta por una historia completamente distinta que prácticamente anula totalmente la primera. Empieza fenomenalmente bien, y te echas unas risas viendo a tan calamitoso personaje meter la pata una y otra vez empapado en Whisky y causando todo tipo de destrozos.

Mantiene durante bastante rato un ritmo muy alto y divertido hasta que de pronto el guionista se mete en un agujero del que ya no sabe salir, te empiezas a aburrir y finalmente te importa un bledo todo lo que está pasando. La media hora final se puede calificar hasta de horripilante, pierde totalmente la gracia y hasta resulta bastante absurda, muy por debajo de los primeros 45 minutos.

Charlize Therón cumple con un personaje importante para Hancock

Charlize Therón cumple con un personaje importante para Hancock

No obstante es una entretenida peli para pasar el rato y sobre todo divertirse en su primera hora, y quizás es con lo que debamos quedarnos. El resultado es un típico producto veraniego en el que destaca la torpeza del director a la hora de transitar a su personaje principal de vagabundo a superhombre como esa forma que tiene de hacer avanzar la historia hacia su espectacularmente absurdo final no sólo sin desarrollar una mitología rigurosa o lógica, sino reescribiendo constantemente sus propias reglas narrativas y dramáticas.

Hancock está perdido, no se encuentra a si mismo, no sabe quién es. Sólo sabe que tiene unos poderes increíbles y esto le convierte en un gamberro peligroso, falto de cariño y sobre todo de sentido en la vida. El personaje es simpático, Will Smith lo es, y cae bien haga lo que haga. No es una comedia al uso, ni un drama tradicional, ni una película de acción convencional, no encuentra, diría yo, una clasificación clara dentro de un género. Hancock, no es ni un Spiderman ebrio, ni un Superman tarado, quiere ser él mismo, distinto a todos. Si descartamos los efectos especiales, que son inmejorables como en cualquier película actual, nos quedamos con una cinta de muchas pretensiones pero pocos logros. Un héroe distinto que manifiesta su desagrado hacia los uniformes de los superhéroes clásicos juzgándolos como ridículos pero se cuida bien de no mencionar a los superhéroes consagrados. Su propio uniforme, una vez que acepta embutirse dentro de él, le parece demasiado ajustado. Fuerza un final feliz rescatando de la muerte a los dos protagonistas cuando el fin natural hubiera sido el sacrificio de uno de los dos.

Al grano: No es la gran película de Superhéroes. No viene precedida por una gran (ni pequeño) comic. Le falta un poco de fuerza y se hace corta. Pero al final es una película fresca y entretenida.

* * / 5

Duplicity – Duplicidad.

Duplicidad, Duplicity, Tony Gilroy, 2009

Duplicidad, Duplicity, Tony Gilroy, 2009

¿De qué trata: Claire Stenwick (Julia Roberts), ex agente de la CIA, y Ray Koval (Clive Owen), ex agente del MI6, han abandonado el mundo del espionaje nacional para aprovecharse de la lucrativa guerra fría existente entre dos multinacionales rivales. Su misión: conseguir la fórmula para un producto que hará ganar una auténtica fortuna a la empresa que la tenga primero. Sus jefes, el titán de la industria Howard Tully (Tom Wilkinson) y el desaprensivo consejero delegado Dick Garsik (Paul Giamatti), están dispuestos a todo. Cada vez hay más en juego, el misterio se hace más palpable y las tácticas son más sucias, pero el secreto mejor guardado es la creciente atracción que sienten Claire y Ray el uno por el otro. Mientras se esfuerzan en mantenerse un paso por delante del otro, estos dos solitarios profesionales acaban enfrentándose a algo a lo que no pueden engañar: el amor.

A nadie puede sorprender una película así a estas alturas, es cierto. Me esperaba algo a lo Mr. & Mrs. Smith con tiros por doquier y situaciones bochornosas a cada minuto. Y no.

Cuando se estrenó Michael Clayton, la primera película del anteriormente solo guionista Tony Gilroy, la crítica anunció la vuelta del modelo de thriller de los años 70 (político y pesimista, en esencia) gracias a ella. Cuando la vi en el cine, me parecio correcta la comparación desde el punto de vista temático, pero no a tenor del resultado final, ya que me resultó tremendamente fría y aburrida.

