Quiero robarme a la novia… Made of honor…

Quiero robarme a la novia, Made of honor, Paul Weiland, 2008

Quiero robarme a la novia, Made of honor, Paul Weiland, 2008

¿De qué trata?: Para Tom (Patrick Dempsey), la vida es maravillosa: Es sexy, triunfador, tiene éxito con las mujeres y sabe que siempre podrá confiar en su mejor amiga, la encantadora Hannah (Michelle Monaghan). Todo va bien hasta que Hannah se va seis semanas a Escocia por trabajo. Tom se da cuenta de que su vida está vacía sin ella y decide pedirle matrimonio cuando regrese de su viaje. El problema es que Hannah vuelve prometida y le pide a Tom que sea su “dama de honor”…

Una película que conoce sus limitaciones y sus virtudes, y juega con ellas adecuadamente. Unos personajes con carisma, unas canciones conocidas por el gran público, unos cuantos gags y varios clichés, y ya tienes tu película. Divertida, muy graciosa en algunos momentos y demasiado previsible en otros, te gustará si no aborreces las comedias románticas. Además, es una gran (y última) oportunidad de ver a Sydney Pollack en el cine.

Patrick Dempsey aprovecha su popularidad...

Patrick Dempsey aprovecha su popularidad...

Made of Honor” es otra de las tantas comedias americanas que nos llegan cada año. Patrick Dempsey y Michelle Monaghan (aceptable trabajo por parte de ambos) forman la pareja protagonista de una cinta con una premisa calcada a la de la película de Julia Roberts y Cameron Diaz, “My Best Friend’s Wedding“.

El problema con estas películas es que pareciera que todas (salvo contadas y muy honrosas excepciones que aportan luz al género) han salido de una máquina de prefabricados. Metes los actores, el lugar donde se va a desarrollar la cinta y un guión que permanece casi inalterado en la mayoría de los casos y ya tienes un producto empaquetado y listo para ser servido, destinado siempre a la misma audiencia. Es una pena que un género que cuenta con tantas y tan buenas películas se vea denostado por la decena de títulos similares que salen cada mes.

Última actuación de Sydney Pollack (1934 - 2008)

Última actuación de Sydney Pollack (1934 - 2008)

Con una trama a caballo entre Nueva York y Escocia (que nadie se engañe, aunque la mayor parte de la cinta transcurra en el país del Lago Ness no se nos ofrece nada nuevo), “Made of Honor”, título que también juega con la pronunciación similar entre “maid” (dama) y “made” (hecho), resulta en una cinta de lo más convencional, que no tiene nada creativo, diferente u original que mostrarnos, pero que sin embargo se deja ver sin demasiada complicación, resultando en ciertos momentos incluso agradable y simpática.

Al grano: Película romántica convencional que si se ve con fines de entretenimiento logra pasar un rato agradable.

* * * / 5

La casa de los espíritus (1993)

La casa de los espíritus, The House of spirits, Bille August, 1993

La casa de los espíritus, The House of spirits, Bille August, 1993

¿De qué trata?: Historia de los Trueba, una numerosa y turbulenta famila chilena de clase alta que, a lo largo de tres generaciones, experimentarán los cambios producidos en su país durante casi un siglo. Con su patriarca angustiado y sus mujeres clarividentes, todos los miembros de la familia trazan sus vidas desde finales del siglo pasado hasta los violentos días del golpe que derrocó al gobierno de Salvador Allende en 1973.

La casa de los espíritus es un drama intenso que sigue las variantes de una familia numerosa a lo largo de tres generaciones. Poco a poco nos vamos encontrando situaciones propias del despotismo más acérrimo en la figura de Esteban Trueba (interpretado magníficamente por Jeremy Irons) contrastado con la amabilidad y la bondad de su misteriosa esposa Clara (Meryl Streep). Así en la historia irán apareciendo los personajes que empiezan a interactuar generando muchos sentimientos encontrados. Es imposible no contagiarse de la dureza y la violencia de Esteban, o con la sensibilidad de Clara, con los traumas de la maltratada Férula(Glenn Close), con los ideales revolucionarios de Pedro(Antonio Banderas) quien no soporta el maltrato ni las situaciones esclavizantes, la impotencia de Clara quien no puede estar al lado de quien ama por la maldita discriminación de clases siempre vigente. Cada personaje tiene su alma y está perfectamente desarrollado y en el conjunto la película funciona logrando la empatía del espectador.