Gran química entre Julia y Clive...

Gran química entre Julia y Clive...

Con Duplicity, Gilroy vuelve a recordarnos que el mundo está muy mal, dominado por gente con un dudoso sentido de la moralidad que aplica el todo vale con tal de lograr los objetivos planteados (véase el ganar mucho dinero). Pero lo hace usando otras armas mucho más acertadas.

Duplicity es un thriller tímidamente orientado hacia la comedia que consigue adentrarnos en el mundo del espionaje industrial y mostrarnos las “reglas” no escritas que se cuecen puertas a dentro, principalmente bases de datos inmensas sobre ejecutivos de las grandes empresas de la competencia obtenidas mediante el seguimiento tanto físico como virtual de los mismos, al estilo de las mejores agencias gubernamentales del mundo.

Análisis de la pareja vinculada a la confianza.

Análisis de la pareja vinculada a la confianza.

Para empezar, los silencios y planos autocontemplativos de Michael Clayton se convierten en afilados diálogos en boca de unos grandes Clive Owen (para variar) y Julia Roberts (como sorpresa agradable). Además, el director combina la trama principal con una historia amorosa entre dos ex-espías (los actores antes citados) que, pese a no confiar para nada el uno en el otro, se sienten atraídos como consecuencia de su comprensión mutua.

Pero también hay fallos. Los diálogos son sin duda ingeniosos pero tampoco provocan carcajadas, y el director sigue abusando de algunos tics narrativos (planos pseudomolones o pantallas partidas autocomplacientes) y de una estética un tanto fría. Además, Paul Giamatti y Tom Wilkinson, excelentes intérpretes, no salen en pantalla todo el tiempo que se merecerían.

Sin embargo, el resultado final es, por mucho que se venda como un simple entretenimiento (que también), una nueva denuncia del mundo empresarial de hoy desde un punto de vista mucho más cómico (que no más suave) que en su ópera prima. Yo me fui del cine sintiéndome un poco más sabio y con una ligera sonrisa en la cara.

Al grano: Si es mejor trabajo que Michael Clayton y la química entre Julia y Clive están más que comprobada, la película entretiene.

* * * 1/2 / 5

Dragonball Evolution

Dragonball Evolution, James Wong, 2009

Dragonball Evolution, James Wong, 2009

¿De qué trata?: Adaptación cinematográfica de la conocida serie de TV. Su argumento se centra en la adolescencia de Goku (Justin Chatwin) y en su enfrentamiento a muerte con Piccolo (James Marsters). Su presupuesto es de 100 millones de dólares.

Nunca he sido gran fan de la serie, que aunque si veía algunas veces la caricatura y coleccionaba mis estampitas en los álbunes, no había pasado a más en comprender todo este universo. Viéndola desde una perspectiva en la que tengo un conocimiento practicamente nulo de los personajes me acuerdo muy vagamente de los primeros capítulos antes de que crecieran, tuvieran hijos, vinieran más personajes, robots y no sé cuanta cosa más apareció. Pero si es demasiado molesto que en los primeros 30 segundos se carguen toda la historia original mediante una voz en off.

Dragonball Evolution es una de esas películas que no engañan a nadie: ya sabes lo que te vas a encontrar, así que quejarse es tan estúpido como haber pagado la entrada del cine por verla.  Es un hecho que las adaptaciones de mangas o videojuegos sirven para ganar dinero fácil engañando a miles de fans gracias al nombre de la franquicia. No nos vayamos lejos, Doom es un fiasco total, la próxima Street Fighter no promete nada novedoso etc, etc.

No voy a ahondar mucho en los detalles, creo que todos los que fueron fieles a la trama no merecen ser descorazonados si aún tienen esperanzas de ver esto, pero es que en realidad es una completa tomada de pelo que ni película merece ser llamada, si bien la pudieron haber hecho para televisión nos hubieramos ahorrado mucho, en serio.

Una pérdida de tiempo...

Una pérdida de tiempo...

Francamente parece una pelicula que la hicieron con 10 dolares y una pantalla verde para uno que otro efecto. La huelga de guionistas tuvo que hacer estragos, la línea argumental es inexistente, entrando en situaciones de los que nisiquiera se molestan en intentar salir, dando la impresión de que todas las situaciones son fruto de una total improvisación, con saltos de velocidad y guión. No se molestan en explicar apenas nada de los personajes, trazados de cualquier forma y quedando muchos de ellos desdibujados, así que imaginense también la presentación de los mismos y sus magistrales entradas en escena… Los efectos especiales (cosa que suele salvar a este tipo de películas) tampoco es que sean nada del otro mundo, contando ademas con la batalla final más corta y penosa que he visto nunca.

Al grano: Producto menos que mediocre que pudo haber llegado a DVD sin problemas de venderse en botaderos.

* / 5

Closer…..Llevados por el deseo

Llevados por el deseo, Closer, Mike Nichols, 2004.

Llevados por el deseo, Closer, Mike Nichols, 2004.

¿De qué trata?: Una historia de pasiones, sexo, amor y abandono que involucra a dos parejas, con una situación que se complica cuando el hombre de la primera pareja conoce a la mujer de la segunda pareja.

Closer es una película muy realista sobre relaciones de pareja, normalmente las películas que tratan este tipo de temas nos venden cosas que son mentira, sin embargo, ésta película es como la vida misma, triste y dura.

Julia Roberts, Jude Law, Natalie Portman y Clive Owen

Julia Roberts, Jude Law, Natalie Portman y Clive Owen

Los diálogos tienen una fuerza impresionante, todo se basa en ellos, todo el contenido sexual de la película está en los diálogos, son intensos y tan reales que en cualquier momento el espectador puede sentir que él ha vivido esa situación. Por primera vez se habla claramente y sin tapujos de sexo en un diálogo serio en el cine, por fin una película adulta sobre el amor.

Los mejores personajes: Larry (Clove Owen) y Alice (Natalie Portman)

Los mejores personajes: Larry (Clove Owen) y Alice (Natalie Portman)

Natalie y Clive se llevan la película...

Natalie y Clive se llevan la película...

Clive Owen es toda una revelación y esta cinta le sirvió para lanzarse al estrellato y demostrar que tiene una presencia en pantalla que pocos pueden igualar. Pero el premio gordo se lo lleva Natalie Portman, nunca ha estado tan bella y magistral a la hora de encarnar un papel, que aparte tiene la ventaja de tener el personaje más suculento de todos, un personaje tan seductor como enigmático que va a ponerle el listón muy alto de cara a futuros proyectos.

En contra parte Jude Law luce menor a todo lo que nos ha mostrado mientras Julia Roberts no luce a pesar de tener un buen personaje, ambos actores desaprovecharon la fuerza y la pasión de la historia y se quedaron menos de a medias tintas, es una pena por que han realizado mejores trabajos.

Drama de parejas....

Drama de parejas....

Closer aparte de beneficiarse del texto de una buena obra teatral está hecha por y para sus protagonistas bajo la batuta de un veterano en forma como es Mike Nichols (pocas películas fallidas tiene en su haber) y que deja la sensación de que el espectador una vez termina la película hable en la cafetería sobre lo que haría en la situación de sus protagonistas, ya que Closer habla de temas tan universales como los celos, el deseo, la infidelidad y el amor, pero se hace de una manera tan elegante e inteligente que hace de esta película una de las sorpresas más agradables de los últimos años.

La sensación final de vacío y tristeza es desoladora. La vida a veces también lo es en cuanto al corazón se refiere, y una de las virtudes de Closer es presentarla tal cual, como un crudo relato de la sociedad moderna alternando pros y contras como una montaña rusa sin fin. La secuencia del burdel me parece magistral.

El desenlace es patético pero vigoroso. Ahí radica su fuerza.

Al grano: Película que emociona a travéz de los diálogos, como buen adaptación teatral, goza de mucha pasión y se puede considerar un clásico en el drama moderno.

* * * * / 5

The reader – Una pasión secreta

Una pasión secreta, The reader, Stephen Daldry, 2008.

Una pasión secreta, The reader, Stephen Daldry, 2008.