Meryl Streep y Jeremy Irons

Meryl Streep y Jeremy Irons

La intensidad de las situaciones sigue creciendo a medida que el filme continúa desarrollándose, así entra a jugar un papel importante el contexto socio-político imperante: los conservadores versus la clase revolucionaria de izquierda, la posterior venida del estado totalitario con los militares, las ingratitudes y los derechos humanos avasallados.  La cinta no pierde ritmo en ningún momento y es muy difícil no sentirse identificado con las situaciones propias de la familia y con la coyuntura social en la que está enmarcada Chile en ese momento.

Intento de pasión, al final.. no tanto....

Intento de pasión, al final.. no tanto....

La película no hace una adaptación exacta de lo que es la novela, aun así creo sabe sacarle bastante jugo a lo que es la historia y sale una película que yo califico de buena. A ratos parece que se han dedicado a cortar fragmentos del libro y pegarlos en el guión, tratando de hilar los hechos de la mejor manera posible, pero resulta un tanto errático y atemporal. Hay protagonistas que no envejecen nunca a pesar de que se hace visible el paso de los años y cambios en el orden y papel de los personajes. Trataron de acortar una historia, que si así les ha llevado 2 horas y veinte minutos, podría haber tomado el valor de miniserie si se respetaba el original.

Me voy a poner rudo: primero, que menos Antonio Banderas, los protagonistas no son latinos, y eso ya da un aire distinto. La cronología es inverosímil, utilizan a los mismos personajes durante largos períodos de tiempo, los únicos creíbles en ese aspecto son Jeremy Irons y Antonio Banderas. Entiendo que haya que recortar el libro y suprimir cosas, pero… ¿Inventárselas? Hay escenas que sobran, como es la de los niños desnudos, y otras que faltan, qutando sabor a la película. Las escenas de “sexo”, es un quiero y no puedo, quieren intentar demostrar que son apasionadas pero sin enseñar carne, pero hacen todo lo contrario. La relación entre Férula y Clara, en la película, nos la pintan desde el principio como lésbica. En el libro es una sutil relación entre maternal y sexual. Han retirado historias y personajes importantes y otros los han incluido pero son meras apariciones, que para eso, mejor ni haberlas hecho.

La caracterización también falla

La caracterización también falla

Si quisieramos dividir el libro, dijéramos qua hay dos partes: la primera es la historia de la familia Trueba y la segunda a partir del Golpe de Estado. Bien, en la película se ceban con la primera parte y la segunda lo hacen en 30 mins, para mí, los más decentes de toda la película. La intepretación de los actores no es mala, pero se nota una mala dirección en ellos por una mala intepretación de la novela, que creo que es la causa de que sea tan floja la adaptación. Los que mejor han comprendido a sus personajes son Jeremy Irons y Antonio Banderas, que son sin duda lo mejor de la película.

Sin embargo, la película nos conmueve las entrañas, nos recrea unos hechos que no deberían repetirse jamás, pero que absurdamente todavía suceden y nos vuelve a recordar que, contra todo, la vida es maravillosa, porque siempre existirán seres humanos como los que Isabel Allende describe en su novela épica. El carácter singular que tiene cada uno de los personajes hace que sea una historia maravillosa y llena de magia.

Al grano: Película mal adaptada que en lugar de aprovechar los personajes tan maravillosos de la obra de Allende, los deja mal parados y sin lucidez. Se quedó en la superficie del texto. Los que no han leído el libro la encontrarán bella e interesante.

* * 1/2 / 5