¿De qué trata?: Cuando cae enfermo en su camino a casa desde el colegio, Michael Berg (David Kross), un joven de 15 años, es rescatado por Hanna Schmitz(Kate Winslet), una mujer que le dobla la edad. Ambos comienzan un apasionado y secreto idilio, hasta que Hanna desaparece un día misteriosamente dejando a Michael confuso y desolado. Ocho años más tarde, siendo estudiante de Derecho, Michael asiste como observador a un tribunal donde se está juzgando a colaboradores de la Alemania Nazi y se queda atónito al encontrarse de nuevo con su antigua amante, esta vez, como acusada. A medida que se va revelando el pasado de la mujer, Michael descubre un profundo secreto que tendrá un gran impacto en la vida de ambos.

Bien trazada la relación entre los personajes, Hanna y Michael

Bien trazada la relación entre los personajes, Hanna y Michael

Y aquí está Stephen Daldry para demostrar por qué se ha ganado el respeto tanto por parte de la crítica como del público. Con ‘Billy Elliot’ emocionó, con ‘The Hours’ mostró sus dotes para el drama, y con ‘Una pasión secreta’ está dispuesto a remover conciencias. El filme se divide en dos partes claramente diferenciadas. Tanto que hasta que no llegamos al final cuesta creer que formen parte del mismo discurso. La primera mitad nos presenta la relación amorosa de los protagonistas. Me gustaron sus primeros pasos, con la historia planteada a modo de flashback, con escenas rebosantes de sensualidad, con un aire enrarecido e intrigante. Kate Winslet, una actoraza en toda regla que se come la pantalla entera -y a todo el que se encuentra en ella- en cada escena en la que aparece.

En la segunda mitad es cuando todo cobra sentido. Es aquí donde otros muchos filmes hubieran fracasado estrepitosamente. Pero lejos de ello, ‘Una pasión secreta’ se crece ante la adversidad y consigue construir una gran historia sobre la relación del pueblo alemán con el nazismo, un tema extremadamente complicado pero tratado con gran delicadeza. El poder que tiene Daldry en cada uno de sus films, hacer tan mesurado algo tan increiblemente poderoso de manera que vemos lo delicado pero recibimos lo poderoso.

Pasión si, amor, sólo ellos lo saben....

Pasión si, amor, sólo ellos lo saben....

La aparente sencillez de ‘Una pasión secreta’ es una excelente arma de combate y da libertad al autor para desarrollar con total libertad un sólido discurso que habla del amor, la culpa, la memoria y la responsabilidad histórica. Es, como ya se ha dicho antes, la recta final la que da sentido a todo lo visto hasta entonces. Hasta consigue que se revaloricen los que a primera vista parecían cabos sueltos en la primera parte. Con todo ello Daldry nos brinda un producto inteligente, que da que pensar, que se aleja de las odiosas tendencias manipuladoras (tan abundantes en estas películas) y que ofrece una infinidad de lecturas.

Excelente trabajo de David Kross

Excelente trabajo de David Kross

Ralph Fiennes está correctísimo y Lena Olinestá muy bien también en esa secuencia final en la que ambos cierran las puertas al pasado sin embargo quien también merecía reconocimiento es David Kross, quien cumple de manera impecable cada uno de las escenas y se pone a tono contra Kate Winslett. Ese muchacho puede dar mucho en futuras películas.

Analizando “Una pasión secreta” superficialmente se diria que es un una cinta bonita en su trasfondo conceptual, que nos demuestra cómo la lectura de libros sirve en este caso como satisfacción del alma, como tranquilizante de la conciencia que carcome, como vehículo que rompe con las barreras físicas del espacio y el tiempo. Sin embargo es más que eso. Mucho más, quienes no la han visto, les recomiendo que vayan y descubra ese inmenso poder que tiene. Por que es de esas películas que hay que ver. Totalmente, recomendable. Lejos de un espectáculo visual ofrece mucho poderío emocional, de ese que sólo Daldry puede contener y finamente matizar.

Que si debía ganar por Revolutionary Road, no sé, AQUÍ ESTÁ INMENSA.....

Que si debía ganar por Revolutionary Road, no sé, AQUÍ ESTÁ INMENSA.....

Al grano: Cinta que  deja bien claro qué difícil es para el ser humano el perdonar agresiones y más aún el perdonarse a sí mismo por errores cometidos.

* * * * * / 5